Alcaraz y Ruud, por trofeo de US Open y 1er sitio de ranking

·3  min de lectura
US OPEN (AP)
US OPEN (AP)

Al observar la forma en que Carlos Alcaraz ha jugado en el Abierto de Estados Unidos, ha sido fácil olvidarse de pronto de que tiene apenas 19 años.

Puede hacer un disparo detrás de su espalda desde la línea de fondo —algo ya de por sí asombroso—, para recomponerse segundos después, atacar y realizar un winner con tiro de pase de derecha en un ángulo perfecto.

Es capaz de llegar a un drop shot del rival, correr hacia atrás para recuperar la siguiente pelota elevándola de espaldas a la red, encarrerarse para llegar a la cita con otra dejada y retroceder una vez más para deslizarse, retorciendo el cuerpo y recetar un winner de derecha sobre la línea.

Todo eso durante un mismo punto.

“Nunca doy una bola por perdida. Intento luchar cada punto y cada bola hasta que haya dado doble bote o lo tenga perdido", recalcó el español. “Esos puntos me ayudan para venirme arriba, para sonreír, disfrutar del momento. A veces hay que hacer algo de magia”.

Alcaraz (3er preclasificado) ha hecho jugadas mágicas regularmente para llegar a la final de este domingo en el US Open, frente a Casper Ruud (5to).

El noruego de 23 años se juega mucho en el partido, al igual que Alcaraz. Ésta será la primera final de un torneo del Grand Slam entre dos jugadores que buscan su primer título de un major y el puesto de honor en el ranking de la ATP.

“Desde luego que habrá nervios”, reconoció Ruud. “Y los dos los sentiremos”.

Ruud probó ya un escenario de este tipo en junio, cuando llegó a la final del Abierto de Francia y la perdió frente al también campeón Rafael Nadal, quien ha sido monarca 14 veces ahí.

“Evidentemente me dio una paliza”, recordó Ruud, quien es entrenado por su padre, el extenista profesional Christian. “Después de la final, dije: ‘Si llego a otra, espero que no sea contra Rafa ni en Roland Garros, porque ésa es una misión imposible para cualquier jugador’. Me alegra que no sea contra Rafa en arcilla”.

Es un argumento válido. Pero superar a Alcaraz en el momento actual tampoco luce fácil.

Éste será el debut de Alcaraz en la última jornada de un certamen del Grand Slam. Es el tenista más joven en disputar la final en Flushing Meadows desde que Pete Sampras la ganó en 1990, a los 19 años.

Y es el jugador de menor edad en disputar el duelo por el título de un major desde 2005, cuando Nadal conquistó el Abierto de Francia también a los 19.

A esos dos tenistas no les fue nada mal después. Sampras se retiró con 14 trofeos de Grand Slam. Nadal sigue jugando, con un récord de 22 en la rama masculina.

Alcaraz sería el más joven —otra vez esa palabra— en trepar al primer sitio de la ATP desde 1973, cuando se implementaron los rankings computarizados. Ha dado señales de ser un jugador de elite como adolescente, subiendo por el escalafón, ganando títulos y obteniendo triunfos sobre Nadal y Novak Djokovic —monarca de 21 majors— en duelos consecutivos (nada menos que sobre arcilla).

“Es uno de los mejores del mundo, seguro. Y muy joven. Le pega muy fuerte a la pelota. Jamás jugué con alguien que se moviera tan bien como él, sinceramente”, dijo el estadounidense Frances Tiafoe, quien cayó el viernes en semifinales ante Alcaraz. “Lo he visto llegar a muchas pelotas, pero yo hice algunos drop de volea y el llegó. ¿Cómo pudo extender esos puntos? Increíble".