¿Se le antoja un cangrejo moro? La temporada acaba de terminar, pero ¿todavía se pueden encontrar en la Florida?

·9  min de lectura

La temporada anual del cangrejo moro llegó a su fin. Los pescadores se dedican a otras capturas del diario, y los restaurantes les siguen los pasos

¿Cómo fue la temporada para los proveedores y consumidores?

El precio del cangrejo moro aumentó y la oferta bajó, según los dueños de restaurantes y los pescadores comerciales al evaluar los ocho meses de la temporada.

¿Por qué subió el precio del cangrejo este año?

Los pescadores y los científicos dicen que la población de cangrejos moros todavía se está recuperando de varios factores como huracanes y mareas rojas que afectaron su hábitat desde la costa oeste de la Florida hasta los Cayos, comenzando con el huracán Irma en 2017. Eso dio lugar a que los clientes pagaran más esta temporada, ya que los mercados de mariscos compensaron a los pescadores comerciales para que hicieran el costoso viaje para recoger las muelas, mientras que traían menos al muelle.

“La población de cangrejo moro se ha visto gravemente afectada en los últimos años por factores como el huracán Irma en 2017, el huracán Michael en 2018 y las devastadoras mareas rojas de 2018 y 2019 a lo largo de la costa oeste de la Florida”, dijo Bill Kelly, director ejecutivo de la Asociación de Pescadores Comerciales de los Cayos de la Florida.

La temporada se extiende cada año del 15 de octubre al 1 de mayo.

A diferencia de otros codiciados cangrejos, como el cangrejo azul de Maryland, solo se recolectan las muelas del cangrejo moro. El resto del cangrejo se devuelve vivo al agua, según la ley de la Florida. Los muelas hasta cuatro veces en la vida, lo que hace de su pesca una de las más sostenibles.

¿Todavía se pueden conseguir muelas de cangrejo?

Aunque la temporada terminó, es posible que los clientes sigan comprando muelas en algunas pescaderías y restaurantes durante todo el año, aunque antes estén congeladas. Sin embargo, en algunos mercados de mariscos populares, como Golden Rule Seafood Market and Restaurant, en Palmetto Bay, ya se agotaron, dijo el gerente Walter Flores.

Dijo que eso se debe a que la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de la Florida cambió las reglas en 2020 y redujo la temporada dos semanas.

“El Día de las Madres suele ser importante para nosotros. A todo el mundo le gusta comprarle a mamá una gran muela de cangrejo moro”, dijo Flores. “Pero no hay”.

Sin embargo, una vez que comienza la temporada, Flores dijo que Golden Rule se reabastece casi inmediatamente.

“La temporada comienza el 15 de octubre. Los tendremos al día siguiente”, dijo.

¿Por qué bajó el suministro de cangrejo moro?

Según las cifras preliminares, la flota comercial charter en la Florida probablemente terminará trayendo un poco más de dos millones de libras de muelas esta temporada, más o menos a la par con la temporada de 2019, que fue la captura más baja desde que llevan las cifras, dijo Claire Crowley, investigadora de la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de la Florida.

Si bien ha habido algunas temporadas bajas, como en 2015 y 2016, cuando se trajeron alrededor de tres millones de libras, el botín anual promedio ha estado disminuyendo desde la década de 1990, dijo Crowley. De 1990 a 2000, el promedio de capturas estacionales fue de 3.2 millones de libras, seguido de 2.9 millones y 2.4 millones a principios de la década de 2000 y 2010, respectivamente, dijo.

Ernie Piton, III, limpia con una manguera las muelas de cangrejo moro recién cocidas en una mesa en el muelle de la empresa familiar en Cayo Largo e 15 de abril de 2020, mientras su hermano Travis Piton se prepara para clasificarlas.
Ernie Piton, III, limpia con una manguera las muelas de cangrejo moro recién cocidas en una mesa en el muelle de la empresa familiar en Cayo Largo e 15 de abril de 2020, mientras su hermano Travis Piton se prepara para clasificarlas.

Mike Priebel, director general de Keys Fisheries, un restaurante de Maratón y vendedor de pescado que abastece al emblemático Joe’s Stone Crab de South Beach, calificó esta temporada de “en general, bastante tranquila”, con muchos menos pescadores comerciales desembarcando cangrejos que en años anteriores.

Las razones son diferentes, dijo.

“Son como los precios de la gasolina. No hay forma de determinar el motivo”, dice Priebel, y explica que hay varios factores que pueden estar en juego. Entre ellas:

▪ El flujo de agua dulce de los Everglades que afecta los niveles de salinidad del océano, la Bahía de la Florida y el Golfo de México.

▪ Temperaturas del agua superiores al promedio durante toda la temporada.

▪ La falta de huracanes durante la temporada de tormentas del Atlántico de 2021.

“Este año hubo muchos factores extraños que no habíamos visto en el pasado”, dijo Priebel. “Simplemente hubo demasiados factores”.

Los cangrejos moros y los huracanes

Aunque nadie que viva y haga negocios en el sur de la Florida da la bienvenida a un huracán, las tormentas desempeñan un importante papel en el ecosistema, incluida la pesca en la región, sobre todo por su influencia en el empuje de los frentes fríos de final de temporada que ponen en movimiento la vida marina. Al no haber huracanes fuertes a finales del verano y el otoño, el sur de la Florida no recibió un verdadero frente frío hasta finales de noviembre, lo que afectó a la cosecha de cangrejos moros, dijo Priebel.

“Los cangrejos se mueven con el tiempo, y eso no ocurrió hasta noviembre”, dijo. “Eso sí que perjudicó”.

Los cangrejos moros regeneran sus tenazas. Los pescadores de cangrejos solo toman las muelas  y devuelven el resto del cangrejo vivo. Miami Herald File
Los cangrejos moros regeneran sus tenazas. Los pescadores de cangrejos solo toman las muelas y devuelven el resto del cangrejo vivo. Miami Herald File

En temporadas anteriores, Keys Fisheries obtuvo cerca de 200,000 libras de muelas. Este año, Priebel dijo que el botín fue de unas 115,000 libras.

“Algunos años, los pescadores traen una captura diaria de entre 300 y 350 libras. Este año ha sido raro que un pescador traiga una captura diaria. Por lo general, se trataba de entre 200 y 220 libras. Fue muy diferente”.

Lo que la gente pagó por las muelas

Kelly dijo que cuando el conteo final de las tenazas esté en las próximas semanas, la temporada probablemente no se considerará estelar, pero sí positiva.

“Todo lo que esté en torno a la marca de los dos millones de libras sería prometedor”, dijo.

Con menos capturas, esta temporada los pescadores comerciales cobraron más por las muelas, incluso antes que los precios del combustible se dispararan este año.

“El precio por libra es significativamente más alto y sigue subiendo”, dijo Crowley.

Priebel dijo que estaba pagando a los pescadores unos $19 por libra por los medianos, $25 por los grandes, $32 por los incluso más y $37 por los colosales. Eso es casi el doble de lo que recibían los pescadores comerciales en años anteriores.

“El precio de venta al público estaba por las nubes, con un recargo de entre 40% y 50%, sobre todo en las tenazas más grandes”, explica Priebel.

Sin embargo, los costos del combustible compensaron gran parte del dinero que obtuvieron los capitanes comerciales, especialmente hacia el final de la temporada, cuando los precios en las gasolineras se dispararon.

“A los capitanes les cuesta mucho más estar ahí fuera”, dijo Crowley.

Muelas de cangrejo moro rotas,  mostrando la carne de su interior.
Muelas de cangrejo moro rotas, mostrando la carne de su interior.

Nuevas normas sobre los cangrejos

El sector también tiene que hacer frente a las nuevas normas que la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de la Florida puso en marcha en 2020 con el objetivo de reconstruir la biomasa del cangrejo moro en más de un millón de cangrejos en cinco años. Las nuevas normas incluyen el aumento del tamaño mínimo de las muelas en un octavo de pulgada y la reducción de la temporada en dos semanas.

Crowley dijo que probablemente es demasiado pronto para saber si los cambios en las normas han tenido un impacto beneficioso en la población de cangrejos, pero Kelly dijo que “es muy posible que superen el objetivo” al final.

“Normalmente se necesitan unos cinco años para ver ese tipo de tendencia”, dijo Crowley.

El estado también obligará a colocar una anilla de escape de dos y 3/16 pulgadas en cada trampa para los cangrejos más pequeños y otras especies marinas a partir de la temporada 2023-2024.

La pesca del cangrejo moro es una parte esencial de la economía del sur de la Florida, especialmente en los Cayos , donde se captura 45% de la cosecha anual del estado, tanto en el Golfo como en el Atlántico, dijo Kelly.

“El valor de esos cangrejos genera aproximadamente $35 millones al Condado Monroe, pero con la facturación por combustible, mantenimiento de barcos, alimentos, etc., el valor se multiplica por seis, hasta los $210 millones, según los economistas marinos”, dijo Kelly.

Joe’s Stone Crab en Miami Beach

El bisabuelo de Steven Sawitz, Joseph Weiss, abrió Joe’s Stone Crab en 1913. Desde entonces, se ha vuelto mundialmente famoso por ser el lugar en el que se experimenta el ritual de golpear con un mazo las muelas de cangrejo moro.

Sawitz, de 64 años, es ahora el director de operaciones del negocio familiar, una institución del sur de la Florida, en 11 Washington Ave., en South Beach.

El comedor de Joe’s, al que Sawitz llama “la nave nodriza”, cierra desde el 1 de agosto hasta mediados de octubre, pero hay que comprar suficientes muelas para todo el año. Joe’s Take Away, que vende muelas y otros productos como Reubens de langosta, hash browns y ceviche de camarones y langosta, abre el 3 de agosto y cierra el 15 de mayo. Joe’s también tiene locales en Chicago, Las Vegas y Washington DC.

Joe’s Stone Crab.
Joe’s Stone Crab.

Su restaurante es el punto final de gran parte del cangrejo moro que se pesca en el estado, por lo que Sawitz presta mucha atención a todos los aspectos de la industria pesquera comercial para prepararse para lo que viene.

“Cada kilo nos afecta, tanto si tenemos un gran año como si no”, dice Sawitz.

Con el aumento de los precios en los muelles, Sawitz ha tenido que subir los precios de las muelas, que siempre han sido un artículo caro en el menú de cualquier restaurante. El resultado este año en Joe’s:

“He visto que hay algo menos de gente que pide cangrejo porque los precios son mucho más altos”.

Una orden de tenazas jumbo cuesta a una mesa $129.95. Las tenazas grandes, $79.95. Sawitz dijo que no tuvo más remedio que mantenerlo así para cubrir el costo de su operación, que incluye una plantilla de cientos de personas.

“No queríamos subir los precios, pero tuvimos que hacerlo. Era eso o cerrar el negocio. Se va a reflejar en el precio del menú”, dijo. “Todo eso es una razón más para redoblar el servicio todo lo que se pueda. Es algo a lo que no se puede renunciar”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.