Acusan a dos de vender objetos de la hija de Biden

·2  min de lectura
El presidente Joe Biden camina por la playa con su hija Ashley Biden, en Rehoboth Beach, Delaware, el 20 de junio de 2022. (Foto AP/Manuel Balce Ceneta, Archivo) (ASSOCIATED PRESS)

NUEVA YORK (AP) — Dos residentes de Florida se declararon culpables de un plan para vender un diario y otros artículos pertenecientes a la hija del presidente Joe Biden al grupo conservador Project Veritas por 40.000 dólares, dijeron los fiscales el jueves.

Aimee Harris y Robert Kurlander se declararon culpables de conspiración para trasladar a otro estado propiedad robada, dijo oficina del fiscal federal de Manhattan, Damian Williams.

Si bien las autoridades no identificaron a Ashley Biden ni a la organización que pagó, los detalles de la investigación se han presentado en documentos judiciales y declaraciones públicas de Project Veritas.

Ashley Biden se estaba mudando de la casa de un amigo en Delray Beach, Florida, en la primavera de 2020 cuando almacenó el diario, registros de impuestos, un dispositivo digital con fotos familiares, un teléfono celular y otros artículos allí, según el expediente judicial.

Los fiscales dijeron que Harris luego se mudó a la misma habitación, robó los artículos y se puso en contacto con Kurlander, quien se puso en contacto con Project Veritas, que pidió fotos del material y luego le pagó a los dos para que lo llevaran a Nueva York.

El grupo activista, que se considera una organización noticiosa, les pagó 20.000 dólares a cada uno, dijeron los fiscales.

Project Veritas ha dicho que recibió el diario de “informantes” que dijeron que estaba abandonado en una habitación. El grupo activista dijo que entregó el diario a la policía y nunca hizo nada ilegal.

El fundador James O’Keefe ha dicho que Project Veritas al final no publicó información del diario porque no pudo confirmar que perteneciera a Ashley Biden.

Project Veritas es conocido por realizar operaciones encubiertas con cámaras ocultas que han avergonzado a los medios de comunicación, las organizaciones laborales y los políticos demócratas.