En apoyo a Trump, Bolsonaro instó a sus seguidores a alejarse de Twitter y Facebook

LA NACION
·2  min de lectura

RÍO DE JANEIRO.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, instó a sus seguidores a alejarse de Twitter y Facebook después de que las populares redes sociales desterraron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de sus plataformas.

El presidente de extrema derecha invitó el martes a sus 6,6 millones de seguidores de Twitter a suscribirse a su canal en la aplicación de mensajería Telegram Messenger, un competidor de WhatsApp de Facebook.

Coronavirus. Tercera ola implacable: el país donde el coronavirus se propaga con mayor rapidez

Bolsonaro, fiel admirador del presidente Trump, incluso ahora que tiene en puerta un segundo juicio político, ha tenido un gran éxito al aprovechar las redes sociales para mantener un fuerte vínculo con sus seguidores, y para mandar polémicos mensajes sobre tratamientos para el coronavirus o contra las medidas sanitarias, como el uso del barbijo y el confinamiento.

Sin embargo, su ánimo de alejarse de esos medios presenta un cambio significativo que se hace eco de un cambio que está ocurriendo en Estados Unidos, donde miles de usuarios de extrema derecha están siendo eliminados de los sitios y reagrupados en redes menos conocidas como Telegram y Parler.

El sábado, en una publicación en Instagram, Bolsonaro invitó a las personas a unirse a Parler solo unas horas antes de que fuera retirada de las tiendas de aplicaciones y el sitio de Amazon cerrara sus servicios web. La aplicación solo se había descargado alrededor de medio millón de veces en Brasil hasta el lunes, según la firma de inteligencia de aplicaciones móviles Sensor Tower.

Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, más tarde cambió su foto de perfil de Twitter a una imagen de Trump y afirmó que Parler era una "víctima del cartel de Big Tech".

¿Sueño presidencial? El futuro de Ivanka Trump abre especulaciones

Jair Bolsonaro denunciaba al llegar al poder el alineamiento "ideológico" de la diplomacia brasileña y buscó acercarse a países que encarnaban la ola ultraconservadora que se expandía por el mundo. Dos años después, la ola se revirtió en muchos países y la derrota de Donald Trump en Estados Unidos amenaza con dejar a Brasil aislado en la escena internacional.

El líder brasileño, entre tanto, no ha dado señales de cambiar el rumbo.

El llamado "Trump tropical" fue el último mandatario del G20 en reconocer la victoria del demócrata Joe Biden y respaldó la tesis de que hubo "fraude" en las elecciones norteamericanas, negándose a condenar el ataque contra el Capitolio del 6 de enero, azuzado por el presidente republicano.

Agencia AFP