Astrónomos calculan el tamaño del descomunal de un 'megacometa', el más grande visto hasta ahora

·3  min de lectura
Un equipo de astrónomos reveló que el cometa más grande observado hasta el momento tiene hasta 150 kilómetros de diámetro, un tamaño casi siete veces mayor al de Fobos, el satélite más grande de Marte
Un equipo de astrónomos reveló que el cometa más grande observado hasta el momento tiene hasta 150 kilómetros de diámetro, un tamaño casi siete veces mayor al de Fobos, el satélite más grande de Marte

Un nuevo estudio realizado por un equipo de astrónomos, que investiga la dinámica de la expansión del Universo y el crecimiento de su estructura a gran escala, reveló que el cometa más grande observado hasta el momento tiene hasta 150 kilómetros de diámetro, un tamaño casi siete veces mayor al de Fobos, el satélite más grande de Marte.

Los investigadores del proyecto de colaboración internacional Dark Energy Survey (DES) aseguraron que el megacometa 2014 UN271, procedente de la nube de Oort y con dirección al Sistema Solar, es el mayor y más distante cometa conocido.

Según un análisis del astrónomo Will Grater, el megacometa 2014 UN271 también supera en dimensiones al asteroide 55 Pandora (67 kilómetros) y la roca espacial Arrokoth (33 kilómetros), objeto del cinturón de Kuiper.

Según un análisis del astrónomo Will Grater, 2014 UN271 también supera en dimensiones al asteroide 55 Pandora (67 kilómetros) y la roca espacial Arrokoth (33 kilómetros), objeto del cinturón de Kuiper
Will Grater

Según un análisis del astrónomo Will Grater, 2014 UN271 también supera en dimensiones al asteroide 55 Pandora (67 kilómetros) y la roca espacial Arrokoth (33 kilómetros), objeto del cinturón de Kuiper (Will Grater/)

Además, los expertos calcularon que la masa del megacometa 2014 UN271, también llamado cometa Bernardinelli-Bernstein en honor a sus descubridores, es 10 veces superior a la de Hale-Bopp, uno de los cometas más brillantes de las últimas décadas, descubierto el 23 de julio de 1995 por los astrónomos Alan Hale y Thomas Bopp, que fue apodado “el gran cometa”.

Pedro Bernardinelli y Gary Bernstein captaron al megacometa, por primera vez en 2014, escondido entre los datos recopilados por la DECam de 570 megapíxeles montada en el telescopio Víctor M. Blanco de cuatro metros en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo (CTIO), en Chile.

En aquella oportunidad, los expertos observaron al enorme objeto interestelar de la nube de Oort, el lugar esférico situado en los límites de Sistema Solar, y lo confundieron con un planeta enano, pero luego lo reclasificaron como cometa.

Los astrónomos confirmaron que el cometa Bernardinelli-Bernstein, que es unas 1000 veces más masivo que un cuerpo celeste típico, tiene una órbita extremadamente alargada y lleva viajando hacia adentro del Sistema Solar desde la distante nube de Oort durante millones de años.

Durante el período de 2014 y 2018, el enorme cometa se desplazó por el cosmos unas 20 a 23 unidades astronómicas (UA). Cada UA equivale aproximadamente a la distancia que existe entre la Tierra y el Sol (unos 150 millones de kilómetros).

El megacometa 2014 UN271, que es una reliquia helada arrojada fuera del Sistema Solar por los planetas gigantes migratorios en la historia temprana de este sistema planetario, es bastante diferente a cualquier otro visto antes y la estimación de su enorme tamaño se basa en la cantidad de luz solar que refleja.

Su actual viaje hacia el interior del Sistema Solar comenzó a una distancia de más de 40.000 UA del Sol. En otras palabras, 40.000 veces más lejos del astro que la Tierra, o seis billones de kilómetros de distancia (0,6 años luz, lo que equivale a 1/7 de la distancia a la estrella más cercana). A modo de comparación, Plutón está a 39 UA del Sol, en promedio.

Esto significa que el cometa Bernardinelli-Bernstein se originó en la nube de objetos de Oort, expulsada durante la historia temprana del Sistema Solar. Podría ser el miembro más grande de este hipotético conjunto de pequeños cuerpos astronómicos, y es el primero en una trayectoria entrante que se detecta tan lejos.

Los científicos estiman que en el año 2031, el máximo acercamiento del megacometa a nuestro planeta, se registrará cuando se acerque a la órbita de Saturno, muy lejos como para tomar en cuenta algún índice de peligro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Su actitud sospechosa fue el inicio de un crimen

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.