Abogados de migrantes enviados a Martha’s Vineyard piden investigación penal tras ardid político de DeSantis

·2  min de lectura

Los abogados que representan a muchos de los migrantes venezolanos trasladados en dos aviones a Martha’s Vineyard por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, exigieron una investigación penal por la maniobra publicitaria republicana.

La organización Lawyers for Civil Rights (Abogados en favor de los Derechos Civiles) pidió que tanto el gobierno federal como el estatal pongan en marcha investigaciones sobre el tan condenado incidente.

La organización representa a más de 30 de los inmigrantes indocumentados, abandonados en la lujosa isla de la costa de Massachusetts, donde Barack Obama tiene una casa de US$12 millones.

Lawyers for Civil Rights escribió a la fiscal general de Massachusetts, Maura Healey, y a la fiscal de EE.UU., Rachael Rollins, para pedirles que investiguen la “vergonzosa maniobra política”.

“Los individuos, que trabajan con el gobernador de Florida, hicieron numerosas promesas falsas a nuestros clientes, incluyendo oportunidades de trabajo, escolarización para sus hijos y asistencia en materia de inmigración, con el fin de inducirles a viajar”, escribieron Iván Espinoza-Madrigal, director ejecutivo, y Oren Sellstrom, director de litigios.

“Solo cuando el vuelo estaba en el aire se les informó de que volarían a Martha’s Vineyard, en lugar de a Boston como a muchos se les había dicho”.

“Una vez que aterrizaron los aviones, aquellos que convencieron a nuestros clientes a viajar con estos pretextos falsos desaparecieron y dejaron que nuestros clientes supieran que las ofertas de asistencia habían sido una artimaña para explotarlos con fines políticos”.

Rollins declaró a principios de esta semana que su oficina “investigará” la forma en que DeSantis organizó los vuelos sin notificar a los funcionarios federales o a los de la isla, informó The Boston Herald.

El gobernador de California, Gavin Newsom, ha pedido al Departamento de Justicia que investigue a DeSantis por este incidente.

Tras su llegada, los inmigrantes fueron realojados en la Base Conjunta de Cape Cod, en Barnstable (Massachusetts).