Cuba no recibirá más turistas por el coronavirus

1 / 4

CORONAVIRUS-LATINOAMERICA

Pasajeros usan máscaras como precaución contra la propagación del nuevo coronavirus en un tren vacío en Buenos Aires, Argentina, el viernes 20 de marzo de 2020. (AP Foto / Natacha Pisarenko)

LA HABANA (AP) — Cuba, uno de los pocos países en Latinoamérica que no había tomado medidas extremas para enfrentar el coronavirus, anunció el viernes que cerrará el ingreso de turistas.

Mientras otros países intentan habituarse a cuarentenas obligatorias, el presidente Miguel Díaz-Canel dijo en la televisión estatal que la prohibición iniciará el martes y durará 30 días. Los residentes _nacionales o extranjeros_ podrán entrar sin problema.

El turismo es la base de la economía de la isla, que registra 20 contagios y un fallecido.

“Esta limitación va sólo a las personas, pero el comercio se mantiene”, aclaró el primer ministro Manuel Marrero, quien agregó que se evacuarán a los 60.000 turistas que están en Cuba.

Las actividades públicas y los actos políticos se restringieron, pero las escuelas aún operan.

Más temprano se informó que 53 médicos y enfermeras cubanos llegarán el sábado a Lombardía, Italia, para apoyar en la contención del virus. También hay doctores en Venezuela y Nicaragua, y al menos dos países del Caribe ya recibieron galenos de manera urgente.

En la otra punta del continente, Argentina reportó más de 250 detenidos por violar la cuarentena obligatoria en su primer día de vigencia.

Entre los arrestados, 13 fueron aprehendidos en Buenos Aires en un hotel alojamiento, donde acuden las parejas para tener relaciones sexuales. También fue detenido un corredor que entrenaba en la localidad bonaerense de La Plata.

En el país, con 158 infectados y tres fallecidos, las fuerzas de seguridad controlaron estaciones de trenes, carreteras, avenidas principales y otros puntos para impedir el paso a los que no contaban con permiso para movilizarse, pero un equipo de la AP que recorrió la capital durante la jornada comprobó que los controles eran más flexibles o inexistentes en barrios de la periferia.

Durante la cuarentena _dispuesta hasta el 31 de marzo y que prevé detenciones y eventuales penas de prisión de tres a 15 años para quienes la incumplan_ se permiten los desplazamientos para comprar artículos de limpieza, medicamentos y alimentos. Están exentos los trabajadores de la salud, alimentación, fuerzas de seguridad, servicios migratorios y medios de comunicación, entre otros.

Por la noche, Panamá confirmó 63 nuevos casos para totalizar 199 contagiados y un deceso.

El presidente Laurentino Cortizo ordenó el cierre temporal de establecimientos comerciales y empresas en todo el país por 30 días. El cierre excluye a panameños involucrados en las industrias de alimentos, medicinas, productos de higiene, empresas relacionadas con equipos de seguridad y personal del Canal de Panamá, entre otros.

Por su parte, Chile sumó 92 nuevos casos, con lo que la cifra se elevó a 434, y las autoridades sanitarias decidieron clausurar por tiempo indefinido restaurantes, centros de baile, teatros, cines y bares para disminuir la propagación del virus.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, precisó que la mayoría de los contagiados están en el gran Santiago y se quejó de que muchos residentes no respetan la cuarentena. Dijo que se realizarán visitas a los pacientes para asegurarse de que mantengan el aislamiento y que, si no obedecen, serán trasladados a “hoteles sanitarios”.

Más tarde se informó que Perú sumó cuatro muertos por el coronavirus. Las autoridades decidieron cambiar a la ministra de Salud por un experto en sanidad pública y anunciaron que comprarán 1,6 millones de pruebas para detectar más infectados.

El presidente Martín Vizcarra dijo que por la tarde se juramentaría a la persona que reemplace a la ministra Elizabeth Hinostroza. En el país hay 263 personas infectadas por el virus y cinco en situación crítica.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a 308 individuos durante la noche por salir de sus hogares, mientras que Vizcarra inspeccionó la villa de los Juegos Panamericanos de 2019, un complejo de siete edificios habitacionales donde se alojarán los infectados que no están graves.

Por otro lado, en Colombia el presidente Iván Duque anunció una cuarentena obligatoria general para combatir la pandemia, que hasta el momento ha generado 158 contagios.

El mandatario tomó la decisión luego de reunirse con todas las autoridades sanitarias del país, según afirmó en un mensaje a nivel nacional, y señaló que es “para proteger a nuestros seres queridos y a las demás personas, y es el momento de entender que nuestro comportamiento salvará vidas. Por eso en el estado de emergencia aplicaremos el aislamiento preventivo obligatorio para todos los colombianos desde el próximo 24 de marzo hasta el lunes 13 de abril”.

El Ministerio de Salud señaló que hay 158 contagiados en el país, de los cuales 65 están en Bogotá. Colombia tiene casi 50 millones de habitantes.

Duque confirmó también que por segunda ocasión le realizaron la prueba del coronavirus y salió negativa. Decidió hacérsela debido que en una reunión con alcaldes y gobernadores en Bogotá uno de los asistentes estaba contagiado. La primera prueba, que también salió negativa, se la realizó previamente tras regresar de Washington, donde se reunió con su colega Donald Trump.

Por su parte, la aerolínea colombiana Avianca informó que desde el lunes y hasta el 1 de mayo suspenderá sus vuelos internacionales debido a la caída de la demanda y el cierre de las operaciones en diferentes partes del mundo por la pandemia.

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, anunció un plan de contingencia que incluye la eliminación de aranceles para la importación de insumos médicos y equipos hospitalarios para adquirir oxígeno, compresas, tapabocas, guantes y máscaras con el fin de abastecer a los 12.000 hospitales del país.

Desde la medianoche del jueves rige un simulacro y aislamiento en Bogotá. Sólo podrán salir las personas que trabajen en centros médicos, farmacias, supermercados y restaurantes, pero éstos últimos solamente venderán sus comidas a domicilio.

México, uno de los países latinoamericanos que se han mostrado más reacios a cerrar sus fronteras, ya ha repatriado a 1.153 mexicanos que estaban varados en distintos puntos del mundo, pero todavía quedan algunos pendientes, según indicó el canciller Marcelo Ebrard.

Después dijo que analiza controlar los vuelos procedentes de países afectados en Europa, pero agregó que no se planea cancelar ninguno, aunque así lo ha pedido Washington.

Aunque la alcaldesa de la Ciudad de México lanzó el jueves el primer mensaje contundente para que los capitalinos se queden en casa y diversos estados se están pronunciando en la misma línea, el gobierno federal sigue sin tomar medidas severas para evitar el contagio con el argumento de que las cuarentenas todavía no son necesarias, lo que ha provocado críticas.

“Estamos preparados”, insistió el presidente Andrés Manuel López Obrador. Según él, México tiene no sólo “todo el dinero que se necesite” sino que “hay organización, hay mando, hay gobernabilidad”. Se han detectado 203 casos de coronavirus en el país y dos personas han muerto.

En cuanto a Ecuador, hay 426 personas contagiadas y 1.213 en cerco epidemiológico, mientras que el número de fallecidos subió a siete.

Bolivia confirmó 16 casos positivos y advirtió que es “alta la probabilidad de contagio comunitario”, por lo que no descartó “medidas de mayor impacto”, dijo el ministro de Salud, Aníbal Cruz. En tanto, varios alcaldes han sugerido al gobierno declarar una cuarentena total.

Desde hace dos días el país vive en cuarentena desde las 5 pm hasta las 5 am. Las fronteras fueron cerradas, los vuelos internacionales suspendidos y desde el viernes se cancelaron los viajes terrestres. Sólo operarán los vuelos domésticos hasta las 3 pm.

En medio de la emergencia, un grupo de trabajadores sanitarios realizó una protesta para reclamar al gobierno incrementar el personal en hospitales públicos y dotar de insumos básicos. La policía reportó más de 100 detenidos por violar la cuarentena.

Por la noche, el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei dijo que ya son 12 los casos positivos de coronavirus en el país y un fallecido.

Les solicitó a los empresarios cerrar sus empresas con excepción de bancos, gasolineras, supermercados, farmacéuticas, industrias de alimentos, telecomunicaciones, transporte pesado, veterinarias y de distribución de combustible. Las fronteras del país estarán abiertas sólo para salir vía Belice y México.

“Todos tenemos que poner de nuestra parte, todos tenemos que sacrificar algo y por eso hoy hago un llamado a los trabajadores y empleadores a que lleguen a acuerdos dentro del marco de la ley que nos permita llevar esta situación de calamidad”, afirmó Giammattei.

El presidente anunció que se construirán 4 hospitales en cuatro puntos distintos del país para paliar la crisis.

En América Latina se registran más de 2.400 contagiados y más de 20 fallecidos.

En todo el mundo, más de 263.000 personas se han infectado y más de 11.000 han muerto por el coronavirus, pero la mitad de los que alguna vez fueron contagiados se han recuperado. La mayoría de los enfermos presenta síntomas leves como fiebre o tos, pero las personas mayores o que tienen otros problemas de salud pueden sufrir complicaciones graves.