Cómo ascender si eres introvertido

·4  min de lectura

Pensamiento analítico, perseverancia e independencia son las fortalezas que deben aprovechar

Seguramente todos nos molestamos alguna vez porque el colega que dice algo primero y en voz más alta recibe la atención de los jefes y del equipo, incluso si lo que dice no tiene mayor trascendencia. Al menos a las personas introvertidas esta escena les resultará conocida.

Hoy por hoy, los responsables de recursos humanos en las empresas ya han comprendido que también los más silenciosos del equipo hacen los mismos aportes al éxito que los demás. Pero, de todas maneras, a los introvertidos muchas veces les cuesta conseguir el respeto apropiado a sus méritos.

Introvertido, extrovertido, ¿qué es eso en realidad?

¿Los introvertidos no eran aquellas personas extrañas que se ocultaban tímidas en la última fila? ¿Y los extrovertidos, los que crean buen ambiente, son sociables y comunicativos? No es tan sencillo.

"En pocas palabras, el extrovertido gana energía a través de la compañía de otras personas. El introvertido, por el contrario, de estar solo", dice Sylvia Löhken, quien escribió varios libros sobre el tema. "Sin embargo, ambos conocen la necesidad de cercanía humana y de repliegue, sólo que lo implementan de diferente manera", agrega.

Según el psicólogo infantil y juvenil Ralph Schliewenz, lo mejor es imaginarlo como dos polos de un continuo. "Todas las personas están en algún lugar en el medio". Ya en los primeros meses de vida de una persona es posible predecir hacia qué dirección tiende.

¿Qué influencia tienen la introversión y la extroversión en nuestro comportamiento en el trabajo?

La fuerza creativa de los introvertidos viene desde adentro. Necesitan tiempo y, sobre todo, un entorno tranquilo con pocos estímulos. A los extrovertidos, en cambio, les gusta participar un poco en todo y, en general, hablan mucho, "porque tienen la tendencia a hablar para pensar y a sacar energía del contacto con sus colegas", dice Petra Lienhop, asesora especializada, entre otros, en autopromoción.

Esa también es la razón por la que a los introvertidos no se les da muy bien el "small talk". En el encuentro personal, prefieren profundizar. Para los extrovertidos, en cambio, el "small talk" es perfecto para entrar en marcha.

"Por lo demás, los introvertidos no se dejan arrastrar tan rápido emocionalmente. No expresan exaltados su entusiasmo por una propuesta, pero tampoco se dejan influenciar por sentimientos negativos", describe Lienhop.

Si un introvertido y un extrovertido reciben un plazo de entrega muy corto, la tendencia es que el introvertido se mantenga realista y se ponga a resolver la tarea, mientras que el extrovertido pierde tiempo poniéndose nervioso.

¿Cuáles son los puntos fuertes típicos de los introvertidos?

Los introvertidos se distinguen por trabajar de manera especialmente tranquila y concentrada y por tener pensamientos profundos, dice Löhken: "Pensamiento analítico, perseverancia e independencia son fortalezas de los introvertidos".

Más allá de eso, son buenos en el manejo del riesgo y en la empatía. Saben escuchar y observar. Por otro lado, los introvertidos muchas veces se sienten sobreestimulados en entornos de trabajo agitados, dado que en ellos entonces se da una especie de estimulación exagerada.

¿Cómo pueden ascender los introvertidos a lo largo de su carrera?

A los introvertidos les cuesta, a menudo, ponerse en primer plano. "Los extrovertidos celebran sus éxitos con otros, porque es entre personas que pueden volver a cargar energía", señala Lienhop. Los introvertidos, por el contrario, tienden a directamente olvidar sus méritos, añade.

Necesitan menos de los elogios. "Sacan su energía de estar solos. Por eso, les hace bien que les recuerden sus logros, a través de un mentor o un colega, o escribiendo un diario de logros", apunta Lienhop.

Lo importante es implementar de manera sabia la energía propia, acota. ¿Cuándo merece la pena "salir" y mostrarse? Puede ser para un proyecto que los empleados introvertidos se busquen específicamente o un evento sobre un tema que les apasione. "Allí se pueden presentar de manera consciente y luego dejar que sus silenciosas fortalezas hablen por ellos", aconseja Löhken.

¿Puede alguien introvertido llegar a un puesto directivo?

"Los introvertidos muchas veces tienden a ser muy exigentes consigo mismos y su trabajo, y consideran que pueden aceptar un puesto directivo sólo si están absolutamente seguros de que se desempeñarán en él a la perfección", dice Lienhop.

Por lo tanto, que los introvertidos asciendan en una empresa lleva algo de tiempo. Pero vale la pena, asegura Lienhop: "Los introvertidos suelen tener un estilo de dirección atento e integrador, lo que encaja bien con la idea de trabajo en equipo que reina actualmente".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.