Tres acusados más en caso del operador del 911 que supuestamente no envió ambulancia a casa de mujer moribunda

·3  min de lectura
Kelly Tichenell (der) y su madre, Diania Kronk (izq). Kronk murió luego de que supuestamente un operador del 911 no envió una ambulancia a atenderla  (Kelly Tichenell)
Kelly Tichenell (der) y su madre, Diania Kronk (izq). Kronk murió luego de que supuestamente un operador del 911 no envió una ambulancia a atenderla (Kelly Tichenell)

Las autoridades acusaron a tres personas más en relación con el operador del 911 que supuestamente no envió una ambulancia a una mujer de Pensilvania que requería atención médica en 2020 y luego murió.

Un detective del condado de Greene presentó un cargo poco común de homicidio involuntario contra Leon “Lee” Price, de 50 años, de Waynesburg, a principios de este mes, por la muerte en julio de 2020 de Diania Kronk, de 54 años.

Tras el anuncio de los cargos presentados contra Price, se informó que tres personas más fueron acusadas el lunes de manipulación de registros públicos, falsificación de pruebas y obstrucción de la justicia, según una denuncia penal vista por Associated Press.

Los tres hombres son, o fueron, gerentes de manejo de emergencias del condado de Greene, el mismo lugar donde trabajaba Price cuando recibió la llamada de la hija de Kronk, Kelly Titchell, en 2020.

“Creo que hoy estaría viva si hubieran enviado una ambulancia”, declaró Titchell, de 38 años, en una entrevista con Associated Press.

En los documentos de acusación, los fiscales sostienen que los tres gerentes no tenían carpetas de memorandos de políticas a mano en la oficina. Estos hubieran detallado los procedimientos operativos estándar para cuando reciben llamadas de emergencia.

La denuncia penal detalla cómo los tres hombres presuntamente conspiraron para “ocultar, retener, omitir, obstruir o pervertir a sabiendas y deliberadamente la divulgación de documentos” a los investigadores.

Durante el transcurso de la llamada de cuatro minutos de julio de 2020, Price le preguntó varias veces a Titchell que si su madre, de 54 años, de verdad se subiría a la ambulancia que enviaran hacia la zona rural de Pensilvania.

Price le pregunta específicamente si estaba “dispuesta a ir” al hospital, ubicado casi a 30 minutos de donde vivía Kronk en Sycamore.

“Ella estará dispuesta, porque estoy en camino hacia allí, así que va, o se va a morir”, respondió Titchenell al operador del 911 mientras se dirigía a la casa de su madre desde su casa en Mather, aproximadamente a 20 minutos en auto.

Luego, el operador le pidió a la hija que llamara al 911 cuando llegara a la casa de su madre, donde podría confirmar si la mujer de 54 años de verdad estaba dispuesta a ir al hospital.

Titchell llegó a la casa y encontró a su madre desnuda y hablando incoherencias. Sin embargo, no pudo llamar a los servicios de emergencia desde la casa rural, al no poder ubicar el teléfono fijo de su madre y por su ubicación, tampoco tenía servicio de telefonía celular.

Regresó a casa, asumió que su tío estaría pendiente de su madre después de que ella se fuera, y creyó que cualquier intento futuro de llamar de nuevo al 911 desde su casa sería infructuoso.

“Esto es inaudito para mí. Quiero decir, enviarían una ambulancia por cualquier cosa”, dijo Titchell. “Y aquí estoy diciéndole a este tipo que mi mamá se va a morir. Se muere, y ella no recibe una ambulancia”.

Al día siguiente, el hermano de Titchell encontró muerta a su madre de 54 años.

“Todos merecemos la misma protección y todos merecemos acceso a servicios médicos”, declaró el fiscal Dave Russo, fiscal de distrito del condado de Greene, en una entrevista con The Associated Press. “Tengo una gran preocupación en cuanto a la seguridad de la comunidad con respecto a esto”.

Procesaron a Price el 29 de junio y está en libertad bajo fianza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.