Alertan sobre el peligro de los rellenos de pene, una tendencia cada vez más popular

Por Katia Monteagudo.– Seguramente has oído hablar de los más alocados procedimientos para alargar el órgano viril masculino, pero resulta que esto ha pasado un poco de moda. Ahora ha comenzado una nueva tendencia.

Se trata de rellenarse el pene para aumentar la circunferencia de su órgano sexual y así levantar la autoestima masculina, aunque esto implique grandes riesgos para su salud. No siempre lo que Dios da, San Pedro, lo bendice.

Por supuesto que no les estoy hablando de ninguna fantasía erótica. Es una realidad cada vez mayor para los hombres del Reino Unido. Allí -según un reporte de la BBCresultan cada vez más populares los procedimientos para rellenar penes.

Experts are warning over potential side effects of penis fillers (Photo: Getty)

Realmente no son quirúrgicos. Son inyecciones de ácido hialurónico en el tejido blando de la piel que conforma el pene, que en clínicas especializadas se realizan en pocas horas y tienen un costo de unos 3,000 euros (casi 3,500 dólares).

El relleno puede durar hasta 18 meses, pero siempre se puede volver por nuevas dosis y hace que aumente en uno o dos centímetros la circunferencia del órgano sexual masculino.

¿Te resulta familiar el procedimiento? Eso se debe a que ese mismo químico, el ácido hialurónico, es el componente de productos como Juvederm y Restylane, muy usados por las mujeres para eliminar las arrugas en ciertas áreas, como los pliegues en las mejillas entre la boca y la nariz.

Aunque hay quien piensa que este es un procedimiento vergonzoso en los hombres, para Addul Hasan, un joven inglés de 27 años, no es así. Le confesó a la BBC que ha recurrido varias veces a este procedimiento. La última vez lo hizo como “un regalo sorpresa especial para su novia”.

Cuenta en un video que la última vez que se hizo un relleno, ella se sorprendió “al 100%”. También el procedimiento lo hace feliz por otra razón, y no precisamente de cama.

No se sentía cómodo con lo que la naturaleza le dio, a pesar de estar dentro de los rangos normales de longitud y circunferencia.  Para levantar su autoestima, acudió a una inyección de 10 ml de ácido hialurónico para su pene. “Lo hice, y mi confianza volvió a crecer. Ya no tengo nada que ocultar. Soy una persona diferente”, confesó, sin dudas sintiéndose por las nubes.

No obstante, Asif Muneer, de la Asociación Británica de Cirujanos Urológicos difiere de los “beneficios” de estos rellenos para pene y no recomienda hacerlos.

“Todos estos procedimientos son principalmente para aumentar la circunferencia flácida, y no tendrán ningún beneficio en la longitud erguida, por lo que funcionalmente no mejorarán las cosas”, asegura en el citado reporte de la BBC.

 

“En todo caso, podría llevar a complicaciones que afectarán su función sexual más adelante”, precisa.

En otras palabras, el relleno no mejora el desempeño sexual del hombre, sino que más bien lo puede poner en peligro.

En Twitter, algunas reacciones apuntaron a la presión que ejerce la industria del porno sobre las mentes más jóvenes:

“La industria del porno es responsable de causar estragos entre las mentes jóvenes e impresionables. Como una industria predominantemente masculina, acumula presión sobre las niñas y mujeres especialmente jóvenes, y ahora obviamente los hombres jóvenes, para que crean lo que ven en Internet de alguna manera refleja la realidad”, escribió el usuario de Twitter @MartinPlumpen.

Muneer también cree que quienes han buscado estos procedimientos han desarrollado problemas de imagen corporal, al ver a celebridades e influyentes promocionar su cirugía estética en línea.

También hay hombres que se han inyectado rellenos ellos mismos con sustancias como vaselina, distintos tipos de aceites y silicona, sin estar verdaderamente conscientes de sus implicaciones.

No pocos han terminado en urgencias por infecciones en sus partes íntimas, y hasta han terminado en el salón de cirugías para que le retiren el tejido muerto, refiere Muneer.

Pero el desaliento hacia estas prácticas no tiene mucho efecto y parece que sigue pesando más el grosor.

Según datos de Moorgate Aesthetics y Androfill, dos de los grupos más grandes de cirugía estética del Reino Unido para la salud sexual masculina, hay un gran aumento de las consultas para rellenos de pene. Ahora realizan unas 700 al mes, cuando hace tres años realizaban unas diez. También han crecido en 20 veces los procedimientos. A más de 130 por mes.

En promedio, un pene erecto de un adulto mide entre 5 y 7 pulgadas (12,70 a 17,78 cm) de largo. En cuanto a la circunferencia, el pene flácido promedio mide 3.6 pulgadas (9 cm) de circunferencia y 4.6 pulgadas erecto, según estudio realizado en 2015 por King’s College London y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

Ahora, tras la nueva inyección que se ha aplicado Abdul su pene ha pasado a medir de 10 cm a unos 11.5 cm de circunferencia.  Él se siente realmente feliz y, sobre todo, mucho más grande. Que el tamaño sí importa para los hombres, no lo duden.