Los Bananas de Savannah: "el mayor espectáculo en el deporte"

·10  min de lectura
Los Bananas de Savannah juegan contra Catawba Valley Stars en Grayson Stadium en Georgia, Estados Unidos el 3 de julio de 2021. El lanzador de bananas Christian Dearman lidera el baile de la canción
Los Bananas de Savannah juegan contra Catawba Valley Stars en Grayson Stadium en Georgia, Estados Unidos el 3 de julio de 2021. El lanzador de bananas Christian Dearman lidera el baile de la canción "Stand By Me" en Grayson Stadium. (Foto: Stan Grossfeld/The Boston Globe vía Getty Images)

Hace algunos meses, apareció en la fuente de noticias de Twitter un video del mánager de béisbol de los Bananas de Savannah bailando el “Vals de las flores” de Tchaikovsky, el cual concluía con una virtuosa serie de piruetas. Poco después, comencé a ver contenido de coreografías del equipo en TikTok: un ampáyer que bailaba “Bye Bye Bye” de ’N Sync tras cantar un ponche. Un bateador que se lanzaba unos pasos de “Hit the Quan” antes de anotar un sencillo y llegar a primera. Un lanzador, un segunda base, un campocorto y un jardinero central que hacían el reto de baile de TikTok de “Cool for the Summer” durante un turno al bate. Y también más ballet.

A dondequiera que fuese en internet, allí estaban los Bananas de Savannah, bailando.

Cualquier conexión que tengas (o no) con el béisbol, los Bananas están allí para entretenerte. Mientras los juegos de las Grandes Ligas se están volviendo cada vez más largos y lentos, frustrando incluso a los aficionados más devotos —Don Mattingly, mánager de los Marlins de Miami, afirmó recientemente que el deporte “a veces es imposible de ver”—, los Bananas están enfocados directamente en la diversión. Para espectadoras como yo, son sin duda el equipo más atractivo del béisbol.

Cuando los Bananas no están bailando, están en zancos, haciendo “crowd surfing” hacia el plato o cantando karaoke en el terreno. Un elenco de 120 artistas conforma el circo e incluye una banda de animación y un “equipo de porristas con cuerpos de papá”. La parte beisbolística del juego también puede lucir diferente. El equipo de la liga universitaria de los Bananas, un puerto veraniego para atletas estudiantes, juega según las reglas convencionales. Pero la organización también tiene una división profesional que organiza juegos de exhibición de juegos al estilo “Banana Ball”, con un límite de tiempo de dos horas y cambios en las reglas diseñados para que el juego sea más rápido y animado.

El método Banana está funcionando, en múltiples frentes. Mientras los Atléticos de Oakland a veces atraen menos de 3000 fanáticos, los Bananas han vendido todas las entradas para todos los juegos en casa en el Estadio Grayson de Savannah con capacidad para 4000 personas, desde la fundación del equipo en 2016. En TikTok, el equipo, bajo el nombre de @thesavbananas, tiene más de 2,5 millones de seguidores, más que los Yankees y los Mets de Nueva York combinados. Este verano, el servicio de emisión en continuo ESPN+ transmitirá “Bananaland” (Bananalandia), una serie sobre cómo el equipo creó lo que la publicidad califica como “el mayor espectáculo en el mundo de los deportes”. ¡Ah!, y por cierto: el equipo ganó el campeonato de Liga de la Llanura Costera de 2021.

Gran parte del béisbol no le da prioridad a los fanáticos, así que nos metimos de lleno a hacer eso”, dijo Jesse Cole, de 38 años, dueño del equipo (y su animador en el campo, fácil de reconocer gracias a su esmoquin amarillo). “Queremos que la gente que solía decir: ‘No me gusta el béisbol’ diga: ‘Tengo que ir a ver a los Bananas’”.

El estilo de evangelismo beisbolístico de Cole existe desde antes de los Bananas. A los 23 años, fue nombrado gerente general de los Grizzlies de Gastonia, un equipo fallido de la Liga de la Llanura Costera en Gastonia, Carolina del Norte. Al tratar de despertar el entusiasmo de los fanáticos, Cole comenzó a experimentar con promociones estrafalarias, inspiradas en el talento para el espectáculo de P. T. Barnum y Walt Disney. “No quería aprender de la industria del béisbol”, afirmó. “Quería aprender de los mejores profesionales del espectáculo que existen”.

El baile llegó a tener un papel protagónico en su espectáculo beisbolero. Cole aseguró: “A la gente le encantó porque fue totalmente inesperado. Los beisbolistas no bailan”. Aunque algunos miembros del equipo se resistieron cuando se les pidió que aprendieran una coreografía, un grupo central comenzó a realizar rutinas simples entre las entradas. Cole contó: “En el tercer juego de los Grizzlies, estaba caminando entre la multitud, pasé junto a una pareja casada que estaba conversando y de repente la mujer dijo: ‘¡Silencio, amor, que están a punto de bailar!’”. “Fue en ese momento que pensé: ‘OK, esto podría funcionar’”.

Después de varios años perfeccionando una estrategia de entretenimiento enfocada en los aficionados con los Grizzlies, Cole y su esposa, Emily, se enteraron de que el equipo de ligas menores de Savannah ya no iba a jugar en el histórico Estadio Grayson de la ciudad. En 2016, obtuvieron un contrato de arrendamiento del estadio y lo convirtieron en la sede de su segunda franquicia universitaria. El nombre vistoso, extraído de un concurso de fanáticos, marcó la pauta de la nueva aventura: los Bananas de Savannah se convirtieron en tendencia en Twitter cuando se reveló como el nombre ganador del equipo.

“Con los Bananas seguimos impulsando —o, como diría Walt Disney, ‘aumentando’— la experiencia del baile”, afirmó Jesse Cole. Una de las primeras incorporaciones fueron las Banana Nanas, un grupo de danza vaquera de mujeres mayores de 65 años, que ofrece un giro humorístico al grupo de danza convencional. Luego vinieron los acomodadores bailarines —quienes se mueven al ritmo de “Yeah”, de Usher— y los ampáyers bailarines para los juegos de Banana Ball (los juegos universitarios exigen oficiales proporcionados por la liga).

Los asistentes de primera base bailarines se han convertido en una tradición especialmente querida de los Bananas. Cole afirmó: “El campo es un escenario y el asistente de primera base pasa mucho tiempo en ese escenario, por lo que es la persona que quiero que baile”. El asistente de primera base bailarín original les daba señas a los jugadores entre bailes. Ahora el rol es casi puro espectáculo: en la actualidad, lo ocupa Maceo Harrison, de 27 años, un carismático bailarín e instructor de hiphop que nunca ha jugado béisbol. Harrison, quien también diseña la coreografía de la mayoría de los bailes de los jugadores, se está convirtiendo en una estrella de TikTok por sí solo gracias a sus impresionantes acrobacias y geniales pasos de baile en las líneas laterales del terreno.

Maceo Harrison, bailarín e instructor de baile de hiphop que nunca jugó béisbol, se desempeña como el mánager de primera base de los Bananas de Savannah durante un juego en Kansas City, el 7 de mayo de 2022. (Shawn Brackbill/The New York Times)
Maceo Harrison, bailarín e instructor de baile de hiphop que nunca jugó béisbol, se desempeña como el mánager de primera base de los Bananas de Savannah durante un juego en Kansas City, el 7 de mayo de 2022. (Shawn Brackbill/The New York Times)

Sin embargo, la estrella del video viral del “Vals de las flores” es Zack Frongillo, de 25 años, director de entretenimiento de los Bananas y sustituto ocasional de Harrison. Frongillo, quien fue jugador de béisbol y tiene una licenciatura en Bellas Artes en Danza de la Universidad de Nevada, Las Vegas, aporta la perspectiva de un bailarín a las locuras del mundo de los Bananas al delinear los componentes de entretenimiento de cada juego, junto a la supervisión del elenco de artistas.

Los videos de los bailes de Frongillo han acumulado millones de vistas en TikTok y Twitter. Frongillo dijo en una entrevista: “Fue genial ver a la marca encontrar a este nuevo grupo de personas, porque el algoritmo de TikTok no suele mostrarles videos de béisbol a los bailarines de ballet”. Tras ver uno de sus videos, el director del Teatro de Ballet de Savannah contactó a Frongillo y le preguntó si estaría dispuesto a remplazar a un bailarín en una futura producción. Hasta ahora, Frongillo ha sido un artista invitado de la compañía varias veces.

Las redes sociales se han convertido en una herramienta de mercadeo crucial para los Bananas y los ha ayudado a convertirse en el raro equipo de la liga universitaria de verano en tener una base de aficionados a nivel nacional. Y el baile ha sido importante para su éxito particularmente en TikTok, donde el equipo publica contenido nuevo casi a diario.

Probamos de todo, y me refiero a todo, en TikTok, pero los videos que obtienen cientos de miles o millones de vistas, son los de baile”, afirmó Cole. Frongillo y Cole han comenzado a diseñar contenido de baile que funcione tanto en línea como en el terreno de juego, como, por ejemplo, hacer que los jugadores intenten un desafío de baile de TikTok durante un turno al bate, lo que ocurre ahora durante la tercera entrada de cada juego de Banana Ball.

A medida que las extravagancias de los Bananas han atraído mayor atención, el equipo ha comenzado a atraer jugadores emocionados por la posibilidad de hacer coreografías en el terreno. Frongillo contó que ha recibido correos electrónicos de potenciales miembros de los Bananas anunciando su disposición a bailar. Harrison afirmó: “Ya en este punto, los muchachos que llegan saben que cuando ingresan al mundo de los Bananas, todo se vuelve un poco raro. Y están listos para eso”.

Lo más probable es que no veamos en un futuro cercano a un asistente de primera base bailar en un estadio de las Grandes Ligas. Sin embargo, los directivos del Béisbol de las Grandes Ligas (MLB, por su sigla en inglés) saben que muchos aficionados desean más emoción. Un juego promedio de las Grandes Ligas dura en la actualidad más de tres horas y tiene una tasa creciente de ponches y cambios frecuentes de lanzadores que ralentizan el ritmo del juego. Para acelerar y estimular la acción en el campo, la organización ha comenzado a implementar cambios de reglas experimentales —desde tiempos límites de lanzamiento hasta sistemas automatizados para cantar bolas o ponches (conocidos también como ampáyers robots)— en sus ligas menores e independientes.

Los Bananas de Savannah juegan contra los Catawba Valley Stars en el Grayson Stadium en Georgia, Estados Unidos, el 3 de julio de 2021. Savannah Bananas Drew Yniesta batea sin uniforme contra los Stars. (Foto: Grossfeld/The Boston Globe vía Getty Images)
Los Bananas de Savannah juegan contra los Catawba Valley Stars en el Grayson Stadium en Georgia, Estados Unidos, el 3 de julio de 2021. Savannah Bananas Drew Yniesta batea sin uniforme contra los Stars. (Foto: Grossfeld/The Boston Globe vía Getty Images)

Morgan Sword, vicepresidente ejecutivo de operaciones del MLB afirmó: “Creo que nosotros y todas las ligas tratamos de darles prioridad a los aficionados”. “Pero obviamente también estamos organizando una competición de los mejores atletas del mundo. Así que, donde podemos, intentamos equilibrar el entretenimiento con la competencia”.

Los cambios en las reglas de la liga han molestado a algunos puristas del béisbol, como Alva Noë, autor del libro “Infinite Baseball” y profesor de Filosofía de la Universidad de California, en Berkeley. Noë —quien fue filósofo residente de la antigua compañía del coreógrafo William Forsythe— alega que los momentos aparentemente tediosos del deporte por lo general están repletos de dramatismo silencioso. También agregó: “En el béisbol, eso que parece un glaciar puede tener muchísimos detalles, matices e inteligencia”. “Creo que en ese respecto es muy similar a la danza”.

A Noë no le molestan los Bananas. Dijo: “Puedo entender por qué existe el deseo de que la experiencia sea más animada. Supongo que la pregunta sería: ¿se puede bailar a un lado del terreno, pasar un buen rato y luego también ver realmente béisbol?”.

VIDEO: República de Corea 1-5 Brasil

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.