Acusan a autoridades de proteger a normalistas tras choque

·3  min de lectura

CHILPANCINGO, Gro., septiembre 22 (EL UNIVERSAL).- Josué Palacios Espinoza, hijo del instructor de artes marciales Jacinto Palacios, uno de los dos que murió el pasado viernes en un choque contra un autobús que transportaba a normalistas de Ayotzinapa, pidió a los estudiantes que den el nombre de la persona que manejaba el autobús.

Denunció que el agente del Ministerio Público, donde se investiga la muerte de su padre y su acompañante, está protegiendo a los estudiantes de Ayotzinapa para evitar que tomen represalias contra el funcionario.

La noche del viernes pasado, en el libramiento Tixtla-Chilpancingo, un autobús donde se trasladaban normalistas de Ayotzinapa chocó con un vehículo compacto donde viajaban Jacinto Palacios y Raquel Acosta. Tras el impacto el vehículo y el autobús se incendiaron, consecuencia de ello murieron Jacinto y Raquel. Los normalistas pudieron salir del autobús.

Este miércoles, en conferencia de prensa, Josué pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE) que investigue la muerte de su padre y de la otra persona. Lamentó que a cinco días, nadie de la FGE se haya comunicado con la familia para informarles sobre las primeras diligencias. Josué informó que acudió al MP de Tixtla y se entrevistó con el titular de esa agencia pero lo único que hizo fue responsabilizar a su padre de su muerte.

"Me dijo: no soy perito, pero al parecer yo tengo esta perspectiva de la situación, me marcó un croquis y me dice yo alcanzó a percibir que el vochito invadió el carril; entonces, por el hecho que el vochito invadió el carril el del autobús perdió el control y fue que se suscitó el choque", contó Josué.

El joven lamentó que el agente del MP de Tixtla, el cual no recordó su nombre, esté protegiendo a los normalistas en este caso, para evitar represalias de los estudiantes de Ayotzinapa. "Encontramos renuentes a las autoridades de Tixtla, un poco del lado del autobús en que viajaban los estudiantes, nosotros no queremos que se haga una injusticia, queremos que sean muy justos, tanto con nosotros como con las personas que iban en el autobús y si lo justo es que tengan un castigo esas personas, que así sea", dijo.

Hace unos días, los normalistas se deslindaron del accidente y precisaron que son los choferes que asignan las empresas de transporte son los únicos que manejan las unidades. También se solidarizaron con las familias de las dos personas que murieron en el choque. Al respecto, el hijo de la víctima dijo que una verdadera forma que tienen los normalistas para solidarizarse con las familias es dando a conocer a las autoridades quien o quienes conducían el autobús esa noche. "Ellos tuvieron ese día una forma de solidarizarse, pudieron ayudarlos cuando quedaron prensados y después cuando se incendió el automóvil", dijo.

Desde la noche del viernes en redes sociales se soltó una campaña de odio contra los estudiantes y la normal. La mayoría de los comentarios responsabilizaban a los normalistas de las muertes y pedían el cierre de la escuela.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.