Anuncios

Primer día con participación "sin precedentes" en las elecciones presidenciales de Egipto

El Cairo, 10 dic (EFE).- La primera jornada de las elecciones presidenciales de Egipto registró una afluencia "intensiva y sin precedentes", según las autoridades, que han lanzado múltiples llamamientos a la población para participar en los comicios, en los que el actual jefe de Estado, Abdelfatah al Sisi, tiene todas las probabilidades de ganar.

Los colegios electorales abrieron a las 9.00 horas (7.00 GMT) y cerraron a las 21.00 (19.00 GMT) con relativa puntualidad, en la primera jornada de una votación que se alargará dos días más para permitir el sufragio de alrededor de 67 millones de egipcios que están llamados a las urnas.

Por primera vez desde el golpe de Estado urdido por Al Sisi en 2013 y tras una década de represión contra la oposición, estas elecciones cuentan con cuatro candidatos a la Presidencia, algo que según las autoridades egipcias es una muestra del "serio camino del Estado hacia la transformación democrática, el pluralismo partidista y la competitividad política".

Al Sisi, el único conocido

Pero Farid Zahran, jefe del Partido Socialdemócrata Egipcio (PSE); Abdel Sanad Yamama, líder del Partido Wafd; y Hazem Omar, del Partido Popular Republicano (RPP), son tan solo desconocidos que figuran en la papeleta de votación al lado de Al Sisi.

Varios electores consultados por EFE en El Cairo afirmaron no conocer a los rivales del actual mandatario, cuyos carteles han inundado las calles de la capital y de otras provincias del país durante la campaña electoral, en la que el resto de aspirantes quedaron eclipsados.

"He votado a Al Sisi, porque sí, no conozco a los otros. No los conocemos y debemos dar el voto a alguien conocido", dijo a EFE Roya Ahmed, una cairota de 55 años que votó en un colegio electoral del humilde barrio de Imbaba, a orillas del Nilo.

Pese a la grave crisis económica que atraviesa el país, marcada por una galopante inflación oficial del 39 %, la pérdida de más de la mitad del valor de la moneda local y una deuda externa que supera los 160.000 millones de dólares, Al Sisi parte favorito indiscutible para ser reelegido para un tercer mandato de seis años.

"Tengo una idea de quiénes son los otros candidatos, pero Al Sisi es el presidente de esta etapa. La crisis económica es mundial, y él es el único que nos puede salvar", afirmó a EFE una cairota del acomodado barrio de Zamalek que pidió no ser identificada.

Una participación "sin precedentes"

Desde la convocatoria electoral, las autoridades egipcias han insistido en la importancia de acudir a las urnas, puesto que los comicios de 2014 y 2018 registraron una participación de poco más del 40 %. Al Sisi salió vencedor con un 97 % de los votos en ambas ocasiones, a las que se enfrentó a un solo rival.

Por ello, la Autoridad Nacional Electoral (ANE) celebró que el primer día de estas elecciones registrara una participación "intensiva y sin precedentes" en todas las provincias de Egipto, lo que obligó a "reforzar" las mesas electorales con más funcionarios.

También hubo un despliegue adicional de la Policía, encargada de velar por la seguridad de los centros electorales y para administrar las colas de votantes, que en algunos colegios con presencia de los medios llegaron a acumular a cientos de personas.

En un comunicado, la ANE indicó que los egipcios "mostraron una profunda conciencia con la importancia de la participación positiva", e indicó que en las primeras horas de la elección alrededor de cinco millones de personas depositaron el voto.

Uno de los primeros en votar fue el propio Al Sisi, que sufragó de forma rápida ante las cámaras de las televisiones estatales en el colegio Nustafa Emerira, distrito de Masr al Gedida, este de El Cairo.

El resto de los candidatos también emitieron el voto en sus respectivos distritos, en una jornada que vio una baja participación de jóvenes, que representan más del 60 % de la población y que han mostrado una gran desafección política por la falta de oportunidades laborales y la crisis.

(c) Agencia EFE