Asustan más los candidatos de los partidos que los sismos

Imagen tomada de Twitter vía @GabyCuevas (Gabriela Cuevas)

Estamos en las “intercampañas”, en este tramo del proceso electoral mexicano donde suceden las designaciones de los candidatos a los puestos de elección popular, entre los que destacan los aspirantes a la presidencia de la república. Llegaron a la disputa por el poder por vías como la autodenominación, el abuso del poder y el dedazo.

Ya tenemos los tres primeros y pronto se agregarán los candidatos “independientes” con lo que quedará garantizada la dispersión del voto, para beneficio de quien tenga “amarrados” a sus votantes leales.

También destacan las nominaciones plurinominales, son aquellas “obsequiadas” a los personajes de la política que así garantizan su llegada al Poder Legislativo sin pasar por las urnas, existen con el pretexto ingenuo de llevar a hombres y mujeres capaces a hacer leyes porque muchos de los legisladores solo tienen la habilidad de levantar el dedo.

Los candidatos, los ponemos por edad, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya en sus discursos de toma de protesta coincidieron y prometieron a los mexicanos combatir y terminar con la corrupción, la violencia y la impunidad. Ninguno dijo como.

Eso nos debe asustar más que los sismos, ahora frecuentes, que se repiten en sus réplicas miles de ocasiones. Los temblores causan daños materiales y arrebatan vidas, pero consideremos cuánto daño hacen los políticos corruptos y oportunistas, como los que se perfilan en el “Arca de Andrés” donde se están subiendo todos los ejemplares de la fauna política, que huyen de la catástrofe de
no haber sido nominados en sus partidos de origen, para “salvarse” de no estar en
la nómina del “trabajo” de levantar el dedo en el Poder Legislativo.

Vaya susto que se van a llevar los que encuentren al futuro senador de Morena, el junior Napoleón Gómez Urrutia, cuando se sientan amenazados de perder la cartera por quien con toda frialdad se llevó más de 50 millones de dólares de 20 mil trabajadores mineros, agrupados en el sindicato que le heredo su padre, Napoleón Gomez Sada.

“Napito” desde su exilio en Canadá llegará al Senado gracias a la terquedad y “perseverancia, rayando en la locura de manera obcecada”; de Andrés Manuel López Obrador, lo que nos indica que entre la
intención de combatir la corrupción y los hechos para lograrlo hay “mucho trecho”.

También se subió al “Arca de Andrés” el expresidente del PAN, Germán Martínez, que, como la también expanista Gabriela Cuevas, cuando sirvieron a Felipe Calderón y Vicente Fox, detestaban a López Obrador pero cambiaron de criterio ante la promesa de un espacio en el Poder Legislativo, donde continuarán con su oficio y vocación de levantar el dedo, aplaudir y alabar al salvador que los llevó
ante Morena, la de la esperanza, no la de la basílica.

Destaca el caso de la exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Olga Sánchez Cordero. Cuando inicio su precampaña López Obrador la presentó como la futura secretaria de Gobernación y ahora aparece en la lista de candidatos plurinominales al Senado, dice que sí quiere ser secretaria “pero la elección es incierta y el Senado es seguro” lo que podríamos traducir como “Más
vale pájaro en mano que ver un ciento volando”.

Ya navegaba en el “Arca de Andrés” Martí Batres pero ahora también apareció la periodista Lili Téllez, inscrita como plurinominal en Sonora y ligada a TV Azteca.

Por el estado de Guerrero aparece Félix Salgado Macedonio relacionado hace algunos años con grupos del crimen organizado en esa entidad y desde luego que no podría faltar Porfirio Muñoz Ledo, entre otros.

El futuro grupo legislativo de Ricardo Anaya tiene algunos personajes que incumplen su compromiso de gobernar hasta el final del periodo para el que fueron electos, es el caso de Miguel Ángel Mancera que en medio de la crisis social generada por los sismos, con cientos de edificios colapsados, miles de damnificados, la total opacidad en el manejo del presupuesto para la reconstrucción y sin que nadie sepa el destino que tuvieron los donativos internacionales que llegaron para la reconstrucción, “aceptó” la “invitación del PAN” para ser senador plurinominal, lo que le permitirá disfrutar de fuero y por lo tanto impunidad, para que no le hagan lo que él le hizo a Marcelo Ebrard, que estaría regresando a la política activa de llegar al poder López Obrador.

Es el pago de Ricardo Anaya por haber declinado a la candidatura presidencial, que le arrebató el sismo del 19 de septiembre.

La delegada en Miguel Hidalgo, Xochitl Gálvez, que “invitada por el PRD” llegará al Senado por la vía plurinominal y desde ahí velará por nuestro bienestar, dejará su posición en la delegación y se ocupará en apoyar la candidatura de Ricardo Anaya.

Por declinar a la presidencia de la república a favor de Anaya el ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle y su esposa, Martha Erika Alonso, ahora son flamantes candidatos al Senado y al gobierno de Puebla.

La movilidad exhibida por los políticos que pasan de la administración pública al oficio de hacer leyes no garantiza la construcción de las normas que el país necesita para salir de la crisis de corrupción generada por ellos mismos, que ahora la quieren combatir desde la simulación y ante esto no hay terquedad que valga.