El ‘bar más oscuro’ de South Miami cerró después de casi 70 años. Ahora vuelve a la vida

·4  min de lectura

Randy Alonso entiende que los miamenses están desesperados por aferrarse a su historia, cualquier historia, incluso si eso significa encontrarla en un bar de hace 70 años.

Por eso el rumor ha sido tan constante durante los últimos tres años, desde que Alonso y su socio, Chris Hudnall, anunciaron que estaban resucitando Fox’s Lounge en South Miami. Hoy abre sus puertas con la esperanza de emular el ambiente que lo convirtió en el “bar más oscuro de Miami” durante 69 años.

“No va a ser lo mismo. Es un nuevo capítulo. Pero si podemos captar lo que el Fox significó para la gente a lo largo de los años, lo habremos conseguido”, dijo Alonso.

El bar del nuevo Fox's Lounge. Handout
El bar del nuevo Fox's Lounge. Handout

El Fox, abreviatura de Fox’s Sherron Inn, empezó como un bar fundado por los difuntos Hank y Betty Fox en 1946, con un hotel adjunto y una ventanilla de venta de licores. Evolucionó hasta convertirse en un local sin pretensiones, con cocteles bien preparados, bebidas fuertes y un menú abundante que Alonso calificó como una especie de brasserie americana, con platos como la sopa de cebolla francesa y el solomillo a la plancha con tostadas de ajo.

Durante casi siete décadas sucedieron las historias, hasta que cerró en el verano de 2015, como suele ocurrir en los locales. No hay que olvidar cuando los Dallas Cowboys supieron localizar al entonces entrenador de la Universidad de Miami, Jimmy Johnson, en el teléfono público del Fox, donde se tomaba una copa antes de que le ofrecieran el puesto en la NFL.

Alonso y Hudnell alimentaron estos recuerdos a medida que los antiguos propietarios, camareras, meseros, clientes habituales —incluso la esposa del difunto chef— se ponían en contacto con ellos para compartir historias sobre el bar. Ellos ayudaron a dar forma a su nuevo aspecto.

Una esquina en el nuevo Fox's Lounge. Handout
Una esquina en el nuevo Fox's Lounge. Handout

Su contorno está dibujado desde el pasado. El nuevo restaurante es todo rojo, desde la luz de las velas hasta los bancos de cuero, pasando por la recreación del cuadro del zorro rojo que cuelga sobre las cabinas. Hay una victrola de época, aunque no es la original. Y están pensando en instalar un teléfono público en la parte de atrás.

Es un local oscuro, sin ventanas, donde la única luz exterior proviene de la ventanilla de la licorería, similar al original. En esta versión, la distribución se ha invertido, con la tienda de licores Sherron Inn en la parte delantera (que abrirá a finales de este verano) y el bar frente al callejón en la parte trasera.

Esto aporta una iluminación variable y familiar para las bebidas de bajo perfil y un menú basado en algunos de los platos más populares del original. Alonso dijo que habló con la esposa del difunto chef y que ella le compartió las recetas originales. El personal ha modificado algunas de ellas y ha añadido platos que parecen encajar, como el plato de tres quesos a la parrilla sobre pan de leche japonés.

“Queremos ser fieles a algunos platos, pero queríamos ser creativos y juguetones con otros”, dijo Alonso.

Encima de todo cuelga el cartel de neón original de Fox’s Lounge (que puede contar sus propias historias, desde cómo desapareció del edificio, apareció en un terreno baldío en el Design District durante Art Basel, y volvió misteriosamente al bar en los ocho años que lleva cerrado).

Alonso sabe lo que es volver a empezar. Su familia era dueña de la tienda por departamentos La Época en Cuba, la cual recrearon en el downtown Miami después que el gobierno cubano confiscó la original, junto con el resto de todas las propiedades privadas. También pidió a su amigo Hudnall que le ayudara a convertir su tienda de prendas mezclilla del centro en Lost Boy, un bar ahora perennemente lleno y adornado con objetos de la vida pasada de su familia como comerciantes, desde el escritorio de su abuelo hasta la máquina de escribir en la que redactó su ensayo para ingresar a la universidad.

El letrero original de Fox's Lounge tal y como se veía en 2007. DAVID ADAME FOR THE HERALD
El letrero original de Fox's Lounge tal y como se veía en 2007. DAVID ADAME FOR THE HERALD

Hay algo de historia aquí, esa fusión de lo real y lo inventado, lo viejo y lo nuevo, en el Fox Lounge de hoy. Suficiente, espera Alonso, para que los nuevos clientes lo encuentren genial y los antiguos lo encuentren familiar.

“Dije, si voy a hacer esto, hagámoslo al pie de la letra”, dijo Alonso, “lo más auténtico posible”.

Peter Spillis, de 49 años, y Rashid Siahpoosh, de 44, hacen una compra en la ventanilla original de la licorería Fox's Lounge en 2015. La ventanilla de la licorería en el revivido Fox's Lounge darán a la US-1 en vez de al callejón. JESSICA BAL MIAMI HERALD STAFF
Peter Spillis, de 49 años, y Rashid Siahpoosh, de 44, hacen una compra en la ventanilla original de la licorería Fox's Lounge en 2015. La ventanilla de la licorería en el revivido Fox's Lounge darán a la US-1 en vez de al callejón. JESSICA BAL MIAMI HERALD STAFF

Fox’s Lounge

Dirección: 6030 South Dixie Highway, South Miami

Horario: De lunes a domingo, de 11 a.m. a 2 a.m. La cocina cierra a las 11 p.m.

Más información: FoxsLounge.com

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.