Axel Kicillof no descarta cambios en el gabinete y apuesta al equilibrio de fuerzas en la Legislatura

·4  min de lectura
Axel Kicillof y Sergio Berni
PBA

LA PLATA. -El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, prepara un relanzamiento de su gobierno. En los próximos días podría anunciar cambios de nombres y de estructuras.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, negó la semana que pasó su alejamiento del cargo a pesar de que él mismo había puesto en duda su continuidad por cortocircuitos internas. “El lunes trabajaré como ministro. Yo tengo una diferencia importante con el gobierno, pero tengo dos responsabilidades: una como ministro y otra en la política. Pero por la lealtad que le debo a un gobernador que puso todo lo que había que poner no puedo dejarlo en el momento más difícil con un diciembre en el que habrá que volver a hamacarse”, aseguró Berni hace cinco días.

Alberto Fernández escenifica el respaldo a Martín Guzmán y da los primeros indicios sobre el plan económico que prometió

Luego de esta muestra de lealtad pública, Berni volvió a impulsar su proyecto político personal y a comunicarse en las redes bajo su marca personal, Fuerza Buenos Aires. Un dato a considerar: el ministro dijo que se quedará hasta diciembre y trazó su probable fecha de salida el 15 del mes próximo. En este lapso, habrá recambio en la Legislatura y se lanzará el operativo sol. Kicillof quiere que Berni se quede y seguramente su permanencia es parte de una negociación en marcha. El gobernador hará cambios, pero no serán inmediatos. No serán hoy.

Entre las probables nuevas incorporaciones, el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, habría propuesto sumar a Daniela Vilar, diputada nacional por el Frente de Todos, militante de La Cámpora y esposa de Federico Otermin. Nadie confirmó su arribo en la gobernación.

A los cambios en el Poder Ejecutivo se sumará el proyecto de Presupuesto y Ley Impositiva, que marcarán en lo inmediato el rumbo económico para 2022. El gobernador tendría una gestión más fácil en la Legislatura a partir de diciembre. Esperará hasta entonces para la sanción de las leyes que considera claves para su gestión.

Kicillof equilibró fuerzas en la Cámara Alta. Su vicegobernadora, Verónica Magario, tendrá desde diciembre la última palabra, ante un empate en los escaños en una Cámara Alta partida en dos. Lo difícil será conseguir el quórum para comenzar cada sesión. Sin la mitad más uno de los miembros del cuerpo el oficialismo tendrá que negociar el inicio de cada sesión, pero luego las votaciones que requieran mayoría simple podría resultar ganador el Frente de Todos.

Verónica Magario
Verónica Magario


La vicegobernadora Verónica Magario podría ser clave en el Senado para desempatar

Lograr quórum requerirá de consensos. Pero esta es una situación mucho más favorable que la composición actual: Juntos tiene 26 senadores y Frente de Todos 20. En caso de consolidarse el empate, luego del reparto de bancas por parte la Junta Electoral provincial, Kicillof podría disponer de votos para sacar leyes con mayoría simple, con el voto de desempate de la vicegobernadora.

Pliego de jueces e impuestos

Es un avance notable para el Frente de Todos que con mayoría simple puede, por ejemplo, votar modificaciones en los impuestos. Puede también aprobar pliegos de jueces a excepción las designaciones de tres vacantes de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires que requieren dos tercios.

La cámara Alta tiene que resolver, además, los nombramientos de ocho directores del Banco Provincia, del Defensor del Pueblo. En todos estos trámites podría avanzar, una vez que logre formar quórum para iniciar cada sesión.

Pero no podrá iniciar juicio político al Procurador, Julio Conte Grand ya que se requiere de dos tercios de votos para un juicio político. Tampoco podrá tomar deuda sin negociar con la oposición dado que también ese trámite requiere de dos tercios de los votos.

En Diputados perdió un par de legisladores, pero todo indica que logrará ser la primera minoría a la hora de votar leyes, que obtuvo hasta ahora.

En términos absolutos Juntos tendrá 43 diputados, y el Frente de Todos 42 pero cuenta con dos aliados – FE y 17 de Noviembre- es decir que se impondría en una votación con 44. El Frente de Izquierda quedaría con dos y Avanza Libertad, tres. Lo cierto es que tanto la izquierda como el partido de José Luis Espert tendrán un rol clave ya que podrían bloquear el quórum.

Todo indica que a la hora de las alianzas la Cámara quedará partida en dos bloques de 46 diputados. En este esquema el Frente de Todos se podría quedar con la presidencia del cuerpo que hasta ahora ostenta Federico Otermin.

La nueva Legislatura será más favorable a Kicillof que los dos últimos años. Y esta situación dará una ventaja al gobernador a la hora de gestionar hasta 2023.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.