Cómo pueden ahorrar dinero las personas mayores en medicamentos recetados

Pedro Portal/pportal@elnuevoherald.com

¿Experimentas el shock de la etiqueta de precio cuando vas a surtir tus recetas médicas a la farmacia? Muchos adultos mayores dicen que sí. De hecho, según una encuesta de Gallup del 2021, el 11% de los estadounidenses mayores de 65 años, unas 6 millones de personas, declara que ellos o un ser querido se han saltado medicamentos recetados para ahorrar dinero.

“El alto precio de los medicamentos nos afecta a todos, pero el impacto es desproporcionado en las personas mayores, primero porque los necesitan más, y segundo porque Medicare no cubre todos sus gastos en medicamentos”, afirma Timothy Lash, presidente de West Health, una organización sin fines de lucro centrada en el envejecimiento y la atención médica. “Cuando observas el aumento de los precios de los medicamentos con receta, aunado a la inflación, es como echar gasolina al fuego”. Esto es lo que puedes hacer ahora.

Evalúa tus necesidades de medicación

Según Kaiser Family Foundation, más de la mitad de los adultos mayores de 65 años afirman que toman al menos cuatro medicamentos recetados. Pero algunos podrían no ser necesarios, dice la doctora Dana Simpler, internista en Mercy Medical Center en Baltimore. “A veces, a los pacientes se les receta un medicamento que solo se debe usar por un corto tiempo... y se vuelve a surtir automáticamente”, dice.

Simpler recomienda que el consultorio de tu médico o farmacéutico revise todos tus medicamentos una vez al año para asegurarte de que estás tomando los medicamentos adecuados para tus problemas médicos. Medicare casi siempre cubre los controles anuales de medicamentos.

Además, si un determinado medicamento es demasiado caro, díselo a tu médico. Puedes pedir a tu compañía de seguros una copia del formulario de tu plan de medicamentos (la lista de todos los medicamentos cubiertos por tu compañía de seguros) para comentarlo con tu médico, dice Caitlin Donovan, directora ejecutiva de Patient Advocate Foundation. Esto te ayudará a ti y a tu médico a determinar si existe una opción más económica.

Revisa tu cobertura

Revisa cuidadosamente la cobertura de tus medicamentos durante la inscripción abierta, dice Donovan. (Para la Parte D de Medicare, el beneficio de medicamentos recetados, la inscripción abierta finaliza el 7 de diciembre). Es posible que desees comprobar que un plan incluya:

Tus medicamentos habituales actuales en su formulario (o lista de medicamentos).

Tu farmacia actual en su red. Esto puede significar que tendrás copagos o coseguros más bajos.

Cobertura adicional de medicamentos en el período sin cobertura. Estos planes pueden cobrar una prima más elevada. Pero si tienes gastos de medicamentos recetados elevados, puede merecer la pena.

Considera pagar en efectivo

No utilizar el seguro para las recetas parece contrario a la intuición, pero en algunos casos “a la larga puede ayudarte a ahorrar dinero”, afirma Donovan. Por ejemplo, GoodRx proporciona cupones con los que puedes ahorrar hasta un 80% del precio de lista de los medicamentos genéricos, y algunos de marca, en determinadas farmacias. Es gratuito, pero el programa GoodRx Gold ($9.99 al mes para una persona y $19.99 al mes para una familia) es más amplio y ofrece acceso a más de 1,000 medicamentos por menos de $10 de tu bolsillo por receta.

Muchas cadenas de farmacias y grandes supermercados, como Costco y Walmart, tienen sus propios programas de ahorro en recetas. Por ejemplo, si te unes al Club de Ahorro en Medicamentos Recetados de Walgreens, tendrás a tu disposición cientos de medicamentos genéricos a precios que pueden ser inferiores al copago de tu seguro.

Busca en farmacias en línea

Puedes ahorrar en medicamentos de uso habitual si te los envía una farmacia de venta por correo. Consulta a tu seguro médico o a tu farmacia habitual para ver si eso te supone un mejor precio.

También hay farmacias en línea más recientes, como Mark Cuban Cost Plus Drug Company, que vende más de 700 medicamentos genéricos a precios más bajos que los precios de minoristas. Entre los sitios web con ofertas similares se encuentran Amazon (busca “farmacia”), GeniusRx y Honeybeehealth.

Con ellos, en algunos casos, podrías gastar menos que con un seguro. Por ejemplo, Cost Plus ofrece el medicamento contra el cáncer imatinib (Gleevec) por $39 para un suministro de 30 días, frente al precio de lista de $9,657.30 (Es posible que tu aseguradora cubra una parte o la totalidad, pero antes tendrás que pagar un deducible elevado).

Sin embargo, cuando se trata de farmacias en línea, no todo es tan fácil, dice Gabriel Levitt, presidente y cofundador de PharmacyChecker, que ayuda a las personas a encontrar los precios más bajos en medicamentos recetados. Es posible que algunas no tengan los medicamentos menos comunes, y puede llevar varios días conseguir lo que necesitas, dice. La Administración de Alimentos y Medicamentos te insta a asegurarte de que una farmacia en línea:

Exija recetas válidas de un profesional de salud autorizado.

Esté autorizada por la junta de farmacias de tu estado (visita fda.gov y busca “localizar una farmacia en línea autorizada por el estado”).

Disponga de un farmacéutico con licencia estatal de los Estados Unidos, en caso necesario.

Cuente con el sello Verified Internet Pharmacy Practice Sites (sitios de práctica farmacéutica en internet verificados o VIPPS) de la National Association of Boards Pharmacy (Asociación Nacional de Consejos de Farmacia).

Busca más ayuda si la necesitas

Algunas compañías farmacéuticas ofrecen programas de asistencia al paciente basados en los ingresos y las necesidades de salud, dice el farmacéutico Chad Worz, CEO de la Sociedad Americana de Farmacéuticos Consultores. Puedes solicitar directamente al fabricante (consulta su sitio web) una tarjeta de descuento o medicamentos gratuitos o con descuento. Estos son otros recursos:

Programa de Ayuda Adicional de Medicare. Proporciona información sobre el programa de asistencia del Seguro Social y el proceso de solicitud para el subsidio de la Parte D de Medicare.

Programa estatal de asistencia farmacéutica. Para saber qué hay disponible a nivel local, visita medicare.gov y busca “SPAP”.

Herramienta de asistencia médica. Conecta a las personas con programas de asistencia a pacientes.

¿Deberías comprar medicamentos de Canadá?

Canadá es conocido por los bajos precios de los medicamentos recetados. Muchos medicamentos de marca son entre un 28% y un 46% más baratos allí. “Los estadounidenses llevan comprando medicamentos de Canadá desde que existen diferencias de precios”, afirma Levitt. Aunque la práctica es técnicamente ilegal en la mayoría de los casos, la FDA no suele impedir que las personas obtengan medicamentos de Canadá. Si optas por hacerlo, asegúrate de lo siguiente:

El sitio web de la farmacia tiene una dirección en Canadá, está autorizada en Canadá (visita napra.org y busca “farmacias en línea”) y tiene un farmacéutico autorizado en Canadá disponible para responder preguntas. Algunas farmacias en línea dicen estar en Canadá, pero en realidad están en otro lugar.

La farmacia forma parte del programa de sitios de práctica farmacéutica en internet verificados (consulta en safe.pharmacy), que ayuda a los consumidores a encontrar farmacias seguras.

Nuevas formas de reducir costos

La Ley de Reducción de la Inflación, recientemente aprobada, contiene varias medidas de recorte de gastos. “Es muy importante para las personas mayores, ya que debería reducir significativamente los gastos de bolsillo en medicamentos del beneficiario promedio de Medicare”, afirma Worz.

Qué esperar y cuándo:

El costo de bolsillo de la insulina se limitará a $35 al mes para los beneficiarios de la Parte D de Medicare, y las vacunas para adultos cubiertas por la Parte D de Medicare serán gratuitas. Comienza en enero de 2023.

Se limitarán los gastos de bolsillo en medicamentos para quienes tengan cobertura de recetas médicas de Medicare. En el 2025, el tope será de $2,000 anuales por persona.

Por primera vez, Medicare podrá negociar los precios con las compañías farmacéuticas. Las negociaciones iniciales comenzarán en el 2023, y los precios de 10 medicamentos serán negociables en el 2026. Los precios de más medicamentos serán negociables en años posteriores.