Abogado solicita licencia de paternidad en demanda. La otra parte está de acuerdo. Este juez de Miami dice que no

·6  min de lectura

Tras años de intentar concebir un hijo, esfuerzos que han incluido dos rondas de fecundación in vitro y un aborto espontáneo, el abogado miamense Alexander Fumagali y su esposa tienen por fin buenas noticias. Los médicos dicen que una niña sana nacerá a mediados de octubre.

Pero, por ahora, Fumagali podría no estar tan cerca para ayudar a cuidar a la recién nacida durante esas primeras semanas.

La razón: un juez de Miami-Dade se niega a permitir el aplazamiento de un juicio civil, a pesar de que todos los abogados implicados están de acuerdo en que Fumagali se tome un permiso de paternidad. La decisión del juez del circuito de Miami-Dade David Miller parece ir en contra de una regla recientemente promulgada por la Corte Suprema de la Florida que obliga a los jueces a conceder aplazamientos de casos a los abogados principales por el nacimiento de un hijo.

Fumagali, de 36 años, dice que quiere estar en casa con su esposa para establecer un vínculo con la bebé, a la que planean llamar Amelia. “Me gustaría centrarme en esta bendición, si es posible”, dijo Fumagali, del bufete de abogados Lewis Brisbois Bisgaard & Smith, al Herald.

Tampoco es exactamente el juicio del siglo. Fumagali está representando al Hard Rock Stadium en una demanda presentada por una usuaria del estacionamiento del estadio que dijo que fue golpeado por un policía del condado que montaba un carrito de golf en un juego de los Dolphins en septiembre de 2018. La demandante es Lillian Welborn, y está demandando al Condado Miami-Dade y a South Florida Stadium LLC, que posee y opera el estadio.

Esta es la primera vez que el caso se ha fijado para el juicio, que está programado para comenzar el 17 de octubre.

No estuvo claro si la decisión de Miller puede ser apelada. En su breve orden publicada el viernes, Miller escribió que otra persona del bufete tendrá que llevar el caso “si el bebé nace en el momento en que se juzgue este caso”. Miller también escribió que el caso está “más allá del tiempo” que la “Corte Suprema de la Florida [sic] ha determinado como razonable para la conclusión del caso”.

Miller también amenazó con “sanciones” contra Fumagali si volvía a pedirlo, según la orden.

Juez desde el año 2000, Miller es conocido en los tribunales por su personalidad brusca. En 2020, la Corte Suprema de la Florida le reprendió por retirarse del estrado durante un juicio y gritar a los abogados que se habían reunido bulliciosamente para la investidura de otro juez. En 2008, Miller también se vio envuelto en una pelea con otro juez por una máquina de fax averiada. La discusión llegó a ser tan acalorada que un empleado del tribunal pulsó el botón de pánico. No se presentaron cargos, pero el despacho de Miller fue trasladado a otra planta.

No fue posible contactar a Miller para que hiciera declaraciones. Una portavoz del tribunal dijo el lunes que los jueces no pueden hacer comentarios a la prensa sobre casos pendientes.

El juez del circuito de Miami-Dade David Miller, en la foto de 2012, se ha negado a conceder el permiso de paternidad a un abogado que espera el nacimiento de una hija durante un juicio.
El juez del circuito de Miami-Dade David Miller, en la foto de 2012, se ha negado a conceder el permiso de paternidad a un abogado que espera el nacimiento de una hija durante un juicio.

El año pasado, una encuesta reveló que los principales bufetes de abogados no hacen lo suficiente para ofrecer permisos a los hombres y a las familias no tradicionales, según Bloomberg. (El bufete de Fumagali le da todo el tiempo libre que necesite).

Y los tribunales de la Florida tampoco han sido siempre complacientes, ya que los jueces tienen que sopesar el tiempo de la familia con los derechos de los acusados que tienen derecho a juicios rápidos en los tribunales penales, y en otras divisiones con calendarios ajustados, como las de menores y dependencia.

En el tribunal penal de Miami, el juez del Condado Fred Seraphin se negó célebremente en 2015 a permitir que una nueva madre se tomara un descanso durante un juicio para extraer leche materna. Más tarde se disculpó.

Una abogada civil, en 2018, dijo a la Corte Suprema de la Florida que se le había ordenado presentar un expediente a los pocos días de una cesárea planificada tras un embarazo difícil. Otras abogadas dijeron a la Corte Suprema, mientras esta sopesaba un cambio en las reglas, que los abogados opositores se aprovechan de los embarazos, tratando de sacarlas de los casos o fijando una serie de deposiciones.

“Los aplazamientos se conceden rutinariamente sin oposición para bodas, procedimientos quirúrgicos planificados, partidos de futbol y espectáculos de Broadway”, escribió entonces la Asociación de Abogadas de la Florida a la Corte Suprema, según The Florida Bar News. “Sin embargo, cuando se presenta con meses de antelación una necesidad de aplazamiento por parte de los padres que también son abogados litigantes, parece haber un patrón de oposición y duda en cuanto a la legitimidad de la solicitud”.

En respuesta, la Corte Suprema de la Florida adoptó por unanimidad en 2019 una norma que permite a los abogados principales tomarse un permiso parental de tres meses en un caso judicial por el nacimiento o la adopción de un hijo, siempre que se avise con suficiente antelación y no se perjudique a la parte contraria. La norma no aplica a los casos penales, juveniles y de dependencia.

Fumagali, oriundo de Miami y casado con su esposa desde hace seis años, cree que su caso se ajusta a la norma.

Él y su esposa, Mary Charlotte Fumagali, de 34 años, llevan años intentando concebir. Finalmente, en 2021, ella se sometió a una fecundación in vitro y quedó embarazada, pero sufrió un aborto espontáneo al final del primer trimestre, según una declaración judicial.

En enero de 2022, se sometió a una segunda y tuvo éxito. Debido a las dificultades anteriores para concebir, Fumagali y su esposa “fueron muy cautelosos a la hora de llegar a una conclusión definitiva de que el embarazo era estable y que daría lugar al nacimiento de un niño sano”, según la presentación.

Finalmente se lo comunicaron a la familia y a los amigos, que los colmaron de ropa de bebé y regalos. La habitación de Amelia está decorada y preparada. “Muy femenina. Muy rosa”, dijo Fumagali en una entrevista. “Los lazos son el tema”.

Escribió al tribunal que solo después de que los médicos aseguraran a la pareja que el bebé nacería efectivamente sano, “comenzó el proceso” de solicitar un aplazamiento. En agosto, todos los abogados implicados en el caso aceptaron un aplazamiento por múltiples razones, entre ellas el embarazo, algo que Miller rechazó de inmediato.

Fumagali presentó entonces una moción enmendada y pidió una audiencia. De nuevo, el juez denegó la orden, no permitiendo una audiencia.

Finalmente, este mes, Fumagali presentó una moción detallando las complicaciones que él y su esposa han tenido a lo largo de los años. “Si el juicio en este asunto sigue programado para octubre de 2022, [Fumagali] probablemente se perderá el nacimiento de su primer hijo y el tiempo inicial de vinculación entre padres e hijos que se supone que debe proporcionarse”, decía la moción.