El alza de los combustibles obliga a los esrilanqueses a quedarse en casa

·3  min de lectura

Colombo, 24 may (EFE).- El alza histórica de los precios del combustible en Sri Lanka, con una nueva subida de casi el 25 % este martes y en un contexto de escasez por la grave crisis económica que atraviesa el país, está obligando a los ciudadanos de la nación isleña a limitar los viajes incluso por motivos médicos.

Las autoridades anunciaron hoy una subida del precio de la gasolina, de 338 a 420 rupias esrilanquesas (de 0,93 a 1,16 dólares), mientras que el diesel aumentó casi un 40 % hasta las 400 rupias (1,11 dólares).

SUBIDA DE LOS COMBUSTIBLES

"La revisión de los precios incluye todos los costes de importación, descarga y distribución a las estaciones, así como los impuestos", dijo en una rueda de prensa el ministro de Energía, Kanchana Wijesekara, quien añadió que las autoridades impulsarán el teletrabajo para reducir el uso de combustible.

También se ha impuesto a partir de hoy un límite a la cantidad de combustible que cada vehículo puede repostar.

La asociación de conductores de los populares vehículos de tres ruedas conocidos como "rickshaw" anunciaron un alza de los precios para los pasajeros en respuesta a la subida de precios de la gasolina, mientras que el presidente de la Asociación de Propietarios de Autobuses Privados, Gemunu Wijeratne, prometió un aumento de al menos un 25 % por billete.

EVITAR LOS DESPLAZAMIENTOS

Entre el encarecimiento de los combustibles y su escasez, provocada por la falta de divisas para su importación y que ha obligado a los esrilanqueses a hacer colas en las gasolineras, muchos ciudadanos se han visto obligados a limitar los desplazamientos.

"Cómo vamos a trabajar a partir de ahora", dijo a Efe un empresario de 34 años de edad, Piyara W., y residente en el distrito sureño de Ratnapura.

"Lo que ganamos no da para cubrir los gastos de transporte, ya no vamos a ningún sitio porque es mejor quedarse en casa", lamentó.

Malkanthi Kumari, residente en el distrito suroriental de Monaragala, explicó a Efe que ha dejado de viajar a Colombo para ver a su doctor.

"Ya no puedo viajar una vez al mes a Colombo, en un viaje conseguí tres meses de medicinas y esa es la única solución que tengo ahora mismo", dijo.

Sri Lanka sufre una escasez de combustibles desde hace meses, y la semana pasada el nuevo primer ministro, Ranil Wickremesinghe, pidió al público que limitasen los desplazamientos y a los funcionarios que no acudiesen a trabajar debido a la falta total de gasolina durante dos días.

El país asiático recibió ayer 40.000 toneladas métricas de petróleo de la vecina India, de la que también ha obtenido un nuevo préstamo de 500 millones de dólares por medio del Banco de Exportaciones e Importaciones de la India (EXIM).

La crisis energética, que también ha provocado cortes de electricidad de hasta 13 horas diarias, ha desatado protestas entre los esrilanqueses y obligado a las autoridades a desplegar a las fuerzas de seguridad en las gasolineras.

GRAVE CRISIS ECONÓMICA

Sri Lanka vive la peor crisis económica desde su independencia del Imperio británico en 1948 y, desde hace meses, sufre escasez de medicamentos, alimentos y combustible, una situación que se ha agravado por la falta de divisas internacionales para importar.

La inflación en Sri Lanka registró en abril pasado el récord del 30 %, según los últimos datos oficiales del Banco Central de la isla.

Las autoridades tratan de negociar con el Fondo Monetario Internacional un posible rescate financiero tras suspender temporalmente en abril el pago de su deuda exterior.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.