La alimentación de los mil: santuario de Idlib ofrece a los gatos un refugio de la guerra

Khalil Ashawi
·1  min de lectura

Por Khalil Ashawi

IDLIB, 31 mar (Reuters) - Cuando la guerra de Siria obligó a Alaa al-Jaleel a cerrar su santuario de gatos en Alepo en 2015 y dirigirse al norte, al bastión rebelde de Idlib, se llevó alrededor de 100 animales y lo reabrió allí.

Ahora, sus sucesores en el Santuario de Ernesto cuidan a más de mil felinos y la hora de comer tiende a ser ruidosa y caótica.

"La mayoría de los animales están heridos debido a la guerra y porque sus dueños tuvieron que dejarlos cuando dejaron sus hogares. Les dimos refugio, atención médica y comida", dijo su actual administrador, Mohamad Wattar.

Bautizado con el nombre de uno de los gatos favoritos de las mujeres italianas que ayudaron a crearlo antes de su traslado, el santuario, ampliado y vallado, ocupa 2.000 metros cuadrados de la ciudad, situada cerca de la frontera turca y aún en poder de las fuerzas de la oposición.

(Escrito por John Stonestreet; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)