Asesinan a periodista mexicano en Tijuana; es el segundo crimen contra comunicadores del año

·4  min de lectura

El fotoperiodista mexicano especializado en temas de seguridad y justicia, Margarito Martínez Esquivel, fue asesinado el recién pasado 17 de enero en su casa ubicada en la colonia Camino Verde, en Tijuana, Baja California. El homicidio ocurrió luego de que recibiera un disparo de arma de fuego en la cabeza.

Según el reporte policial, a las 12:45 horas del pasado lunes, elementos del orden recibieron una alerta sobre una agresión con arma de fuego. Cuando arribaron al lugar de los hechos, hallaron a un hombre a un costado de una camioneta marca Ford modelo Escort. Horas más tarde, las autoridades identificaron el cuerpo del occiso como el del fotoperiodista.

De acuerdo con algunas versiones, Martínez se encontraba conviviendo con unos vecinos y, según la esposa del comunicador, se escucharon balazos pero no se supo si fue un altercado con los presentes o fue un hecho premeditado. Cabe mencionar que, en esta investigación, no hay testigos ni grabaciones de cámaras de vigilancia.

Margarito estaba adscrito al Mecanismo de Protección de Periodistas y Defensores de los Derechos Humanos del estado de Baja California y también esperaba su inscripción al Mecanismo del Gobierno Federal. Esta medida fue adoptada luego de que, el pasado 13 de diciembre, un presunto comunicador lo increpara en una transmisión en vivo para redes sociales, en la que aseguró que Martínez administraba páginas de Facebook en la que, supuestamente, exponía a delincuentes.

El hombre que grabó a Martínez fue identificado como Ángel Peña, quien la madrugada de este miércoles fue detenido por agentes de la Fiscalía General del Estado y la Guardia Nacional. Algunos medios locales han especulado que Peña pudo haber estado involucrado en el homicidio del fotoperiodista.

En un video que compartió a través de su página de Facebook llamada “La Noticia Con Ángel”, el supuesto reportero captó el momento de la detención.

¿Disputa por un terreno?

Era de conocimiento público que Margarito Martínez, de 49 años de edad, era un periodista especializado en la ‘nota roja’ que colaboró para medios de comunicación como Zeta, La Jornada Baja California, El Imparcial e, inclusive, San Diego Union-Tribune, entre otros.

La prensa local no ha descartado que el móvil del asesinato esté relacionado directamente con su actividad periodística, aunque hay medios que revelaron que podría estar vinculado a un conflicto meramente personal debido a la disputa que sostenía con un vecino por un terreno, según refirió el diario Zeta.

Por su parte, la CNDH (Comisión Nacional de los Derechos Humanos) condenó el asesinato de Margarito en un comunicado de prensa: “La CNDH repudia el asesinato del fotoperiodista Alfonso Margarito Martínez Esquivel y hace un llamado a las autoridades competentes para que, en el marco de sus atribuciones, realicen las investigaciones pertinentes hasta dar con las personas responsables”.

Hace apenas unos días, el pasado 10 de enero, el comunicador José Luis Gamboa murió luego de ser atacado en un presunto asalto en el estado mexicano de Veracruz, convirtiéndose en el primer periodista asesinado en 2022. El CPJ (Comité para la Protección de Periodistas con sede en Nueva York) se pronunció de inmediato y aseguró que “Gamboa había denunciado y criticado fuertemente a las autoridades del estado por su relación con las bandas del crimen organizado”.

El recién pasado martes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), reiteró que en su administración “no hay impunidad ni se persigue a nadie”, cuando los reporteros le preguntaron en su habitual conferencia de prensa acerca del incremento de homicidios de periodistas en el país.

AMLO aseguró que sus adversarios políticos se aprovechan de los asesinatos de periodistas para desprestigiar su gobierno. El presidente de México los llamó a no actuar como “zopilotes”. Y agregó: “Nuestros adversarios aprovechan todo para atacarnos, pero en el fondo no es que sinceramente les preocupe, como nos debe de preocupar a todos”.

El mandatario ha reiterado que, en el pleno goce de su “derecho de réplica”, le contestará a los medios de comunicación que, a su juicio, considere que están “faltando a la verdad” o “atacando el movimiento de transformación nacional”. Casi a diario, el presidente mexicano utiliza adjetivos descalificativos para referirse a la prensa, entre ellos, “fantoches”, “conservadores”, “sabelotodos”, “hampa del periodismo”, “chayote”, “pasquines”, “prensa fifí”, “amarillistas”, “paleros”, “prensa vendida”, “obnubilados”, y muchos más.

Mientras especialistas aseguran que no existe un diálogo circular o aceptación de la crítica por parte del gobierno de AMLO, las cifras del Gobierno de México revelan una realidad aún más alarmante: más del 90 por ciento de los casos de homicidios de periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos quedan en total impunidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.