Estos son los apodos más populares de los narcos mexicanos y su significado

Estos son los apodos más populares de los narcos mexicanos y su significado

Algunos imponen miedo y algunos otros han arrebatado algunas carcajadas a la población en general. Se trata de los apodos o motes que los narcotraficantes e, inclusive, las autoridades les han puesto a los personajes del mundo del hampa.

Desde “La Barbie” hasta “El Winnie Pooh”, te compartimos algunos de los sobrenombres más emblemáticos de los capos mexicanos:

Ismael “El Mayo” Zambada: Contrario a lo que mucha gente piensa, el mote de “El Mayo” Zambada se debe a que el segundo nombre del capo sinaloense es “Mario”; y no tiene ninguna relación con el mes del año. Tampoco cumple años en esa fecha, según fuentes oficiales; su fecha de nacimiento es el 1 de enero de 1948. En las regiones norteñas del país azteca, a la gente que lleva por nombre “Mario”, les dicen “Mayo”.

Joaquín “El Chapo” Guzmán: En las zonas serranas de México, el apodo de “Chapo” se utiliza para referirse a los niños e, incluso, a las personas de baja estatura. Según los registros judiciales, Joaquín Guzmán mide 1,68 metros de estatura y, pese a que un mexicano promedio mide entre 1,58 y 1,64 metros, “El Chapo” es considerado de talla baja por su complexión robusta.

Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes”: El mote de uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara se debe a su fuerte influencia en el mundo del narcotráfico. En la década de 1980, fue considerado por las autoridades de México como el “Zar de la Droga”, por la cantidad de toneladas de marihuana y cocaína que logro traficar de México a EEUU.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto”: El sobrenombre se debe al diminutivo del nombre “Ernesto” que, en México, es pronunciado como “Neto”. La palabra “Don” es un tratamiento que se utiliza en el país para atribuir respeto a una persona de edad avanzada o de alta jerarquía.

Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”: Es quizás uno de los apodos más emblemáticos del mundo del narcotráfico. Según agentes de seguridad en México y EEUU, este habría sido atribuido al capo debido a su tono de piel claro y sus ojos, algunos dicen que color miel y otros más argumentan que son verdes. La broma surgió cuando uno de sus allegados lo comparó con un muñeco Ken, el novio de la afamada muñeca Barbie; al final, prevaleció el segundo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Manuel Salcido Uzeta, “El Cochiloco”: Para algunos, el significado de este mote lo atribuyen a la complexión física del excapo mexicano, puesto que padecía sobrepeso; otras personas que lo conocieron aseguraban que parecía “cochino” o “puerco”. Lo cierto es que, desde que era pequeño, su madre lo apodó así por ser muy travieso; lo llamaba “un cochinito loco”.

Óscar Guerrero, “El Winnie Pooh”: El apodo de “El Winnie Pooh” se le atribuyó a Óscar Guerrero Silva debido a su tono de piel amarillento y su gran corporalidad.

Santiago Meza López, “El Pozolero”: Pero, quizás, el apodo más temido del mundo del narcotráfico es este. Santiago Meza, quien en los inicios de su vida laboral se desempeñó como albañil, se convirtió en un sanguinario criminal del Cártel de Tijuana que disolvió al menos 300 cuerpos humanos en sosa cáustica y agua.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.