El Amazonas se lanza a una espiral de muerte tras un aumento de la deforestación en 2020: organización

Jake Spring
·2  min de lectura
Foto de archivo. Maquinaria pesada durante los trabajos de reparación de un ducto dañado en El Reventador

Por Jake Spring

BRASILIA, 27 ene (Reuters) - Un área del tamaño de Israel fue deforestada en el bioma del Amazonas el año pasado cuando la destrucción aumentó un 21% en la región que abarca nueve países y alberga la selva tropical más grande del mundo, según la organización Amazon Conservation.

A ese ritmo acelerado, la selva amazónica alcanzará un punto de inflexión en 10 a 20 años, después de lo cual entrará en una espiral de muerte sostenida a medida que se seca y se convierte en una sabana, dijo Carlos Nobre, científico de sistemas terrestres de la Universidad de Sao Paulo.

Alrededor del 17%-18% del bioma ya ha sido destruido, y con un 1% más despejado cada tres años, el punto de inflexión del 20%-25% de destrucción se acerca rápidamente, dijo Nobre, quien no está afiliado a la organización Amazon Conservation.

"Es obligatorio llegar a la deforestación cero en toda la Amazonía en menos de cinco años", afirmó Nobre.

El primer vistazo de Amazon Conservation a la deforestación en todo el año 2020 muestra que aproximadamente 21.000 kilómetros cuadrados (8.108 millas cuadradas) de bosque antiguo fueron talados o quemados, una superficie aproximadamente del tamaño de Nueva Jersey, dijo el grupo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos en su análisis de datos satelitales.

"Estos números son simplemente alucinantes", dijo Matt Finer, quien dirige el proyecto de monitoreo del Amazonas de la organización.

El bioma del Amazonas está abrumadoramente dominado por la selva tropical, pero incluye otros ecosistemas que comparten un conjunto similar de plantas y animales. Muchas partes del Amazonas experimentaron un clima más seco el año pasado y, por lo tanto, fueron más susceptibles a los incendios.

Bolivia representó el mayor aumento en la destrucción en comparación con 2019, ya que enormes incendios arrasaron el Bosque Seco Chiquitano, dijo Finer. Muchos bolivianos utilizan tácticas de tala y quema para despejar la tierra para el ganado o la soja, y los incendios pueden salirse de control y escapar al bosque en condiciones secas.

Bolivia anunció un estado de emergencia en octubre, diciendo que 600 familias habían sido afectadas por los incendios.

Después de Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador experimentaron aumentos menores en la deforestación.

Brasil registró la mayor deforestación, representando el 61% de los puntos críticos en la Amazonía en general, aunque la destrucción de los bosques en 2020 fue similar a la de 2019, dijo Finer.

"Creo que 2019 se considera un año realmente malo para la Amazonía brasileña. El 2020 recibió menos prensa y atención, pero fue igual de malo, si no peor", dijo.

(Por Jake Spring; Editado en español por Juana Casas)