Acusaciones contra Andrew Gillum son más malas noticias para los demócratas en Florida | Editorial

·3  min de lectura
Steve Cannon/AP

Era una estrella demócrata en ascenso que, en 2018, estuvo lo suficientemente cerca de ser electo gobernador de Florida como para desencadenar un recuento automático en todo el estado.

Ahora, Andrew Gillum, el ex alcalde de Tallahassee que perdió la contienda ante Ron DeSantis, ha sido acusado en un tribunal federal de 21 cargos de conspiración, fraude electrónico y declaraciones falsas, cargos relacionados con la forma en que él y un asociado cercano recaudaron y usaron dinero durante su campaña y su etapa como alcalde.

Todavía no sabemos si las acusaciones son ciertas. Gillum, por su parte, rápidamente denunció que el caso tiene motivaciones políticas y dijo que probaría su inocencia.

Pero no puede haber duda de que otra ronda de publicidad negativa de los problemas de Gillum —también hubo ese episodio en una habitación de hotel de Miami Beach que involucró a la policía y, finalmente, terminó en rehabilitación— es lo último que necesitaban los demócratas en Florida.

No es justo que otros demócratas tengan que cargar con el peso de las posibles fechorías o desgracias de Gillum. Pero ser justo tiene poco que ver con la política o, especialmente, con la recaudación de fondos para los candidatos. Un grupo tan asediado como los demócratas en Florida no puede permitirse el espectáculo de Gillum esposado en un tribunal federal.

Pero eso es exactamente lo que sucedió el miércoles cuando se declaró inocente, este hombre que podría haber sido el líder del partido hace menos de cuatro años, así como el primer gobernador negro del estado. (La Junta Editorial del Miami Herald lo recomendó para el puesto más alto del estado).

En rehabilitación

Han sido unos años difíciles para Gillum, quien nació en Miami y se crió en Gainesville.

Durante un tiempo, después de su derrota ante DeSantis, tuvo una plataforma nacional como colaborador político de CNN. Sin embargo, en 2020, la policía lo encontró en una habitación de hotel de South Beach con dos hombres, incluido uno que sufría una posible sobredosis de drogas. Gillum no fue acusado de nada. Fue a rehabilitación por abuso de alcohol y luego se declaró bisexual durante una entrevista televisiva que incluyó a su esposa.

Gillum ha estado bajo investigación durante mucho tiempo, desde sus días en Tallahassee. Pagó una multa por ética de $5,000 en 2019 luego de una investigación federal que involucró a agentes encubiertos del FBI y obsequios no declarados, incluida una entrada para ver “Hamilton” en Nueva York.

Esta última ronda de acusaciones mucho más serias involucra a Gillum y su asesora política, Sharon Janet Lettman-Hicks. Los fiscales federales alegan que desviaron dinero de su comité político para pagarle a Gillum, defraudando a organizaciones y donantes de campaña.

Problemas para los demócratas

Mientras se desinflaba el futuro de Gillum, los demócratas de Florida han tenido muchas luchas propias. Los republicanos ahora superan a los demócratas en el número de votantes registrados en Florida. El estado le dio a Donald Trump una sólida victoria en 2020.

Y al cierre de la clasificación para los candidatos la semana pasada, parecía que, en el Senado estatal, los demócratas ni siquiera presentaron un candidato en 15 de las 40 contiendas; en la Cámara, los demócratas aparentemente no lograron disputar 41 de las 120 contiendas. Los republicanos de la Cámara celebraron la elección de al menos 20 de sus miembros, según informó el Miami Herald.

Para los demócratas de Florida, se asoma un futuro difícil, y hoy están muy lejos de los días en que Gillum estaba en ascenso y la gobernación del estado parecía estar a su alcance.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.