Aguas albañales británicas apestan relaciones con la UE

·2  min de lectura
ARCHIVO - Un activista está sentad en un inodoro a la entrada de Downing Street para protestar por el derrame de aguas albañales en ríos y mares alrededor del Reino Unido, el 26 de octubre del 2021, en Londres. (AP Foto/Frank Augstein) (ASSOCIATED PRESS)

PARÍS (AP) — Los legisladores de la Unión Europea post Brexit tienen una nueva razón para estar molestos con Gran Bretaña: las aguas albañales que fluyen hacia el Canal de la Mancha y el Mar del Norte.

Fuertes aguaceros luego de semanas de clima seco abrumaron partes del sistema de alcantarillado en Gran Bretaña la semana pasada, causando que aguas no tratadas fuesen descargadas a ríos y mares. Es un problema viejo en Bran Bretaña, donde se investiga si seis importantes compañías de agua han violado las normas. Grupos ambientales dicen que las firmas no han realizado reparaciones necesarias.

Mayormente es un problema para el Reino Unido, donde las autoridades le advirtieron a la gente que no acudiese a playas la semana pasada por preocupaciones sobre la salud pública y daños a la fauna. El grupo de activismo Surfers Against Sewage reportó 654 alertas de aguas albañales en mares y ríos este verano de 171 localidades en Inglaterra y Gales.

Pero tres legisladores franceses del Parlamento Europeo le enviaron una carta a la Comisión Europea el miércoles en la que advirtieron que el derrame podría amenazar además aguas de nado, zonas de pesca y la biodiversidad en la Unión Europea.

“El Canal de la Mancha y el Mar del Norte no son vertederos”, dijo Stephanie Yon-Courtin, miembro de la comisión de pesca del parlamento y concejal local en Normandía.

“No podemos tolerar que el ambiente, la actividad económica de nuestros pescadores y la salud de nuestros ciudadanos sea puesta en peligro por la negligencia reiterada del Reino Unido en el manejo de sus aguas albañales”, dijo.

Los legisladores le pidieron a la Comisión “que use todos los medios políticos y legales en su poder” para encontrar una solución, acusando al Reino Unido de violar su acuerdo comercial post Brexit con la UE.