El artista del plátano de Art Basel quería que se desestimara el caso de derechos de autor. El juez se negó

·4  min de lectura

Fue el plátano de $120,000 que rompió internet.

El artista italiano Maurizio Cattelan llegó a los titulares, desató la polémica e inspiró memes en 2019 con su pieza “Comedian”, un plátano que pegó con cinta adhesiva a una pared en Art Basel de Miami Beach. Pero ahora, el infame plátano es objeto de una demanda por derechos de autor presentada en un tribunal federal de Miami.

El artista californiano Joe Morford demandó a Cattelan el año pasado, alegando que había copiado su obra de arte de un plátano pegado a una pared. Un juez federal de Miami rechazó el intento de Cattelan de desestimar el caso.

“¿Puede ser arte un plátano pegado a una pared? ¿El arte debe ser bello? ¿creativo? ¿Emotivo? Un plátano pegado a una pared puede no encarnar la creatividad humana, pero puede evocar algunos sentimientos, buenos o malos”, escribió el juez de distrito Robert N. Scola en su fallo de la semana pasada. “En cualquier caso, un plátano pegado a una pared recuerda la definición de arte de Marshall McLuhan: ‘cualquier cosa que pueda salirse con la suya’”.

En su decisión, Scola escribió que aunque Morford no puede ser dueño de la idea de un plátano pegado a una pared, “sí puede reclamar los derechos de autor de la expresión de esa idea”. La obra de arte es lo suficientemente original como para recibir la protección de los derechos de autor, dijo.

Al final, el juez tendrá que decidir si Cattelan se salió con la suya plagiando el plátano de Morford. El juicio está previsto que comience en mayo de 2023.

En el año 2000, años antes de que Cattelan estrenara “Comedian” en Art Basel, Morford registró su obra “Banana & Orange” en la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos. Las imágenes de la obra fueron publicadas en su sitio web, Facebook y YouTube.

A la izquierda, "Banana & Orange" de Joe Morford. A la derecha, "Comedian" de Maurizio Cattelan.
A la izquierda, "Banana & Orange" de Joe Morford. A la derecha, "Comedian" de Maurizio Cattelan.

"Banana & Orange" es un díptico de, bueno, una naranja y un plátano. Las frutas estaban pegadas a trozos de papel verde delimitados por cinta adhesiva. La naranja está pegada al papel con cinta adhesiva plateada horizontal. El plátano está pegado con un trozo de cinta adhesiva en diagonal.

La obra de Morford existía desde hacía años, pero fue la interpretación potencialmente derivada de Cattelan la que se hizo viral.

Una edición de “Comedian”, pegada con cinta adhesiva a la pared exterior de la galería Emmanuel Perrotin en Art Basel, se vendió por $120,000 a un coleccionista de arte. El plátano volvió a ser noticia cuando un artista de performance de Nueva York se lo comió. (Ese plátano fue sustituido por otro).

Morford, que se representa a sí mismo en el caso, pide más de $390,000 por daños y perjuicios. Esa es la cantidad de dinero que Cattelan ganó con las ventas de la obra y las “pruebas de artista”, según los documentos judiciales.

“No reclamo derechos de autor sobre la idea de un plátano pegado a una pared”, escribió Morford en un documento judicial anterior. “La gente es libre de pegar todos los plátanos que quiera en la pared, pero no se les permite infringir mi expresión, reclamándola como su propia obra de arte original.”

En mayo, los abogados de Cattelan presentaron una petición para desestimar el caso, enumerando varias razones por las que el juez debería desestimarlo. La petición dice que las leyes de derechos de autor no permiten reclamar la propiedad de cosas como frutas o cinta adhesiva, y que Morford no puede demostrar que Cattelan viera su obra antes de crear “Comedian”.

La petición continúa describiendo las diferencias entre las obras de Morford y Cattelan, hasta el ángulo de la cinta adhesiva en la fruta.

La naranja y el plátano de Morford eran “sintéticos”. El plátano de Cattelan era real. Las frutas de Morford estaban pegadas sobre papel verde. El plátano de Cattelan estaba pegado a una pared blanca.

Los abogados de Cattelan argumentaron que los únicos elementos que tienen en común ambas obras, el plátano y la cinta adhesiva, no pueden ser protegidos por los derechos de autor. Por lo tanto, según los abogados, la “mera combinación de un plátano y una cinta adhesiva” tampoco está protegida.

El juez Scola vio las cosas de otra manera. Las alegaciones de Morford son suficientes para que su plátano tenga su día en la corte.

“Afortunadamente para el tribunal, la cuestión de si un plátano pegado a una pared puede ser arte es más una cuestión metafísica que jurídica”, escribió Scola.”Pero la cuestión jurídica que se plantea al tribunal puede ser igual de difícil: ¿alegó Morford suficientemente que el plátano de Cattelan infringe su plátano?”

“Aunque el uso de cinta adhesiva plateada para pegar un plátano a una pared puede no presentar el más alto grado de creatividad, su naturaleza absurda y farsante cumple el ‘grado mínimo de creatividad’ necesario para calificarlo como original”, escribió Scola.

Cattelan pudo evitar otro juicio en Francia en el que un artista de cera afirmaba ser el verdadero creador de varias obras que el artista italiano estaba acusado de copiar, entre ellas una escultura del Papa Juan Pablo II siendo golpeado por un meteorito.

Pero, por desgracia, la batalla legal por los plátanos continúa.

Este reportaje fue producido con el apoyo financiero de The Pérez Family Foundation, en asociación con Journalism Funding Partners, como parte de un programa de becas de periodismo independiente. El Miami Herald mantiene el pleno control editorial de este trabajo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.