Los argumentos de Trump del 6 de enero son apodados “la defensa de Costanza” por el chiste de “Seinfeld”

·4  min de lectura

Donald Trump fue acusado de utilizar la “defensa de Constanza”, una referencia a un episodio de la clásica sitcomSeinfeld, para justificar sus falsas afirmaciones sobre las elecciones presidenciales de 2020.

En un episodio del martes del programa The Beat de MSNBC, el presentador Ari Melber dijo que el expresidente parecía estar copiando la lógica del personaje de Seinfeld, George Constanza, quien dice en un episodio: “Recuerda, no es una mentira si la crees”.

El presentador de MSNBC afirmó que Trump estaba haciendo lo mismo, insistiendo en afirmaciones infundadas sobre las elecciones, a pesar de que las pruebas recientemente descubiertas en las audiencias del 6 de enero en el Congreso sugieren que el expresidente fue advertido numerosas veces de que estaba equivocado y de que sus planes para anular las elecciones eran ilegales.

“Las pruebas demuestran que, en realidad, no estaba engañado en este punto”, dijo Melber. “Era en gran medida, dicen, un golpista informado, no un bobo desocupado y torpe soltando mentiras en un bar”.

Los últimos días de audiencias en el Congreso han mostrado las numerosas advertencias que recibió Trump de que sus ideas electorales estaban muy equivocadas.

El ex fiscal general Bill Barr declaró al Comité, en un testimonio pregrabado, que informó al presidente de que sus ideas sobre las elecciones eran “idiotas” y “un completo disparate”.

“Le dije que las cosas que su gente estaba diciendo al público eran tonterías, es decir, que las afirmaciones de fraude eran tonterías”, dijo Barr.

Los abogados de la Casa Blanca describieron cómo el plan de Donald Trump para que su vicepresidente anulara el resultado de las elecciones de todas formas era “completamente descabellado”, mientras que el propio Mike Pence alertó al presidente “muchas veces” de que esto sería ilegal.

El propio Trump ha afirmado que Pence sí estaba de acuerdo con el plan de anular el resultado electoral durante el recuento de votos en el Senado, pero el equipo del exvicepresidente aseguró que esto es “categóricamente falso”.

A pesar de todas estas evidencias, el expresidente ha mantenido que no hizo nada malo y que el Comité del 6 de enero es una maniobra política para impedir que se presente de nuevo a la presidencia.

Trump arremetió este lunes contra la “lamentable” investigación del motín del 6 de enero en el Capitolio, después de que el Comité del Congreso celebrara una jornada de testimonios mordaces en los que acusó al expresidente de mentir a sus partidarios y de perder el contacto con la realidad al intentar anular las elecciones de 2020.

“El Comité de Deselección del 6 de enero está deshaciendo todo lo que consideramos sagrado de nuestra Constitución. Si tuvieran alguna prueba real, celebrarían audiencias reales con una representación equitativa”, escribió Trump en un extenso comunicado el lunes. “No las tienen, así que utilizan el Comité constituido ilegalmente para montar un espectáculo de humo y espejos para el pueblo estadounidense, en un lamentable esfuerzo de última hora para engañar al público estadounidense... otra vez”.

La misiva concluía de forma ambigua, en la que Trump parecía bromear con un regreso a la presidencia en 2024.

“Esto no es más que un intento de impedir que un hombre que va en cabeza en todas las encuestas, contra republicanos y demócratas por amplios márgenes, se presente de nuevo a la presidencia”, escribió Trump, antes de culpar a los demócratas de la inflación y de los altos precios de la gasolina.

En otras partes del mensaje de 12 páginas, Trump cita teorías de conspiración desacreditadas sobre las elecciones de 2020 del reciente documental 2.000 Mules, del experto conservador Dinesh D’Souza.

La película, que ha sido desacreditada en repetidas ocasiones por los fact-checkers, afirma que numerosas personas fueron pagadas ilegalmente en estados muy disputados como Georgia y Arizona para recoger y depositar de manera fraudulenta votos demócratas.

El documental no tiene ninguna prueba concreta de que esto ocurriera realmente, aparte de un único denunciante anónimo de Arizona que afirma haber visto lo que “suponía” que eran sobornos.

El documental también hace un uso engañoso de los datos de geolocalización de los teléfonos móviles, que, según afirma, muestran que las “mulas” de votación vuelven una y otra vez a los lugares donde se depositan las papeletas.

Los expertos dicen que esos datos de las torres de telefonía móvil son imprecisos y que hay muchas razones por las que alguien en una zona metropolitana densa como Atlanta o Filadelfia puede pasar por un lugar de entrega de papeletas por razones totalmente ajenas a las elecciones.

Un portavoz de Trump señaló que sus afirmaciones de fraude electoral y las de la película eran válidas.

La portavoz de Trump, Liz Harrington, declaró a The Independent que “los medios de comunicación falsos llaman repetidamente ‘desacreditadas’ a las pruebas sólidas de fraude electoral”. “Nada en 2.000 Mules ha sido refutado”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.