Ataque racista contra dos mujeres por hablar español en Las Vegas: "Regresa al lugar de donde viniste"

Ha vuelto a repetirse un ataque racista contra los hispanos. Esta vez, el escenario fue un estacionamiento en Las Vegas, Nevada, pero el contenido del mensaje fue el mismo que ha estado propagándose en el país durante los últimos años: racismo y supremacía.

En un video difundido en Twitter, se puede ver cómo un hombre de aproximadamente 60 años ataca a una mujer hispana que iba acompañada de su madre y con la cual hablaba en español.

Un hombre en Las Vegas atacó verbalmente a una mujer hispana por hablar español con su madre en un estacionamiento. (Foto: Captura de pantalla/Twitter)

“Regresa al lugar de donde viniste”, le dice mientras habla inglés y la increpa con la mirada.

La mujer, que grabó una parte del incidente, lo tilda de racista mientras separa a su madre del hombre.

“Sí, lo soy, y mucho”, respondió el hombre antes de seguir caminando en el parqueo de la tienda Smith’s, en South Highlands.

Pero la agresión verbal no terminó ahí. No contento con haber discriminado a una persona por hablar español, el individuo dijo con orgullo que era de Ohio. “Ahí no nos gusta la gente como tú”, agregó.

Si bien este tipo de acto genera el repudio de miles de personas, las leyes del país no indican que sea ilegal a menos que pueda demostrarse que los insultos tienen una intención criminal.

“El discurso de odio, a menudo destinado a degradar, intimidar o incitar a la violencia o discriminación contra ciertos grupos, está protegido por la Primera Enmienda y no está penado por la ley penal. Sin embargo, los insultos raciales, antisemitas o anti-LGBT, u otro discurso que difama a un grupo objetivo, pueden ser evidencia de un crimen de odio”, explica la página del Southern Poverty Law Center.

Este desagradable incidente es tan solo uno de los tantos que se reportan en Estados Unidos, donde el racismo hacia las personas no nativas o con raíces en otros países ha crecido considerablemente.

“El sesgo racial es el factor motivador en la mayoría de los delitos de odio, alrededor del 60%. Pero otros factores relacionados con la psicología del delincuente también han sido objeto de investigación”, señala un documento del Instituto Nacional de Justicia.

Según un informe del FBI, los crímenes de odio por motivos de religión o raza, entre otros, superaron cifras de años anteriores. En el 2016 se reportaron 6,121 incidentes, mientras que en el 2017 hubo 7,175 casos, lo que representa un aumento del 17%.

En la era del presidente Trump, estas ofensas, que constituyen un delito, se han reportado en diversos estados, dando paso a que se generalice un comportamiento que en muchas ocasiones sobrepasa la violencia verbal y se convierte en una agresión física.

En Estados Unidos el aumento de los crímenes de odio se refleja en fatales tiroteos masivos que han ocurrido en escuelas, discotecas y hasta en iglesias o centros de culto. En 2018 se han reportado 316 incidentes de este tipo.