AP EXPLICA: ¿Qué podría vivir Griner en una cárcel rusa?

La estrella de la WNBA Brittney Griner, ganadora de dos medallas olímpicas de oro, es vista en un televisor según esta imagen del Servicio Penitenciario Federal de Rusia, el martes 25 de octubre de 2022. (AP Foto/Alexander Zemlianichenko) (ASSOCIATED PRESS)

LONDRES (AP) — La estrella de la WNBA Brittney Griner comenzó esta semana a cumplir su sentencia de nueve años de cárcel por posesión de drogas en una remota colonia penal rusa que, según defensores de los derechos humanos, es conocida por sus condiciones severas y sus reclusas violentas. La prisión está en una región que alguna vez fue sinónimo del gulag soviético.

Griner fue declarada culpable el 4 de agosto, después de que agentes aduanales dijeron haberle encontrado receptáculos para vapeador que contenían aceite de cannabis en su equipaje en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú. La pívot All-Star del equipo de la WNBA de Mercury de Phoenix y ganadora de dos medallas olímpicas de oro, dijo que le habían recetado cannabis para el dolor y que no tenía intenciones delictivas.

Después de que un tribunal ruso rechazara su apelación el mes pasado, sus abogados afirmaron que la jugadora sería trasladada a la colonia penal IK-2 en la república de Mordovia, una región a 350 kilómetros (210 millas) al sureste de Moscú.

A continuación, un vistazo a la vida en las colonias penales rusas y las posibilidades de que Griner sea liberada en un canje de prisioneros entre Estados Unidos y Rusia.

¿QUÉ ES UNA COLONIA PENAL?

Una “colonia penal” es el término utilizado para describir el tipo de prisión más común en Rusia, donde los reclusos son alojados en galpones y realizan trabajos no especializados a cambio de una paga simbólica.

Durante el régimen de Josef Stalin, los campos de trabajos forzados estaban en lugares remotos de toda la URSS. Algunos de los más conocidos estaban en Mordovia.

“En Rusia, Mordovia es conocida como ‘la tierra de los prisioneros’. Sus colonias descienden directamente de los campos de la era de Stalin y tienen la reputación de ser particularmente estrictos”, observó Zoya Svetova, una periodista rusa y defensora de los derechos humanos que anteriormente trabajó con la Comisión de Monitoreo Público, que vigila el sistema penitenciario respaldado por el Estado.

El sistema del gulag y su predecesor en la era zarista, en el que delincuentes y disidentes eran enviados a regiones remotas de Siberia, sirvió de fuente de mano de obra para desarrollar industrias como la minería y la explotación forestal, así como para construir caminos y vías férreas. Aunque las condiciones varían entre las colonias penales actuales, la ley rusa todavía permite que los reclusos sean puestos a trabajar y la mayoría cose uniformes para la policía y el ejército rusos.

Mordovia alberga más de 15 colonias similares, entre ellas la IK-17, donde el estadounidense Paul Whelan, un marine estadounidense retirado y detenido en 2018, cumple una condena de 16 años. Whelan fue condenado por cargos de espionaje, que tanto él como Washington rechazan.

¿CÓMO ES LA VIDA EN LA COLONIA PENAL IK-2?

La IK-2 es una instalación dedicada sólo para mujeres que son infractoras por primera vez, según el Servicio Penitenciario Federal de Rusia. Sus más de 800 reclusas son alojadas en galpones.

Sin embargo, Svetova ha dicho que en IK-2 alberga principalmente a mujeres condenadas por homicidio y agresión, así como a un número creciente de condenadas por delitos de drogas. En una entrevista, dijo a The Associated Press que ella y sus colegas han recibido múltiples denuncias de mujeres que son agredidas brutalmente por las demás reclusas y por guardias “crueles”, además de que el lugar carece de instalaciones médicas adecuadas.

“Todas las colonias de mujeres son atendidas por un hospital, del cual nos notificaron previamente que carecía de medicamentos básicos”, aseveró.

Nadezhda Tolokonnikova, del grupo musical de protesta Pussy Riot, quien fue encarcelada en otra colonia de mujeres en Mordovia por manifestarse contra el presidente ruso Vladimir Putin en una catedral de Moscú, denunció en una carta abierta en septiembre de 2013 que iba a iniciar una huelga de hambre para atraer la atención hacia las condiciones brutales del lugar.

Afirmó que las reclusas en la colonia IK-14 estaban “colapsando bajo condiciones similares a esclavitud”, pues eran obligadas a trabajar hasta 17 horas al día y que sucumbían al hambre y a las lesiones por congelación.

“Exijo que el campo de Mordovia funcione conforme a la ley. Exijo que seamos tratadas como seres humanos, no como esclavas”, escribió en su carta.

Tolokonnikova fue puesta en libertad en diciembre de ese año gracias a una amnistía del Parlamento ruso.

Ulyana Khmeleva, una empresaria rusa que pasó 11 años en colonias penales de Mordovia bajo cargos de drogas que afirma que fueron inventados, describió las instalaciones como “un infierno emocional” en un ensayo de 2019 publicado en Mediazona, un medio noticioso independiente ruso.

Ella y sus compañeras de prisión fueron obligadas a trabajar durante muchas horas en temperaturas bajo cero, agregó. Denunció que ellas atestiguaron la muerte de varias compañeras de prisión.

¿CUÁLES SON LAS PERSPECTIVAS DE UN INTERCAMBIO?

El secretario de Estado norteamericano Anthony Blinken dijo en julio que Washington había hecho una “propuesta sustancial” a Moscú para conseguir el regreso de Griner a su país.

Aunque Blinken no abundó en detalles, la AP y otras organizaciones noticiosas han informado que el gobierno de Biden ha ofrecido intercambiar a Griner y Whelan por Viktor Bout, un traficante de armas ruso que cumple una pena de 25 años de cárcel en Estados Unidos. Bout fue conocido alguna vez por su apodo del “mercader de la muerte”.

Esta semana, un alto diplomático ruso confirmó que hay conversaciones extraoficiales entre Moscú y Washington.

“Me gustaría esperar que la posibilidad (de intercambiar a Bout) no sólo se mantenga, sino que se fortalezca y que llegue el momento en que alcancemos un acuerdo concreto”, declaró el viernes a los periodistas el viceministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, Sergei Ryabkov.

Ryabkov agregó que, si bien los dos países “todavía no han encontrado un denominador común”, era “innegable” que se discutía un canje.

“Ciertamente, contamos con un resultado positivo”, agregó.

El gobierno de Biden ha clasificado a Griner y Whelan como personas detenidas injustamente. Los analistas han indicado que Moscú podría utilizar a ambos estadounidenses como piezas de negociación en medio del aumento de las tensiones entre Estados Unidos y Rusia por la invasión rusa a Ucrania.