Almada presentía que el arbitraje podía perjudicarlos ante Pumas

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 4 (EL UNIVERSAL).- El Santos de Torreón tenía el presentimiento de que el árbitro Jorge Isaac Rojas iba a ser protagonista durante el partido frente a los Pumas de la UNAM. No sabía cuándo o por qué, pero su presentimiento se cumplió.

El silbante pitó pena máxima a favor de los auriazules, una mano dudosa de Jesús Isijara, sin intención y posterior a un centro. Después de consultar con el VAR, fue entonces que lo señaló. Juan Ignacio Dinenno aprovechó y marcó el único tanto del encuentro.

"Nos vamos con sabor amargo que nos deja el partido. El mérito de los jugadores no estuvo en el marcador. No concretamos las situaciones, de ahí el pecado. Nos cobran un penalti que era sabido que iba a pasar, ya nos tocará uno a favor", comentó Guillermo Almada, entrenador lagunero en videoconferencia.

"Los principales responsables somos nosotros, porque erramos las situaciones y por atajadas de Alfredo Talavera. Cualquier jugada dudosa en nuestra área, nos la iban a marcar… No quiero decir más porque no quiero decir algo que me vaya a arrepentir, aguantar la calentura".

A pesar de la derrota, Almada se fue satisfecho por lo que mostró su equipo y, espera revertir la situación el domingo, cuando reciba al Necaxa, con gente en las tribunas del estadio Corona. "Una buena noticia de que haya público y para tener buenas actuaciones", cerró el entrenador del Santos, ubicado en la sexta posición del Guardianes 2021 (15 puntos).