Adiós al morbo de Boca: quitaron el reloj que contaba los años sin descender

LA NACION

De alguna forma, se trata de una "nueva Bombonera". El estadio de Boca no cambió su lugar ni tiene grandes reformas edilicias, pero sí cumplió mejoras que tendrán un impacto directo en la manera en la que los hinchas podrán disfrutar de los partidos. Las primeras repercursiones se verán este domingo, en el encuentro desde las 21.45 ante Independiente.

Desde que comenzó el año, la nueva dirigencia del club, encabezada por Jorge Amor Ameal, trabajó para eliminar los acrílicos y mejorar la visibilidad durante los partidos para los socios xeneizes. En una de las fotos difundidas esta última semana por el arquitecto Carlos Navarro, las plateas bajas ya tienen completamente descubierta la visión y cuenta con un desnivel -no es una fosa- para separar las tribunas del campo de juego.

Además, el club realizó el retiro de las butacas en la platea K para que vuelva a ser una popular, por lo que los 21.000 socios y socias que tenían abono en ese sector fueron reubicados en otros asientos.

Pero lo más emblemático, con mucha carga de morbo, es que quitaron el reloj que contaba los años del equipo en primera división. El reloj había sido inaugurado en la zona de los palcos el 25 de junio de 2017. Era una clara burla a River por su descenso en 2011. No fue la única: también se recuerda el día que Juan Carlos Crespi se disfrazó de "fantasma de la B", también en 2017. Paradójicamente, desde aquel entonces todos los Superclásicos importantes quedaron en manos del Millonario.

La idea de contar los años sin descensos había sido tomada del Hamburgo, de Alemania, que el año pasado perdió la categoría por primera vez en su historia. En 2015, los hinchas de Hamburgo habían instalado el contador tras conservar milagrosamente la categoría en una serie con Karlsruher.

Mientras tanto, en la Bombonera también finalizó las obras de pintura externa para recondicionar la fachada de la Bombonera, que también cuenta con un nuevo cartel en el que se luce la nueva marca de indumentaria con la que se vestirá el plantel en este tramo final de la Superliga.