Abogados de Trump admiten que el expresidente está en riesgo de ser acusado en la investigación de Mar-a-Lago

·3  min de lectura

Los abogados del expresidente Donald Trump admitieron que el expresidente, ya enjuiciado dos veces durante su mandato, podría enfrentar cargos penales federales como resultado de haber acumulado más de 100 documentos clasificados propiedad del gobierno en su casa de Palm Beach en Florida.

Raymond Dearie, el juez federal en Nueva York que fue designado para revisar los más de 11.000 documentos incautados durante la redada del 8 de agosto de la propiedad de Trump y determinar si alguno de ellos es privilegiado, recibió una presentación de los abogados del expresidente. En dicho documento judicial, objetaron el plan del juez Dearie para determinar si cualquiera de los 100 documentos que llevan marcas de clasificación es privilegiado porque les exigiría la aclaración de si Trump realmente los desclasificó.

“El borrador del plan requiere que el demandante divulgue información específica sobre la desclasificación a la corte y al gobierno. Respetuosamente afirmamos que el momento y el lugar para las declaraciones juradas o declaraciones sería en relación con una moción de la Regla 41 que alega específicamente la desclasificación como un componente de su argumento para la devolución de la propiedad”, escribieron. “De lo contrario, el proceso del perito especial habrá obligado al demandante a revelar de manera completa y específica una defensa sobre el fundamento de cualquier acusación posterior sin que tal requisito sea evidente en la orden de la corte de distrito”.

La referencia a “cualquier acusación posterior” es la primera confirmación por parte de Trump de que podría enfrentarse a un serio peligro legal debido a la investigación del Departamento de Justicia sobre si violó las leyes que rigen el cuidado y el almacenamiento adecuados de la información de defensa nacional o que prohíben la obstrucción de la justicia.

El expresidente y algunos de sus aliados han afirmado en muchas ocasiones que él emitió órdenes de desclasificación de gran alcance que anulan las marcas de clasificación en la miríada de documentos que se recuperaron de su casa y oficina en un cateo autorizado por la corte. Pero los abogados de Trump no han planteado específicamente esa defensa en ninguna presentación o comparecencia judicial hasta el momento, lo que, según los expertos legales, es un indicador de que nunca se emitió o ejecutó semejante orden. Si un abogado hace una declaración falsa a sabiendas en la corte, podría perder su licencia de abogado.

Trump también ha repetido que la investigación del Departamento de Justicia es una caza de brujas con motivaciones políticas por parte de actores partidistas en la administración de su sucesor. Aunque el expresidente ha dicho que una acusación no le impediría presentar una tercera candidatura a la presidencia en 2024, insinuó enfáticamente que sus partidarios reaccionarían con violencia si llega a enfrentar cargos penales.

Durante una participación en el programa de Hugh Hewitt la semana pasada, Trump amenazó con “grandes problemas” para Estados Unidos si alguna vez termina en el banquillo.

“Creo que si sucediera, habría problemas en este país como tal vez nunca antes los habíamos visto. No creo que la gente de los Estados Unidos lo toleraría”, advirtió.

Cuando se le preguntó qué tipo de problemas pronosticaba si fuera acusado de un delito, Trump hizo la siniestra declaración: “Creo que habría grandes problemas... grandes problemas”.

“Simplemente, no creo que ellos [sus partidarios] lo tolerarían. No lo harán”, afirmó. “No se quedarán quietos y soportarán este máximo engaño”.