Acuerdan una pelea monstruosa en la UFC 281, pero una lástima que sea tan corta

·2  min de lectura

Es muy buena para ser tan corta. La pelea entre Michael Chandler y Dustin Poirier es oficial para el UFC 281, uno de los eventos más esperados de las artes marciales mixtas el 12 de noviembre con sede en el Madison Square Garden de Nueva York.

Varios reportes de prensa de medios como MMA Fighting e ESPN confirmaron la tremenda pelea entre dos de los mejores pesos ligeros de los últimos tiempos que lucharon por la faja contra Charles Oliveira y cayeron en su intento, pero que aún siguen siendo dos favoritos de la afición y en lo mejor de sus carreras deportivas.

Todo apunta a que este choque contará de tres asaltos que, en realidad, resultan bastante pocos para dos guerreros de este calibre, protagonistas de algunas de las mejores peleas que se recuerden, pero ya la velada cuenta con dos combates de título mundial.

El evento de Pago Por Ver está encabezado por una pelea por el título de peso medio entre el campeón Israel Adesanya y el retador Alex Pereira; mientras que la batalla coestelar verá a la campeona Carla Esparza defender su reciente corona ante la china Zhang Weili.

Chandler, quien hace poco renovó contrato con la empresa y es una figura que rebosa reconocimiento entre los aficionados desde sus días de campeón en Bellator, viene de una contundente victoria en la UFC 274 al vencer con una patada frontal en pleno rostro a Tony Ferguson.

Por su parte, el “Diamante’‘ no sube al octágono desde su derrota por sumisión en el tercer asalto frente a Oliveira, pero nadie ha olvidado sus memorables éxitos ante Conor McGregor, Eddie Alvarez, Max Holloway, Justin Gaethje y Dan Hooker, por poner algunos ejemplos.

Alguna vez se opuso rotundamente a enfrentarse al ex campeón de Bellator, y Poirier atacó a Chandler -al decir que no era tan bueno- en las redes sociales y en persona, cuando ambos chocaron como invitados en el evento UFC 276, cuando el propio campeón ligero pesado Jiri Prochazka debió intervenir para separarlos.

Ahora, en Nueva York, se irán a las manos y nadie podrá detenerlos.