Quién era Bernard Madoff, el hombre que realizó la estafa más grande de la historia

·4  min de lectura
Una ilustración del cerebro del esquema Ponzi Bernard Madoff retratado como el "Joker" de Batman se ve en la portada de la revista New York Magazine en un quiosco el 24 de febrero de 2009 en Nueva York. Actualmente Madoff está libre con una fianza de 10 millones de dólares, pero confinado en su apartamento de Nueva York bajo vigilancia las 24 horas. En enero, un juez se negó a encerrar a Madoff incluso después de que se reveló que envió más de un millón de dólares en joyas a amigos y familiares en violación de una congelación ordenada por la corte de todos sus activos.
TIMOTHY A. CLARY

A los 82 años y cumpliendo una condena de 150 en una cárcel de Estados Unidos. Así murió hoy Bernard Madoff, el exinversor millonario que tuvo una vida de privilegios al disfrutar de las riquezas ajenas hasta que fue inculpado por realizar una de las mayores estafas financieras de la historia. Steven Spielberg, los propietarios de los Mets de Nueva York, y la heredera de L’Oreal, Liliane Bettencourt, fueron algunas de sus víctimas.

Bernard Madoff llegó a estar detenido los últimos doce años por armar una pirámide financiera de 65.000 de millones de dólares. En 2009, luego de haber sido denunciado por sus propios hijos, y viendo que se avecinaba una gran investigación acerca de su proceder, admitió ante los juzgados neoyorkinos haber estafado a miles de clientes con miles de millones de dólares en inversiones durante décadas.

El financiero Bernard Madoff abandonaba así el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Manhattan después de una audiencia de fianza en Nueva York, el lunes 5 de enero de 2009.
Kathy Willens


El financiero Bernard Madoff abandonaba así el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Manhattan después de una audiencia de fianza en Nueva York, el lunes 5 de enero de 2009. (Kathy Willens/)

De esta manera, al aceptar todos los cargos en su contra, el hombre no fue a juicio y evitó la investigación por parte de los fiscales. Muchos analizan esa estrategia como su última fechoría. Por fuera quedaron así posibles implicados.

La historia del fraude

Madoff siempre se movió en el ámbito de las finanzas y su empresa, Bernard Madoff Investment Securities, tenía una gran reputación en el ambiente de Wall Street. No se sabe en qué momento le echó mano al esquema piramidal, o Ponzi. Solo se sabe que así comenzó ganar dinero sin arriesgar el propio y mantener su vida de lujos: usaba dinero de nuevos inversores para pagar a los más antiguos.

En 2000, el broker Harry Markopolos fue el primero que se dio cuenta del fraude y así lo contaría años después en un libro que escribió sobre el inversor. Pero volviendo a esa época, en 2001, Markopolos colaboró con el periodista económico Michael Ocrant (quien luego fue coautor de su libro) en un informe para una publicación destinada a inversores. Esa información no tuvo ningún tipo de rebote en la opinión pública, ni en los juzgados, ni en Wall Street. Se preguntaba si tan grande era la influencia de Madoff.

Las víctimas de fraude de Bernard Madoff celebraron una conferencia de prensa y protestaron tras la audiencia de sentencia de Madofff, quien fue condenado por ejecutar un esquema Ponzi multimillonario, en el Tribunal Federal de Distrito en Manhattan el 29 de junio de 2009 en la ciudad de Nueva York .
SPENCER PLATT


Las víctimas de fraude de Bernard Madoff celebraron una conferencia de prensa y protestaron tras la audiencia de sentencia de Madofff, quien fue condenado por ejecutar un esquema Ponzi multimillonario, en el Tribunal Federal de Distrito en Manhattan el 29 de junio de 2009 en la ciudad de Nueva York . (SPENCER PLATT/)

Cuatro años más tarde, Markopolos envió una denuncia de 19 páginas a la Securities and Exchange Commission (SEC), la agencia que regula el mercado de valores. Tampoco obtuvo mucha repercusión, incluso, una sobrina de Madoff luego se casó con uno de los funcionarios de la SEC.

Al parecer todo empezó a hacerse público frente a la crisis financiera que atravesaba el país, y cuando unos clientes del inversor decidieron retirar cerca de US$7.000 millones de sus fondos y Madoff no pudo cubrir esos retiros. Esto ocasionó el comienzo del derrumbe de su imperio y con él sus clientes, entre las que había organizaciones benéficas y fundaciones, así como familias de clase media que habían confiado en la imagen que se había construido.

De un día para otro se convirtió en el hombre más odiado, ya que al tener a clientes tan públicos como Spielberg, su historia no pasó desapercibida.

Fue entonces que sus dos hijos, en 2008, decidieron denunciarlo por estafa piramidal y Madoff aceptó su culpabilidad y fue sentenciado a 150 años de cárcel. Quizás su estrategia fue una manera de proteger a su madre, Ruth, -quien también habría estado al tanto del fraude-, a la familia y a terceros involucrados. No es extraño que tuviera que usar un chaleco antibalas en la corte.

Ruth y Bernard Madoff en una de sus útlimas apariciones juntas
Ruth y Bernard Madoff en una de sus útlimas apariciones juntas


Ruth y Bernard Madoff en una de sus últimas apariciones juntas

El año pasado, ante la pandemia de coronavirus, los abogados de Madoff pidieron que pudiera saliera de prisión y justificaron que el hombre sufría de una enfermedad renal en etapa terminal, entre otras afecciones médicas crónicas. Pero la solicitud fue denegada.

Este miércoles, se informó que murió por causas naturales en el Centro Médico Federal en Butner, Carolina del Norte.

Un fideicomisario designado por el tribunal ya ha recuperado más de 13.000 millones de dólares de un estimado de 17.500 millones que los inversores pusieron en el negocio de Madoff. En el momento de su arresto, los extractos de cuentas falsos les decían a los clientes que tenían participaciones por valor de 60.000 millones de dólares.

El resto de su familia salió indemne de la condena social. Los dos hijos de Madoff murieron: Andrew, de cáncer a los 48 años, y Mark por suicidio a los 46 en 2010. Solo su esposa, Ruth, vive.