Argentina impone un nuevo impuesto a los ricos para pagar la ayuda económica por la pandemia de COVID-19

Andy Gregory
·3  min de lectura
<p>La ley, que entró en vigor el viernes, se aplicará a unas 12,000 personas en el país</p> (Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images)

La ley, que entró en vigor el viernes, se aplicará a unas 12,000 personas en el país

(Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images)

Argentina ha aplicado un único "impuesto a los millonarios" para pagar la ayuda del coronavirus y otras medidas destinadas a abordar la creciente desigualdad en el país.

Los ciudadanos cuya riqueza supere los 200 millones de pesos (2,29 millones de dólares) estarán obligados legalmente a pagar hasta un 3,5% sobre los activos declarados en el país y hasta un 5,25% sobre los activos mantenidos en el extranjero.

La ley, que entró en vigor el viernes, se aplicará a unas 12,000 personas en el país, donde se cree que alrededor del 40% de sus 44 millones de habitantes vive por debajo del umbral de pobreza.

El gobierno del presidente de centroizquierda Alberto Fernández espera recaudar casi 3,00 millones de dólares con el impuesto.

Aprobada por el Senado de Argentina en diciembre por 42 votos contra 26, la legislación establece que estos ingresos se utilizarán para comprar suministros médicos (20%), apoyar a pequeñas y medianas empresas (20%), crear becas (20%), financiar la ayuda social (15%) y proporcionar gas natural a las personas que viven fuera de la red (25%), informa Agence France-Presse.

El gobierno ahora comenzará a calcular y reclamar los montos adeudados por las personas, según The Buenos Aires Times.

La economía de Argentina ha estado en recesión desde 2018 y ha sido golpeada por la pandemia de COVID-19 que actualmente afecta a la nación, que en octubre superó el millón de casos conocidos.

Si bien los niveles de pobreza ya fueron etiquetados como un "escándalo", las estadísticas bianuales de pobreza del gobierno muestran que la tasa de pobreza aumentó al 40,9% en la primera mitad de 2020, frente al 35,5% seis meses antes.

Y dado que el gobierno llegó a un acuerdo con sus acreedores en agosto para reestructurar unos 65,000 millones de dólares en deuda externa, lo que limita su capacidad para financiar iniciativas de ayuda para la pobreza, los economistas advirtieron que los políticos tendrían que explorar rutas antes no probadas para salir de la crisis.

Sin embargo, el nuevo impuesto ha sido criticado como "confiscatorio" por miembros de la coalición opositora de centroderecha Juntos por el Cambio, mientras que la Sociedad Rural Argentina, que aboga por los grandes agricultores, de quienes la economía de Arentina depende en gran medida, supuestamente teme que el impuesto sea permanente.

Pero fue muy elogiado por Oxfam, que citó el "práctico y necesario" impuesto y por haber "mostrado el camino" a seguir a otros países.

En un informe llamado "El virus de la desigualdad", basado en una encuesta a 295 economistas de 79 países, advirtió que los más pobres del mundo "podrían necesitar más de una década para recuperarse del impacto económico" del COVID-19, mientras que las 10 mayores fortunas del mundo han crecido en 500 mil millones de dólares.

La organización benéfica pidió un impuesto temporal sobre las ganancias "excedentes" obtenidas por las 32 corporaciones globales que han ganado más dinero en 2020, que calculó que podrían haber recaudado 104 mil millones de dólares.

"Esto sería suficiente para proporcionar beneficios de desempleo para todos los trabajadores y apoyo financiero para todos los niños y ancianos en los países de ingresos bajos y medios", detalló.

Relacionados

Cristina Fernández de Kirchner recibe la vacuna Sputnik V

Argentina: Encuentran fósiles de dinosaurios gigantes en la Patagonia

Economía de México se derrumba 8.5% en 2020 por la pandemia