Cómo ahorrar dinero en la compra de alimentos

·11  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Karin Hasch Gee del condado de Tulare, California, prueba un montón de tácticas para ahorrar dinero cuando va de compras en estos días. Evita los alimentos procesados caros. Compra cortes de carne más baratos. Cambió las marcas caras por las marcas de la tienda y come fruta como postre, no pastel. Ella y su esposo incluso reutilizan los residuos de café y los cubren con café molido fresco antes de prepararlo, con una pizca de sal para enmascarar el amargor.

Algunos pasos, como la búsqueda de artículos rebajados semanales, son prácticas que los Gee abandonaron durante los tiempos de mayor abundancia. Pero “tuvimos que empezar a implementarlos de nuevo”, dice Gee.

Y eso no es de extrañar. Los alimentos que comemos en casa han aumentado de precio un 10.1% entre mayo del 2021 y el 2022, el aumento más alto en más de 40 años, según el informe más reciente del índice de precios al consumidor del Bureau of Labor Statistics. Los precios de los alimentos procesados han aumentado incluso más rápido que el promedio: el tocino, las salchichas y los productos relacionados aumentaron un 15.6%; los alimentos preparados congelados y liofilizados aumentaron un 15%; los precios de la margarina se dispararon un 25%.

Además, podría pasar un tiempo hasta que los precios bajen, o incluso se estabilicen. Incluso con el reciente aumento de la tasa de interés de 0.75 puntos porcentuales de la Reserva Federal, destinado a frenar la inflación, otras fuerzas podrían mantener altos los precios de los alimentos, afirman los expertos.

Burt Flickinger III, director general de Strategic Resource Group, una empresa de consultoría minorista con sede en Nueva York, señala que la guerra entre Rusia y Ucrania no solo ha elevado los precios de la gasolina en los Estados Unidos, lo que afecta el procesamiento y el transporte de alimentos, sino que también amenaza las importaciones rusas de cereales y fertilizantes, lo que podría afectar las cosechas de este año.

“Si los agricultores dejan sus campos en barbecho porque no pueden obtener fertilizantes, eso reducirá la oferta y aumentará mucho más los precios de los alimentos, en especial de los granos, las frutas y las verduras”, dice Flickinger. Como resultado, prevé que los consumidores puedan podrían experimentar aumentos adicionales en los precios de los comestibles, tal vez otro 15%, a principios del otoño.

“Durante al menos el próximo año, la gente tendrá que elaborar estrategias para ahorrar dinero en comestibles”, señala Flickinger.

Encontrar tácticas que funcionen

Utiliza estas tácticas de los expertos y de los seguidores de Consumer Reports en Facebook para ahorrar dólares en tu factura. Algunas no solo te pueden ahorrar dinero, sino que también podrían conducirte a una alimentación más saludable.

1. Busca fuentes alternativas de proteínas. Los precios de los frijoles secos, los chícharos (guisantes) y las lentejas aumentaron un 10.5% el último año, pero eso es menos que los aumentos de dos dígitos observados para la mayoría de las proteínas animales. (Las piezas de pollo frescas y congeladas, por ejemplo, aumentaron un 19.3%).

A pesar de la inflación en sus precios, los frijoles y otras legumbres siguen siendo una buena apuesta nutricional, dice Amy Keating, RD, dietista registrada que supervisa las pruebas de alimentos de Consumer Reports. “Están relacionadas con muchos beneficios para la salud, son económicas y son una excelente fuente alternativa de proteínas”, señala. Consulta las ideas de Consumer Reports para conocer otras opciones sabrosas sin carne.

Agregar más recetas a base de huevo a tu repertorio es otra opción, dice Keating. Aunque los huevos han subido de precio en casi un tercio el año pasado, siguen siendo una proteína relativamente barata y muy versátil.

2. Tiendas de comestibles de bajo costo. Más de una docena de tiendas de comestibles en todo el país recibieron altas calificaciones por competitividad de precios en las calificaciones basadas en encuestas de Consumer Reports para tiendas de comestibles y supermercados. (Flickinger destaca especialmente a los clubes de membresía BJ's y Costco, que, además de mantener altos sus inventarios en un momento en que la mayoría de las tiendas de comestibles luchan por llenar los estantes, mantienen los aumentos de precios en un límite bajo gracias a los grandes descuentos por volumen que reciben de los proveedores). Si puedes ingresar o conoces a alguien con acceso a la Comisaría del Departamento de Defensa (DeCA), aprovéchalo. La comisaría, que atiende al personal militar activo y retirado, limita estrictamente sus márgenes de ganancia. (La elegibilidad para esta tienda de comestibles a nivel nacional se amplió en enero del 2020).

3. Planifica antes de comprar. Haz una lista y respétala. Esto puede reducir tus compras impulsivas y ahorrar tiempo. Un buen lugar para comenzar es leer los anuncios de los supermercados, que generalmente están disponibles en línea. “Si puedes ahorrarte $30 con perder 15 minutos mirando anuncios de supermercado, ¿vale la pena?” pregunta Annette Economides de Scottsdale, Arizona, quien junto con su esposo, Steve, administra el sitio web MoneySmartFamily. “Sin duda, lo vale”.

4. Utiliza una tarjeta de descuento de la tienda. La mayoría de los programas de fidelidad de las cadenas de supermercados ofrecen ofertas especiales para miembros. Algunos, en particular los de Safeway y Stop & Shop, también te permiten generar recompensas para las compras de gasolina en las estaciones de servicio afiliadas.

5. Utiliza aplicaciones de compras. Descarga la aplicación de tu tienda favorita para encontrar las ofertas y cupones de esta semana. También busca aplicaciones independientes; 3 que nos gustan son Basket, Ibotta y Flipp. Basket muestra los precios de los comestibles en tiempo real en línea y en la tienda en los supermercados locales, para que puedas ver dónde comprar las mejores ofertas; hace crowdsourcing de tus datos, de la misma manera que funciona una aplicación de tráfico como Waze. Ibotta y Flipp identifican las promociones y los cupones del fabricante y ofrecen reembolsos directos después de comprar en un minorista participante.

6. Compara precios unitarios. Las calcomanías del precio unitario que están en los estantes, debajo de cada producto pueden ayudarte a comparar mejor los precios de artículos similares. Pero si la tienda no tiene las calcomanías, descarga una calculadora de precio unitario en tu teléfono inteligente para que haga el trabajo por ti: encontramos algunas gratuitas para teléfonos iOS y Android.

7. Opta por las marcas de la tienda. Los fabricantes de productos de la marca de la tienda, también llamados de marca privada, tienen algunos de los mismos problemas en la cadena de suministro para encontrar materias primas que tienen los fabricantes de marca, dice Flickinger. No obstante, cuando puedes encontrar alimentos y bebidas de marca de la tienda, pueden costar entre un 20 y un 25% menos que las marcas reconocidas del mismo producto. (Cuando se encuestó a los miembros de Consumer Reports sobre tiendas de comestibles y los supermercados que más les gustaron, tres supermercados obtuvieron las mejores calificaciones por las marcas de sus tiendas: Costco y Trader Joe's, nombres reconocidos en todo el país, y Central Market, que tiene su sede en San Antonio y es una subsidiaria de la cadena de supermercados H-E-B de propiedad privada). A menudo, las marcas de la tienda se encuentran en los estantes justo a la derecha o a la izquierda de los artículos de marca del mismo tipo.

8. Utiliza una tarjeta de crédito con devolución de efectivo. Algunas ofrecen recompensas por compras de comestibles. Si estás buscando una nueva, considera la tarjeta American Express Blue Cash Preferred; devuelve el 6% de los primeros $6,000 en comestibles cada año, entre otros beneficios. Actualmente, la tarjeta ofrece un reembolso de $300 por gastar $3,000 en los primeros 6 meses, y la tarifa anual de $95 no se aplica durante el primer año. Ten en cuenta que es posible que necesites un puntaje de crédito de 700 o más para calificar para estas tarjetas, señala Ted Rossman, un analista de la industria en CreditCards.com. El porcentaje anual de interés de esta tarjeta oscila entre el 14 y el 24%, por lo que es mejor usarla solo si puedes pagar su saldo todos los meses.

9. Adopta el uso de cupones. Las tiendas pueden duplicar o incluso triplicar el valor de los cupones de los fabricantes al momento de pagar. En el noreste, por ejemplo, Stop & Shop duplica los cupones de papel de los fabricantes todos los días (se aplican restricciones).

10. Centrarse en reducir el desperdicio de alimentos. Una familia de 4 personas podría perder al menos $1,500 por año en alimentos desperdiciados, dice el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. Echa un vistazo al centro de la organización SaveTheFood para obtener numerosos consejos y herramientas sobre cómo reducir el desperdicio de alimentos y ahorrar dinero, y lee en Consumer Reports como un experto optimiza los alimentos de su refrigerador y despensa. Además, puedes usar FoodKeeper, la aplicación gratuita del Departamento de Agricultura para obtener guías sobre cómo almacenar alimentos.

11. Obtén descuentos para personas mayores. Harris Teeter y Hy-Vee, ofrecen descuentos del 5%, ya sea en días específicos o cuando presentas una tarjeta de identificación especial de la tienda. Los descuentos de Fred Meyer y New Seasons Market son del 10%. En algunos casos, alcanza con tener tan solo 55 años para calificar; en otros casos, deberás tener al menos 60 años. El descuento puede estar disponible solo en ciertos días o en artículos seleccionados.

12. Compra en grandes cantidades. Cuando hay una oferta de 10 latas de tu sopa favorita por $10, es aconsejable surtirse. Y los paquetes más grandes suelen tener un precio unitario más bajo. WinCo Foods, con sede en Boise, Idaho, es un proveedor notable de tales productos, que vende barriles y contenedores a granel a bajo costo de frutas secas, pasta, especias, refrigerios o botanas, legumbres, nueces, dulces y otros artículos.

13. Haz trueque y comparte. Si compras al por mayor o te encuentras con más cantidad de algunos de los artículos que necesitas, considera intercambiarlos con vecinos y amigos. Economides dice que intercambió los cítricos que crecen en su propiedad por alimentos a personas que conoció en un grupo local de jardinería de Facebook. A principios de la pandemia, por ejemplo, recibió un cartón de huevos, que habían sido difíciles de conseguir, a cambio de naranjas y romero que crecen en su propiedad. “Fue un gran negocio para mí”, dice.

14. Haz un seguimiento de los precios. Durante algunas semanas, registra los precios de los artículos que más compras cuando te abasteces de alimentos. Podrás encontrar los mejores precios para productos específicos y podrás abastecerte cuando ocurra una verdadera caída de precios. El seguimiento de precios también te ayuda a ver cuándo hay una venta de “10 paquetes por $10” es una oferta verdadera y no solo un anzuelo.

15. Haz los cálculos sobre las membresías anuales de entrega de comestibles. Si quieres utilizar la entrega de comestibles de forma regular, calcula el valor de una membresía anual antes de inscribirte. Por ejemplo, Instacart Express cuesta $99 por año; no pagas ninguna tarifa de envío adicional si tus pedidos cuestan $35 o más. Las tarifas mínimas por pedido son de $3.99 fuera de Instacart Express, por lo que se compensará la cuota anual después de 25 pedidos. (En un año de uso, eso significa que realizas un pedido cada dos semanas).

Otra opción es evitar la entrega e ir a recoger, que generalmente es gratuito, aunque es habitual darle una propina a la persona que te carga el carro. Si bien la tarifa de entrega anual de Walmart es de $98 después de una prueba gratuita de 15 días, la recolección es gratuita y los empleados no aceptan propinas.

16. Busca elementos “tal como están”. Los plátanos demasiado maduros que encontrarás con descuento podrían ser perfectos para el pan de plátano casero. Busca dónde tienen las tiendas sus secciones de liquidación, dice Economides.

17. Cultiva tus plantas. Aunque es verano, todavía es posible en algunas partes del país plantar verduras previamente cultivadas en un jardín de verano y obtener cosechas hasta el otoño. Yvette Beltran-Southwell, que vive al norte de Dallas, dice que su familia cultiva romero, tomillo inglés, 2 tipos de orégano, salvia, perejil italiano, albahaca y muchas otras hierbas para economizar y reducir el desperdicio de alimentos. “Tengo un jardín, pero incluso cuando estábamos en una casa adosada con espacio limitado, cultivaba hierbas afuera en contenedores”, afirma. Las plantas cosechadas en casa también duran más que los racimos comprados en la tienda y refrigerados, dice ella. Y, por supuesto, se regeneran durante la temporada de crecimiento.

18. Sé creativo con la forma en que usas, almacenas y comes los alimentos. “Elegimos recetas que tengan más vegetales, con carne como guarnición”, dice Beltran-Southwell. “De vez en cuando desayunamos para la cena porque es divertido y más barato”. Linda Test de Mena, Arkansas, complementa las porciones de carne con lentejas y frijoles, come comida vegetariana dos veces por semana y consume frutas y verduras frescas en el orden en que se echan a perder. “Las ensaladas y las espinacas son lo primero”, comenta. “Las zanahorias o los nabos son los últimos.”

19. Utiliza correctamente el congelador. Congelar grandes cantidades de comida de temporada y de oferta hace que una familia de 4 personas ahorre un promedio $2,000 por año, dice Economides. “Comprar arándanos frescos de temporada y almacenar en el congelador es mucho mejor que pagar 2 o 3 veces esa tarifa por arándanos congelados durante todo el año”, afirma. Los Economides incluso congelan leche y queso. Cada 30 a 60 días, revisan el congelador y crean menús con los alimentos que tienen.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.