“Los apuñalé a los dos”: jurado escucha la llamada del exsoldado al 999 después de que mató a sus vecinos

·2  min de lectura

Los miembros del jurado escucharon una grabación escalofriante de un exsoldado que le dice a un operador del 999: “Di vueltas con un cuchillo, los apuñalé a ambos”, después de matar a sus vecinos.

El excomando Collin Reeves está siendo juzgado en el Tribunal de la Corona de Bristol, Inglaterra, donde niega el asesinato de Jennifer Chapple, de 33 años, y su esposo, un maestro de 36 años, Stephen, el 21 de noviembre del año pasado.

Reeves afirma que sufría una anomalía en la función mental en el momento de los asesinatos y admitió el homicidio involuntario por motivos de responsabilidad disminuida.

Al jurado se le reprodujo un clip de la llamada al número de emergencia 999 del acusado hecha minutos después de que él fue a la casa de la pareja casada y los atacó con una daga ceremonial que le dieron cuando dejó el ejército.

El operador en un momento confundió a Reeves, de 35 años, con la parte lesionada y le preguntó si estaba herido antes de que él le dijera: “Di vueltas con un cuchillo, los apuñalé a los dos”.

Cuando se le preguntó si la pareja estaba consciente cuando se fue, respondió: “No, creo que estaban un poco a la deriva”.

“Él estaba tirado en el suelo, ella estaba tumbada en el sofá”.

También se reprodujeron imágenes a los miembros del jurado de Reeves trepando una valla y entrando en la casa de sus vecinos momentos antes de matarlos.

Cuando los oficiales llegaron a la escena, los hijos de la pareja todavía dormían en el piso de arriba de la casa en Dragon Rise, Norton Fitzwarren, cerca de Taunton en Somerset.

Reeves había estado involucrado en una disputa de mucho tiempo con la pareja sobre el estacionamiento designado en el desarrollo de viviendas de reciente construcción.

Solo 10 días antes de los asesinatos, Reeves presuntamente maltrató verbalmente a Jennifer Chapple fuera de la casa de ella, luego de un intercambio anterior entre la víctima y la esposa de Reeves, Kayley Reeves.

Su madre, Lynn Reeves, dijo en una entrevista policial filmada que se mostró antes al jurado que su hijo es un “libro cerrado” que “nunca comparte sus emociones”.

Sirvió en el Ejército entre 2002 y 2017, incluso en Afganistán, pero nunca habló sobre lo que vio allí, aseguró.

Se afirmó que Reeves parecía haber estado batallando con su salud mental desde que regresó de Afganistán.

Lynn Reeves lloró cuando asistió al tribunal en persona para dar testimonio en vivo el viernes, donde detalló cómo encontró a Reeves “blanco como un fantasma” la noche en que mató a sus vecinos.

Ella dijo que una Kayley Reeves “histérica” la había llamado diciendo “están muertos”.

“Estaba blanco como un fantasma, solo estaba blanco y no se parecía a Collin. Solo estaba de pie, solo miró a través de nosotros como si no estuviéramos allí y dijo: ‘Tenía que proteger a mi familia’”, declaró.

El juicio sigue en marcha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.