Anna Laura Rodríguez: el sueño de Tamaulipas de tener su primera astronauta

·Periodista
·4  min de lectura

A finales de 2021 los vecinos Tamaulipas ayudaron –con rifas y venta de gomitas de chili– a esta joven mexicana a ir a un programa de la NASA para futuros astronautas. Ahora, ella regresa de Polonia tras estar en un simulador espacial y se prepara para terminar su formación como ingeniera mecatrónica

El sueño de Anna Laura Rodríguez se convirtió en el anhelo de todo Tamaulipas. Sus vecinos hicieron suyo el reto que tuvo esta joven de 21 años para conseguir 3.500 dólares, con la idea de participar durante una semana en el Programa Internacional Aéreo y Espacial de la NASA, en Estados Unidos (EEUU). “Cuando me llegó el correo donde me decían que había sido admitida, me emocioné. Pero claramente no tenía ese dinero. Apenas guardaba 100 pesos”, cuenta a Yahoo Finanzas.

Decidida a lograr su objetivo, Anna Laura invirtió su capital en comprar gomitas con chili –“estaban en tendencia”, dice– y salió a venderlas en la plaza pública de Ciudad Victoria. Los vecinos la vieron, le compraron golosinas y postearon sus historias en redes sociales hasta hacerla famosa en la localidad: “Cuando se comenzó a hacer viral, cuando subieron mi foto en la plaza, muchas otras personas me comenzaron a ayudar”, recuerda.

Hasta siete rifas diferentes logró hacer con productos que le fueron donando pequeños comerciantes de la localidad. “Todo se lo agradezco a la sociedad de Ciudad Victoria. Mis amigos fueron los primeros en comprarme. Me cambiaron la vida”. Tanto fue así, que Anna Luisa no solo fue esa semana a la NASA a finales de 2021, sino que justo ahora está regresando a Tamaulipas tras participar en Polonia en otro programa de formación para futuros astronautas.

Simular el futuro

De papá veterinario y mamá costurera, en su casa no había ni rastro de ingeniería. Anna Luisa, sin embargo, se aficionó desde joven por los agujeros negros y otros misterios del espacio. Un viaje que hizo a Alemania, donde trabajó con niñera, le permitió descubrir el poder de la tecnología para facilitarle la vida a las personas: “Vi que todo era automatizado”.

Hoy estudia el último cuatrimestre de Ingeniería Mecatrónica en la Universidad Politécnica de Victoria. Quiere seguir los pasos de Katya Echazarreta, que con solo 26 años de edad se transformó a inicios de junio en la primera mujer mexicana en abordar una cápsula para llegar al espacio. “Estamos viviendo una era importante. Ya no va a ser tan raro, tan extraño, que se pueda viajar al espacio”.

La mexicana Anna Luisa Rodríguez (Tamaulipas) quiere seguir los pasos de Katya Echazarreta, para convertirse en astronauta y desarrollar tecnología que mejore la calidad de vida (Foto: Reuters/Joe Skipper).
La mexicana Anna Luisa Rodríguez (Tamaulipas) quiere seguir los pasos de Katya Echazarreta, para convertirse en astronauta y desarrollar tecnología que mejore la calidad de vida (Foto: Reuters/Joe Skipper).

En el programa que cursó a finales de 2021 en Alabama (EEUU) se enfrentó al reto de construir –junto a otros 60 jóvenes– una estructura de un material flexible, sin tuercas ni engranajes, que pudiese resistir las condiciones atípicas de una estación espacial. Y aunque su equipo no ganó, recuerda con orgullo que era uno de los mejores proyectos. “Una de las cosas que aprendí de NASA, fue que todo cuenta, hasta los más mínimos detalles. Y a nosotros nos falló la exposición”.

También en esa oportunidad se sumergió a más de 50 metros de profundidad en una piscina, para simular las difíciles condiciones de movilidad y respiración que hay en el espacio. Además, debió seguir órdenes que le apuntaban por una radio a distancia y construir un modelo que le indicaron con tubos de PVC.

Esta vez en Polonia recibió un entrenamiento básico en Lunares Space, un centro de investigación análoga para la simulación de misiones espaciales. “Allí se prueban todos los prototipos, para ver si funcionan ante un determinado escenario. Estas encerrado, sin ver la luz del sol en dos semanas. Te limitan las comunicaciones. Te dejan con lo mínimo que trabajarías en una misión. Todo simula una nave espacial”.

Cuando las oportunidades llegan

Los papás de Anna Luisa nunca se imaginaron que su hija iba a ser ingeniero. Durante mucho tiempo ella misma creyó que terminaría cursando Administración de Empresas. “Nunca les pasó por la cabeza, pero siempre me han apoyado”. Ahora su próxima meta es graduarse en la universidad y, confiesa, no tiene muy claro cuál será su siguiente reto: “Las oportunidades me llegan y las tomo. Casi nunca tengo decidido el siguiente paso”.

La joven mexicana reconoce que llegar a ser astronauta no es un camino sencillo. En la NASA, por ejemplo, le piden hablar inglés y ruso, así como un doctorado en una rama de la ciencia. “Me gustaría ser una gran investigadora, me veo trabajando en alguna agencia, desarrollando una tecnología que mejore la calidad de vida”, confiesa. Quien quita que, de tantos proyectos que dice tener en mente, alguno sea para los vecinos de Tamaulipas, los primeros que creyeron en ella.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Katya Echazarreta se convierte en la primera mexicana en ir al espacio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.