La bendición de Mauricio Macri a su primo en la Ciudad agitó la interna porteña de Juntos por el Cambio

·7  min de lectura
Jorge Macri junto a su primo, Mauricio Macri
Jorge Macri junto a su primo, Mauricio Macri

La pulseada entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta por el liderazgo del principal partido opositor ya impacta en la Ciudad, la cuna de Pro. La decisión del expresidente de bendecir a su primo, Jorge Macri, como eventual sucesor de Larreta agitó la interna porteña de Juntos por el Cambio .

La puntada de Macri puso en evidencia el juego ambiguo de Larreta quien, pendiente de acomodar cada una de sus piezas para fortalecer su proyecto presidencial e incrementar sus posibilidades electorales, aún no explicitó si ungirá a su ministro de Gobierno y, de esa forma, mantiene latente la chance de apostar por Fernán Quirós, Soledad Acuña y hasta, como especulan los radicales, de inclinarse por Martín Lousteau, el gran retador del macrismo en el bastión de Pro. Incluso, hay larretistas de paladar negro que aún contemplan a María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich como potenciales candidatas porteñas.

Revitalizado en el seno de Pro y con cada vez más protagonismo en la discusión por el diseño estratégico de Juntos por el Cambio para recuperar el poder en 2023, Macri ejerce un rol de líder y exhibe su capacidad para influir. El domingo pasado, por caso, se anticipó a Larreta cuando salió a respaldar de manera contundente la ambición del intendente de Vicente López en uso de licencia de competir por la jefatura de gobierno porteño. “Lo veo muy bien a Jorge. Estoy cada vez más convencido de que puede ser el que le dé una continuidad con cambio a la Ciudad”, afirmó en una entrevista que concedió a LN+.

La bendición pública de Macri a su primo generó ruidos en la oposición y activó la interna porteña de Juntos por el Cambio. En ese ecosistema conviven las distintas ramas internas de Pro, los radicales que lidera el tándem Lousteau-Emiliano Yacobitti -en sociedad con Daniel “el Tano” Angelici-, los representantes de la Coalición Cívica de Elisa Carrió, los libertarios que responden a Ricardo López Murphy, los emisarios de Confianza Pública, de Graciela Ocaña, y los socialistas de Roy Cortina. En ese mapa de poder, todos pretenden posicionarse de cara a la batalla porteña de 2023.

Jorge Macri habló por primera vez sobre su discapacidad e hizo una fuerte reflexión

La apuesta de Macri por su primo llevó a las trincheras a la UCR porteña. Desde el radicalismo capitalino advierten que Jorge Macri no cumpliría con los cinco años de residencia “anteriores” a la fecha de las elecciones, como establece la Constitución de la Ciudad. Es más, recuerdan el antecedente de Adrián Pérez, quien fue inhabilitado para competir por un fallo del Superior Tribunal de Justicia porteño en 2010. “Mauricio es un vivo bárbaro: pide que la Constitución esté sobre la mesa para hablar con Cristina, pero no para apoyar a su primo que no puede acreditar los cinco años de residencia. Además, nació en Tandil”, lanzan fuentes de la UCR porteña. Cerca de Jorge Macri rechazan ese planteo: aseguran que el domicilio “no será un problema” y que el ministro cumple con los requisitos legales para competir.

Larreta y Lousteau
Larreta y Lousteau - Créditos: @Evolución

Si bien Lousteau repite que se prepara para competir, sus laderos aún especulan con la chance de que Larreta “juegue” con el senador nacional y se independice de Macri en 2023. No descartan que, frente al creciente protagonismo del expresidente, el alcalde apueste a crear un “polo anti-grieta” dentro de Juntos por el Cambio. En el entorno de Lousteau relativizaron el impacto del aval de Macri a su primo: “No nos sorprende y no cambia nada”, dicen. Eso sí, interpretan que el expresidente buscó enviarle un mensaje al alcalde: “Ese mismo día lanzó a Vidal como candidata a presidenta”, comentan.

El médico Facundo Manes también mira el escenario porteño: apoya a Lousteau como prenda de unidad de la UCR, pero un pacto entre el senador y el alcalde lo obligaría a jugar con un candidato propio en la Capital. Los larretistas deslizan que es difícil que el jefe porteño pueda ir en contra de los intereses de su partido en la Ciudad.

Horacio Rodríguez Larreta hizo anuncios para el ciclo lectivo 2023
Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña - Créditos: @GCBA

La maniobra de Macri provocó diversas lecturas en el larretismo. Por un lado, están los que creen que el expresidente condicionó al alcalde al anticipar su respaldo a Jorge Macri. Lo pone, sospechan, frente a una encerrona. “Si ahora lo apoya a Jorge van a decir que es porque Macri lo bendijo y si juega con otro, es una guerra”, comentan en Uspallata. Y, por el otro, hay estrategas de Larreta que reconocen que Jorge Macri es el mejor posicionado para la batalla porteña y no dudan de que será el candidato: “Ahora Mauricio lo avala, pero Horacio lo trajo hace ocho meses”, se jactan.

En el universo larretista miran con recelo los movimientos del expresidente, a quien el jefe porteño no descarta enfrentar en una interna. Por eso, mantiene latente la chance de impulsar las candidaturas de Quirós o Acuña en la Capital. A los dos les pidió que armen en el distrito para fortalecer su proyecto presidencial. ¿Son un eventual plan B en caso de que Macri no avale su candidatura nacional o decida postularse? Hay macristas que sospechan que Larreta buscó poner al expresidente entre “la espada y pared” con el pase de su primo a la Ciudad. “Vamos a tratar de que no haga falta [presionar a Macri con Quirós o Acuña]. Jorge tiene experiencia, lo demás son fuegos artificiales”, dice uno de los constructores del larretismo.

En rigor, Macri ya había dado una señal implícita de su respaldo a su primo cuando avaló que Fernando de Andreis, uno de sus colaboradores más estrechos, se sumará al equipo que construye la candidatura de Jorge Macri en la Capital. Será su “jefe de campaña”. En el entorno del ministro de gobierno de la Ciudad aclaran que aún no entraron en “modo campaña” y que De Andreis colabora con la comunicación política y de gestión del funcionario. Y confían en que Larreta se inclinará por Jorge Macri al final del camino.

Lanzado en la disputa por la sucesión de Larreta, Jorge Macri pretende cosechar el respaldo “de todo el Pro”. En esa cruzada aún no logra sumar la adhesión de Bullrich, quien pulsea con Larreta a nivel nacional. Para diferenciarse de la “ambigüedad” del alcalde en la Ciudad -sospecha que la alianza con Lousteau, quien ocupa varios cargos en el gobierno porteño-, los “halcones” que responden a la exministra -Waldo Wolff se alejó del bullrichismo y se sumó al equipo de Jorge Macri- avisan que jugarán fuerte para que el Pro gane la Ciudad. Y descartan que Bullrich decline su postulación presidencial para competir por la sucesión de Larreta. “No hay ninguna posibilidad”, respondieron tras un nuevo sondeo de un colaborador del jefe porteño.

La Policía Federal tuvo problemas con las escuchas telefónicas tras el atentado a Cristina Kirchner

El resto de los integrantes de Juntos por el Cambio en la Ciudad lucen expectantes. Carrió ya explicitó su preferencia por Quirós, quien aguarda una charla con Larreta para definir su futuro. “Paso a paso”, insisten cerca del ministro de salud porteño. Como Acuña, el médico está dispuesto a fortificar el proyecto del alcalde desde el lugar que le toque.

En la Coalición Cívica, en tanto, se muestran extremadamente cautos. Consideran que aún no es momento de discutir candidaturas y anticipan que la fuerza tomará una decisión en la Ciudad en función de su estrategia nacional. “También la CC puede aportar candidatos. Tenemos buenos liderazgos en la Ciudad y otros distritos, como Paula Oliveto, Maximiliano Ferraro, Mariana Zuvic o Fernando Sánchez”, aseguran allegados a Carrió.

Miguel Ángel Pichetto (Encuentro Republicano Federal), quien aspira a competir en las PASO presidenciales de Juntos por el Cambio, también se mueve en el bastión de Pro. Hace poco presentó su espacio en el distrito -impulsan a Dante Camaño como postulante a diputado- y explora acuerdos con los eventuales candidatos a jefe de gobierno -desde Jorge Macri hasta Lousteau o Quirós y Acuña-.

Por su parte, Republicanos Unidos, la fuerza que lidera López Murphy, empuja la eventual candidatura a jefe porteño del legislador Roberto García Moritán. Si bien construye un armado nacional y está enfocado en la discusión del programa de gobierno de Juntos por el Cambio, el bulldog no desestima la posibilidad de ir por la Ciudad.