Dos alumnos fallecen en choque en Fort Lauderdale. ¿Cuánta culpa tiene Tesla?

·3  min de lectura

Tesla tiene un 1% de culpa en el choque a alta velocidad en Fort Lauderdale en que murieron dos jóvenes de 18 años que cursaban el último año de preparatoria, después que un concesionario de la empresa desactivara el dispositivo de limitación de velocidad del auto sin preguntar a los padres, determinó un jurado de la Florida.

El veredicto de esta semana en el tribunal federal de Fort Lauderdale atribuye el 90% de la culpa a Barrett Riley, el adolescente fallecido que conducía a más de 100 mph en una zona de 30 mph, y el 9% al padre de Riley, James Riley, que presentó la demanda contra la compañía de autos eléctricos, indica el fallo del tribunal. También determinó que la madre, Jenny Riley, no era culpable de la muerte de su hijo.

Los jurados también concedieron una indemnización de $6 millones a la madre del adolescente y de $4.5 millones al padre por el dolor y el sufrimiento que padecieron, de los cuales Tesla solo tendría que pagar 1%, equivalente a $105,000.

Es el primer caso conocido de un accidente de Tesla que llega a juicio, dijo Michael Brooks, director ejecutivo en funciones del Center for Auto Safety, a The Associated Press.

La demanda dice que el Tesla Modelo S de 2014 nunca debió ir tan rápido ni causar un incendio que mató a los dos estudiantes de la Preparatoria Pine Crest de Fort Lauderdale 16 días antes de su graduación en mayo de 2018. James Riley, el padre del conductor, alegó en la demanda que era “totalmente posible sobrevivir” al choque y que fue el incendio causado por las baterías defectuosas de iones de litio lo que mató a los adolescentes, pero el tribunal de Fort Lauderdale desestimó esa demanda, dejando la reclamación por negligencia contra Tesla, informó el Sun Sentinel.

Barrett Riley (izquierda) y Edgar Monserratt (derecha).
Barrett Riley (izquierda) y Edgar Monserratt (derecha).

Tesla negó la negligencia y argumentó que fueron los padres del adolescente los que fueron negligentes al permitir que su hijo condujera “cuando eran conscientes de su historial de exceso de velocidad y conducción temeraria”, informó The Associated Press citando las instrucciones del juez al jurado.

Un informe de 2019 de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) determinó que la causa probable del accidente y del incendio posterior al choque fue la “pérdida de control del conductor como resultado de una velocidad excesiva”. También señaló que el incendio posterior al choque originado en la batería de iones de litio dañada por el choque contribuyó a la gravedad de las lesiones.

Después que Barrett Riley recibió una multa por conducir el Tesla a 112 mph en una zona de 50 mph en marzo de 2018, James Riley ordenó la instalación de un dispositivo de limitación de velocidad, restringiendo la velocidad del vehículo a no más de 85 mph. Pero la investigación de la NTSB reveló que su hijo pidió después a los empleados de un concesionario de Tesla en Dania Beach que retiraran el control de velocidad.

Dos meses después de recibir la multa y tras la retirada del limitador de velocidad velocidad, Riley alcanzó velocidades superiores a 100 mph con su compañero Edgar Monserratt Martínez en el asiento del pasajero y otro adolescente en el asiento trasero, según los investigadores. Atravesó la cuadra 1300 de Seabreeze Boulevard de Fort Lauderdale, una zona de 30 mph que se aproxima a una curva con una velocidad aconsejada de 25 mph.

Las autoridades dijeron que Riley perdió el control del Tesla, que golpeó dos veces el muro en el frente de una casa, estalló en llamas y se estrelló contra un poste de luz al otro lado de la calle. Iba a 116 mph tres segundos antes del impacto. Riley y Monserratt murieron y el pasajero del asiento trasero fue hospitalizado.

Jay Weaver, redactor del Miami Herald, contribuyó a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.