¿Qué es la ‘antilambda’ y para qué se usa?

M. J. Arias
·3  min de lectura

Puede sonar a dispositivo electrónico de última generación, pero en realidad se trata de un signo de puntuación auxiliar que ya usaban los griegos para sus escritos y que ha llegado hasta la actualidad. Se sigue usando, aunque poco, y su nombre le suena a chino a una gran parte de los hispanohablantes. A la antilambda o diple se le conoce también como corchete angular, un término mucho más común, deducible y fácil de recordar.

Antilambda, diple o corchete angular, así se llama este signo. (Foto: Getty Images)
Antilambda, diple o corchete angular, así se llama este signo. (Foto: Getty Images)

Según la Ortografía de la Lengua Española de la Real Academia de la Lengua de 2010, la antilambda o diple es “un signo formado por dos líneas que convergen en un ángulo a la derecha (>) o a la izquierda (<)”. El nombre se lo debe al hecho de que su representación gráfica es similar a la de la letra griega lambda (Λ) en su versión en mayúsculas, pero colocada de manera horizontal. Además de estos dos nombres, también recibe el de corchetes angulares. En cuanto a la denominación de diple, esta proviene del latín.

Colocada en los márgenes, griegos y latinos recurrían a ella para señalar en sus manuscritos que a su altura se encontraban pasajes o información importante. Después, comenzó a aparecer en los textos medievales como recurso gráfico para indicar que lo que se escribía a continuación era una cita literal de la Biblia.

“La introducción del signo inverso (<), junto con la posterior duplicación de cada uno de ellos en los textos impresos, constituye el primer paso hacia el establecimiento de las actuales comillas (« »). Así, cuando se abandonó su uso marginal y comenzaron a insertarse en la línea de texto para delimitar claramente las citas, ya se trataba de un signo doble de carácter estrictamente ortográfico”, señala el texto académico.

Su uso puede ser simple o doble. En el primero de los casos no puede, dice la Ortografía de la RAE, considerarse como un signo auxiliar de carácter ortográfico y suele usarse en materias concretas como puede ser las matemáticas –para indicar mayor que y menor que– y la lingüística histórica -para señalar que un palabra es el origen de otra–.

En el caso de usarlas en su forma doble (apertura y cierre), entonces sí encierran palabras. En estos casos se usa “en ediciones críticas de textos antiguos para encerrar los desarrollos de fragmentos omitidos en las abreviaturas, así momo aquellas palabras que no figuran en el original, pero son restituidas por el editor” y, además, son parte de lenguajes informáticos como el HTML.

Por otro lado, en una entrada del Diccionario Panhispánico de dudas de la RAE sobre el uso de las comillas, se explica que las angulares (que gráficamente son como dos corchetes seguidos) también son llamadas latinas o españolas y que “en los textos impresos, se recomienda utilizar en primera instancia las comillas angulares, reservando los otros tipos para cuando deban entrecomillarse partes de un texto ya entrecomillado”. Sobre su uso, da los siguientes:

  • - La reproducción de citas textuales.

  • - En narraciones literarias, para marcar la reproducción del pensamiento de un personaje.

  • - Palabra o expresión es impropias, vulgar, de otra lengua o usadas con ironía o sentido especial.

  • - Para citar títulos, salvo si se trata de un libro, que va en cursiva.

EN VÍDEO | Este padre se hace viral sin saberlo por bailar mientras su hija grababa la tarea para su profesora