Anuncios

Axel Wahnish, el rabino ortodoxo que instruye y acompaña a Milei en las sombras y que irá como embajador a Israel

Axel Wahnish, el rabino de Javier Milei y futuro embajador de la Argentina en Israel
Axel Wahnish, el rabino de Javier Milei y futuro embajador de la Argentina en Israel

El presidente de la Nación, Javier Milei, propondrá ante el Senado a su rabino, Axel Wahnish, como embajador de la Argentina en Israel, que desembarcará en el país de Medio Oriente en medio de la guerra contra Hamas. El cargo se encontraba vacante desde que el exgobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri fuera condenado por corrupción y renunció al puesto, en abril de 2022.

Anoche, durante la ceremonia interreligiosa que hubo en la Catedral Metropolitana, Wahnish confirmó la noticia cuando le dio su mensaje a Milei, delante de los referentes de otros credos. El rabino Wahnish citó los Salmos. “El valor humano consiste en la capacidad de caerse y volver a levantarse. Y como pueblo argentino sabemos de eso, levantarnos y volver a empezar de nuevo”, dijo.

–¿Cuál es su deseo, señor Presidente?, preguntó Wahnish.

–Poner de pie a la Argentina, contestó el Presidente desde su atril. “Le voy a pedir a Dios que le conceda algo que él pide desde hace mucho tiempo. El pide sabiduría, templanza y coraje”, culminó el rabino, en un momento de comunicación directa con Milei, con quien luego de la ceremonia se fundiría en un largo abrazo.

Hace dos años que Milei, de familia y formación católica, asiste con regularidad a Acilba, el centro de la comunidad judeomarroquí argentina, un edificio de dos plantas, rejas altas y fachada sobria. “Que yo sepa, Milei es la única persona de origen no judío que viene”, comenta Facundo Milman, joven especialista en pensamiento judío, de 25 años, que desde hace dos es parte de esta institución, situada a pocas cuadras de Plaza Serrano, en el barrio porteño de Palermo.

El presidente no se suma a la amplia variedad de actividades deportivas, sociales y culturales que ofrecen allí. Visita el lugar especialmente para reunirse con el rabino ortodoxo Shimon Axel Wahnish, futuro embajador en Israel. “Si puede, va una vez a la semana; si no, cada 15 días. Asiste a las clases que da el rabino o a algún encuentro personal con él. Quizá tiene un bache de 15 minutos y se acerca a la comunidad para consultarle sus dudas. Él hace de una especie de consejero de Milei”, sigue Milman.

Milei con una kippah de Acilba, junto al economista Julián Goldstein, quien le presentó al rabino Wahnish
Milei con una kippah de Acilba, junto al economista Julián Goldstein, quien le presentó al rabino Wahnish

El mandatario se ha referido al Wahnish como su consejero en diferentes entrevistas: ”Junto con mi hermana, es mi guía espiritual”, dijo a The Times of Israel. El rabino estuvo con él incluso durante el balotaje, en el Hotel Libertador. En esa ocasión, el entonces candidato a presidente lo mostró por primera vez a su lado. “Voy a hacer popular a alguien”, decía a la cámara, mientras intentaba filmar al rabino, quien, entre risas, le daba la espalda para evitar aparecer. Ayer, volvieron a tener un intercambio público, en la ceremonia interreligiosa.

Wahnish lo acompañó tras el triunfo y volvió a visitarlo al día siguiente. “Me da mucha tranquilidad espiritual en un momento donde recibo una infinidad de ataques de la casta política –expresó, meses atrás, en diálogo con Radio Jai–. Es una persona que quiero muchísimo, a quien consulto regularmente. Son discusiones que de repente pueden demandar dos o tres horas y que para mí son muy gratificantes, y me ayudan a crecer mucho y a entender las situaciones de una manera mucho más profunda”.

La relación comenzó en 2021, en un momento particular de la vida de Milei. Según contó el economista Julián Goldstein, fue él quien los presentó. El libertario, según contó, le planteó que se encontraba en medio de una crisis debido a las acusaciones que recibía en redes sociales, donde algunos usuarios lo tildaban de “nazi” y de parecerse a Adolf Hitler. Fue entonces que Goldstein le recomendó que conversara con el rabino Wahnish. “Hablaron un largo rato y luego devino en un encuentro cabalístico en el que se señaló que Javier encabezaría un movimiento liberador en la Argentina. Milei salió de esa reunión emocionado”, contó el economista a El País, hace pocas semanas.

Su interés por el judaísmo había empezado más de diez años antes, gracias a la inspiración de uno de sus alumnos de la universidad. “Me sorprendió el tipo de preguntas que me hacía. Entonces le pregunté: ‘¿De dónde sacás esta forma de hacer preguntas? Porque esto es genial’. Y me dijo: ‘No, es superfácil, porque todas las mañanas estudio para ser rabino’. Y pensé: ‘Esto es fantástico’”, contó el futuro presidente en conversación con The Times of Israel, tras su triunfo electoral.

Como parte de este interés, el presidente cumplió con su promesa y visitó, junto a su hermana, colaboradores y empresarios, la tumba en Nueva York del rabino Menachem Mendl Schneerson, conocido como el rebe de Lubavitch, un venerado maestro fallecido en 1994 que revolucionó el mundo judío desde su adhesión al jasidismo, corriente ortodoxa centenaria que promueve la alegría como ingrediente sustancial de la fe y las prácticas judías.

Con la ayuda del rabino Wahnish, Milei comenzó a incursionar en el estudio de la Torá. Sus nuevos conocimientos se vieron enseguida en la esfera pública. En varias entrevistas se lo escuchó pronunciar frases alusivas a diferentes ecrituras canónicas del judaísmo. Llegó a decir que, en caso de alcanzar la Presidencia, su primer viaje sería a Israel y que su intención es mudar la embajada argentina de Tel Aviv a Jerusalén, así como lo hizo el expresidente estadounidense Donald Trump en 2017. “El Uno [por Dios] le hizo romper las primeras tablas de la ley a Moisés, y la primera palabra que pronunció fue ‘Jerusalén’. Esa fue la capital que eligió el Rey David”, justificó en su momento.

Casado desde hace 18 años, el Rabino Axel Wahnish es el consejero espiritual de los miembros de Acilba.
Casado desde hace 18 años, el Rabino Axel Wahnish es el consejero espiritual de los miembros de Acilba. "Es una persona que quiero muchísimo, a quien consulto regularmente" afirmó Milei. - Créditos: @Linkedin

Nacido, como él mismo ha contado, dentro de una familia judeomarroquí no religiosa, se enamoró del judaísmo a los 16 años durante un viaje a Israel. “Es lo que me gusta, es mi pasión, mi vocación”, afirmó el año pasado, en diálogo con un medio español judío. “Axel se especializa en un cabalista, el rabino Luzzatto, cuyo acrónimo es Ramjal, nacido en Padua, Italia, que tiene unos escritos muy importantes, básicamente sobre ética judía, sobre cómo manejarse en el mundo: qué hacer, qué no hacer, qué preceptos cumplir”, resalta Milman.

Casado desde hace 18 años, el rabino confidente de Milei se ocupa principalmente del acompañamiento espiritual de los miembros de Acilba. “Lo que me gusta transmitir es que el judaísmo no es una religión. Desde mi forma de ver, de sentir y de vivir, es una conexión. Conexión, primero y principal, con uno mismo. Segundo, con nuestra fuente y raíz espiritual, Dios, y tercero, con todo nuestro ambiente, sociedad, comunidad, cónyuges, hijos, padres”, resumió en una entrevista.

Milei junto a Maslatón en Acilba, en 2021
Milei junto a Maslatón en Acilba, en 2021

Milman rescata que, en los últimos dos meses, pudo hablar con Milei en dos oportunidades, después de clases grupales del rabino. “Algunas cosas que dijo me parecieron interesantes, como este enfoque que él hace cuando lee las escrituras sagradas, priorizando el aspecto económico. Le escuché decir también, como ya dijo en entrevistas, que él se identifica con Aarón y que ve a su hermana, Karina, como Moisés”, detalla.

“Si soy presidente, ¿qué hago durante shabat?”

Así como Milei pasó en los últimos años del catolicismo al judaísmo, también pasó de afirmar a principios de año “Estoy pensando en convertirme al judaísmo y aspiro a llegar a ser el primer presidente judío de la historia argentina”, a decidir retrasar la conversión para cuando termine su carrera política. “Si vos sos judío, no estás obligado a cumplir con los preceptos del judaísmo. Si vos te convertís, estás obligado a hacerlo. Si soy presidente, ¿qué hago durante shabat? ¿Te vas a desconectar del país desde la primera estrella del viernes a la primera del sábado?”, planteó durante una entrevista con El País en julio de este año.

Volvió a sembrar la misma inquietud luego de su triunfo: “No podría cumplir con todos los preceptos por las exigencias que tendría como presidente. (...) La cuestión es que posiblemente planee convertirme después de que termine mi carrera política”, afirmó en diálogo con The Times of Israel.

Convertirse al judaísmo no es solo una decisión, explica Milman, también requiere estudios previos y la aprobación de un bet din, un juzgado rabínico que define si se acepta o no la conversión. “Si está a cargo del país, no puede apagar el teléfono por 25 horas. Durante shabat, no podría estar en contacto con ningún tipo de combustión. Shabat es solo uno de los 613 preceptos. Tiene 612 más para cumplir. Un judío ortodoxo se propone cumplir con todos. Otro, por ejemplo, es que no puede tener relaciones sexuales antes del matrimonio. Además, no es admisible el casamiento mixto, o sea que, en caso de que se quiera casar con Fátima, ella primero tendría que convertirse”, detalla Milman.