Angela Merkel deja el poder tras 16 años: ¿qué le espera en su nueva vida?

·3  min de lectura
Angela Merkel es canciller de Alemania desde 2005
DPA

BERLÍN.- Se lo perderá por menos de dos semanas: lo más probable es que Angela Merkel no se convierta en la canciller alemana con más años de servicio desde Otto von Bismarck, el líder fundador de la nación.

Cuando Helmut Kohl finalmente entregó las llaves de la cancillería en 1998, había pasado 5870 días en el cargo principal; si Olaf Scholz presta juramento -como está previsto- a principios de diciembre, Merkel dejará el cargo a pocos días de su récord, y será la segunda canciller con más años de servicio en la historia de la posguerra.

Aún así, 16 años es mucho tiempo y después de pasar casi una cuarta parte de su vida en el cargo más alto, muchos se preguntan qué podría hacer Merkel después.

TOPSHOT - German Chancellor Angela Merkel (L) receives a bouquet of flowers from German Finance Minister, Vice-Chancellor and the Social Democrats (SPD) candidate for Chancellor Olaf Scholz prior to the cabinet meeting at the Chancellery in Berlin, Germany, on November 24, 2021. - Merkel was given flowers as this was probably her last cabinet session as German Chancellor as negotiations are going on to form a new government after elections were held in September. (Photo by Markus Schreiber / POOL / AFP)
MARKUS SCHREIBER


TOPSHOT - German Chancellor Angela Merkel (L) receives a bouquet of flowers from German Finance Minister, Vice-Chancellor and the Social Democrats (SPD) candidate for Chancellor Olaf Scholz prior to the cabinet meeting at the Chancellery in Berlin, Germany, on November 24, 2021. - Merkel was given flowers as this was probably her last cabinet session as German Chancellor as negotiations are going on to form a new government after elections were held in September. (Photo by Markus Schreiber / POOL / AFP) (MARKUS SCHREIBER/)

Su partida ya se veía venir: anunció que no se postularía para la reelección hace tres años. Desde entonces, los rumores han ido en aumento. Algunos la vieron aceptando un puesto de profesora invitada en una universidad estadounidense, mientras que otros esperaban que asumiera un papel de alto nivel en la Unión Europea u otra institución internacional.

Lo que estaba claro desde el principio es que ella quería dejar el cargo en sus propios términos, en su propio tiempo. “Quiero en algún momento encontrar el momento adecuado para dejar la política”, le dijo a Herlinde Koelbl, una fotógrafa alemana, en 1998. “No quiero ser un desastre medio muerto”.

Hace dos años, cuando experimentó ataques de temblor incontrolado, parecía que no llegaría al final de su mandato. Sin embargo, si Merkel no ha alcanzado a Bismarck en cuanto a longevidad en el cargo, compartió con él el apodo de “canciller de hierro” y salió adelante.

Angela Merkel volvió a manifestar su preocupación por el avance del Covid
Markus Schreiber


Angela Merkel volvió a manifestar su preocupación por el avance del Covid (Markus Schreiber/)

A los 67 años, Merkel todavía es lo suficientemente joven para asumir otros desafíos, pero se ha caracterizado por ser muy reservada sobre sus planes de retiro. Cuando se la presionó, descartó la idea de que incluso haya tenido tiempo para pensar en ello, insistiendo en que solo cuando estuviera fuera de la oficina podría comenzar a concentrarse en su próximo paso.

“Creo que todos los días del gobierno deben tomarse con la misma seriedad y siempre deben considerarse con el mismo ojo alerta”, dijo. “Creo en gobernar en medio de la vida y con la mayor sensatez posible, y hacerlo hasta el último día de mi responsabilidad”.

El día después

Con ese último día cada vez más cerca, ha comenzado a hablar con más libertad sobre la necesidad que siente de hacer una pausa para descansar y contemplar lo que realmente le interesa. En una entrevista concedida este verano después de recibir un doctorado honoris causa (su 18o) de la Universidad Johns Hopkins, la canciller dio la primera idea real de cómo imagina su futuro.

Una reunión entre Putin y Merkel en enero de 2006, en Moscú
Jan Bauer


Una reunión entre Putin y Merkel en enero de 2006, en Moscú (Jan Bauer/)

“Intentaré leer algo, luego mis ojos se cerrarán porque estoy cansada, luego dormiré un poco y después veremos”, dijo.

Pero cuando el Parlamento aprobó un equipo de nueve empleados a tiempo completo para su cargo como excanciller, muchos se apresuraron a señalar que era un número formidable para alguien con planes de tirarse en el sillón a leer libros.

“Me gustaría en esta próxima etapa de la vida considerar con mucho cuidado lo que quiero hacer”, dijo en septiembre.

“¿Quiero escribir? ¿Quiero hablar? ¿Quiero pasear? ¿Quiero estar en casa? ¿Quiero viajar por el mundo?”, expresó. “Por eso, he decidido que al principio no haré nada, y veré qué pasa. Creo que es realmente fascinante“.

Por Katrin Bennhold y Melissa Eddy

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.