Fue un año bastante bueno si usted es un republicano tradicional | Opinión

Matias J. Ocner/mocner@miamiherald.com

En muchos sentidos, puede parecer que 2022 fue un año bastante malo para la derecha política estadounidense. Después de todo, el año fue testigo de déficits presupuestarios récord, proyectos de ley de gastos cargados de bienestar corporativo, un plan de préstamos estudiantiles legalmente dudoso y unos resultados electorales decepcionantes para el Partido Republicano.

A pesar de todo esto, el año tuvo en realidad una variedad de triunfos genuinos que la gente que cree en un gobierno limitado debería celebrar. El Partido Republicano aprendió algunas lecciones importantes en las elecciones (si es que escucha), la vida se abrió, los mercados demostraron su capacidad para resolver problemas importantes, mientras que las instituciones federales lograron algunas victorias importantes del gobierno limitado.

Empecemos por las elecciones. Los candidatos marginales perdieron, mientras que ganaron los defensores competentes del gobierno limitado. En Georgia, el gobernador republicano Brian Kemp tiene una larga lista de logros conservadores en áreas que van desde la reforma electoral hasta un esfuerzo burocrático para ayudar a los habitantes más pobres del estado durante la pandemia del COVID-19.

Kemp venció ampliamente a la demócrata Stacey Abrams a pesar de su inteligencia, celebridad y perspicacia para recaudar fondos. En el mismo estado, el republicano Herschel Walker —quien se entregó a teorías de conspiración electoral y suscitó poco interés— perdió una contienda al Senado que se podía ganar.

Los guerreros culturales republicanos que ganaron con holgura lo hicieron porque no se olvidaron de gobernar. El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, por ejemplo, aplicó políticas bien pensadas en temas que van desde la educación financiera hasta la protección del medio ambiente. Los electores lo recordaron por ello.

Mientras tanto, el conservador Joe Lombardo desbancó a un gobernador demócrata en Nevada. Incluso el gobernador demócrata que logró una fácil victoria en un estado morado —Jared Polis, de Colorado— gobierna con algo más que una pizca de libertarismo. Apoya el libre comercio, defiende las libertades civiles y quiere eliminar los impuestos estatales sobre la renta.

El reconocimiento de que el COVID-19 es endémico, y no una pandemia, también supuso un paso adelante para la libertad personal. Desde marzo de 2020, el país ha gastado demasiado y ha impuesto a muchos estadounidenses medidas contraproducentes de “salud pública” que van desde los escudos de plexiglás a la obligación de llevar mascarilla en zonas al aire libre no concurridas.

Aunque algunos esfuerzos, como las campañas de vacunación y los encierros de corta duración, hicieron bien, el reconocimiento de que “la pandemia ha terminado” debilita los argumentos a favor de normas restrictivas.

El año también presentó algunas pruebas tentadoras de que los mercados resolverán problemas importantes sin intervención gubernamental. Las nuevas inversiones masivas en energías limpias impulsadas por el mercado —la mayoría de las cuales se producirían sin los miles de millones en subvenciones que aprobó el Congreso— son solo una prueba de que el mercado desempeñará un papel importante a la hora de abordar el grave problema del cambio climático.

Empresas innovadoras del sector privado hacen de todo, desde suscribir seguros inmobiliarios hasta almacenar residuos nucleares. Incluso el (a veces con razón) ridiculizado movimiento para mejorar el comportamiento ambiental-social de las grandes empresas ha producido algunos resultados prometedores a la hora de animar a las empresas a tener en cuenta sus efectos ambientales sin coacción gubernamental.

Esto ni siquiera empieza a enumerar otros triunfos del gobierno limitado que los estadounidenses de centro-derecha pueden apreciar. El año vio cómo la Corte Suprema decidía impedir que burócratas no elegidos redactaran nuevas leyes importantes en West Virginia contra la EPA y prohibía (en un caso por unanimidad) la discriminación contra organizaciones religiosas. Aunque se aprobaron algunas leyes nuevas que seguirán ampliando el papel del gobierno, la última ley nueva importante que se aprobó durante el 117º Congreso —la Ley de Respeto al Matrimonio— puede considerarse con razón un triunfo de la libertad personal.

En general, 2022 pareció un buen año para la derecha política.

Eli Lehrer es presidente y cofundador del R Street Institute.

©2022 Tribune Content Agency, LLC