Aldo Peña, hombre trans salvadoreño: "Hay que esforzarse y ser valientes"

·4  min de lectura

San Salvador, 1 sep (EFE).- El salvadoreño Aldo Peña, un hombre transexual, destacó durante una entrevista con Efe el trabajo realizado por un tribunal, que autorizó el cambio de nombre de acuerdo con su identidad de género, y llamó a las personas trans del país centroamericano a "esforzarse, salir adelante y ser valientes".

Peña, de 38 años, se convirtió en el primer hombre trans en obtener el cambio de nombre en El Salvador y la primera persona trans en obtener cambio o adecuación de género, luego que el Juzgado de Familia de San Salvador lo autorizara.

El salvadoreño destacó que la jueza asignada a su caso, cuyo nombre no puede ser revelado por seguridad, "fue muy respetuosa, no le costó nada respetarme".

Señaló que, aunque su proceso tuvo una resolución favorable, es necesaria una ley de identidad de género, porque los procedimientos en los tribunales "pueden llegar a ser indignantes".

En febrero de 2022, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema dispuso que la Constitución prohíbe discriminar por razones de identidad de género y le otorgó al Legislativo un año para elaborar un mecanismo por el cual las personas trans pudieran cambiar su nombre en los documentos de identidad.

Sin embargo, dicho tema no ha sido abordado por los parlamentarios.

En mayo de 2021, la Comisión de la Mujer y la Igualdad de Género del Congreso, dominado por el oficialismo, archivó un proyecto presentado en 2018 de una ley de identidad de género por considerarlo "no acorde a la realidad".

EL PROCESO

Peña, junto a abogados de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad) presentaron en marzo pasado una solicitud de cambio de nombre y adecuación de género.

El salvadoreño explicó que presentó diversa documentación solicitada por la jueza y que le fueron realizadas pruebas antropológica, social, psicológica y psiquiátrica.

El proceso duró cuatro meses, según Peña, y el 27 de julio se llevó a cabo una audiencia en la que la resolución fue favorable.

"Siempre voy a hacer énfasis en que, para evitar pasar por toda esta situación, necesitamos una ley de identidad (...) para que las personas trans puedan hacer el cambio de nombre sin tener que pasar por los peritajes que pueden ser indignantes en muchas ocasiones", comentó.

Peña aseguró que tuvo muy buena relación con los peritos, con las personas encargadas de revisarle los peritajes y "todo marchó bien" e indicó que en la sala de audiencia no tuvo mayor problema, su identidad "fue respetada".

"Ninguna (de las personas involucradas) tuvo problema en tratarme como Aldo. Jamás se dirigieron a mí con otro pronombre que no fuera el de mi expresión", subrayó.

Tras la resolución favorable por parte del juzgado, la Alcaldía de San Salvador tiene que extender a Peña una nueva partida de nacimiento y luego el salvadoreño tiene que tramitar su nuevo Documento Único de Identidad (DUI).

"La necesidad de cambiarme el nombre ha sido toda mi vida. No tenía las armas y aquí (en el país) aunque hubiera tenido dinero no me lo hubieran cambiado (...) porque no es autorizado", apuntó.

Y agregó: "Hoy tuve la oportunidad de hacerlo, lo hago hasta hoy porque antes no pude, no tuve la oportunidad, pero hoy que se me dio la oportunidad (...) yo estaba consciente que podía ser un sí o un no, consciente que podía pasar tragos amargos, como los hemos pasado toda nuestra vida con un sistema y sociedad tan discriminativa, pero gracias a Dios se dieron las cosas".

LOS PRECEDENTES

La activista trans Bianka Rodríguez logró este año obtener su DUI de acuerdo con el nombre con el que ella se identifica, lo que marcó un precedente en el país.

Como la situación de Rodríguez hay al menos otro caso similar, de otra mujer trans que solicitó ante un juzgado el cambio y le fue avalado.

"Creo que esos (casos) son precedentes. Ellas abrieron el camino para que yo pasara, y se los agradezco porque hay que tener mucho valor para esto, te expones ante la gente, ante un juzgado, ante los peritos", dijo Peña.

El salvadoreño apuntó que "los jueces y los tomadores de decisiones llevan sus criterios y sus perjuicios al lugar, en este caso a esas salas de audiencia", pero "en mi caso la jueza que me tocó a mí fue muy respetuosa", reiteró.

"Esto no va a cambiar mientras nosotros nos quedemos de brazos cruzados, estas personas que fomentan el odio hacia nuestra población siempre van a estar y si nosotros lo permitimos esto va a crecer. Tenemos que esforzarnos, salir adelante, ser valientes aunque cueste", añadió.

Peña aseguró que "la violencia y la discriminación" la ha vivido desde niño. Ahora dice: "No me mató antes, no me va a matar ahora".

"Definitivamente, ahora es cuando yo estoy más pleno, en medio de todas las injusticias, en medio de toda la discriminación, vivo pleno y me siento más pleno", concluyó.

Sara Acosta

(c) Agencia EFE