El Aíd al Adha, un sacrificio para los musulmanes en tiempos de crisis

·4  min de lectura

El Cairo, 9 jul (EFE).- La inflación y la subida global de los precios derivada de la guerra en Ucrania han lastrado este año el Aíd al Adha o la Fiesta del Sacrificio, provocando que muchos musulmanes de Oriente Medio no puedan permitirse comprar un cordero o incluso carne para recordar cómo el profeta Abraham ofreció su hijo primogénito a Dios.

Tras dos años de celebraciones limitadas por la pandemia del coronavirus y la consiguiente crisis económica, este año el Aíd ha representado un verdadero sacrifico para millones de musulmanes de la región.

En algunos países de Oriente Medio, sobre todo los que dependen de la importación de carne, la población ha vuelto a sufrir las consecuencias de una crisis que se arrastra desde 2020 y que ha apagado el espíritu festivo en estas fechas.

EL SACRIFICIO DE LOS YEMENÍES

"No nos lo podemos permitir (el sacrificio), hemos venido solo a mirar y a tomar unas fotos con las ovejas", dijo a Efe Ghaleb al Dhamari, un yemení de 40 años que deambulaba por un mercado de Saná con su mujer y sus tres hijos.

Al Dhamari se queja de que "los precios han subido mucho" y que él no puede pagar los 90.000 riales yemeníes (unos 150 dólares) por el sacrificio de una oveja, que ya de por sí es uno de los animales más asequibles.

Mohamed Ali fue otro yemení que se fue del mercado con las manos vacías por el encarecimiento del ganado, y asegura a Efe que comprará dos kilos de cordero para su familia, algo que afirma que muchos de sus colegas también harán por la imposibilidad de comprar un animal en este país devastado por una guerra que se inició en 2014.

LOS EGIPCIOS SE APRIETAN EL CINTURÓN

En Egipto, el país árabe más poblado, la crisis y el desplome de la moneda local han obligado a muchos a apretarse el cinturón, como es el caso de Mohamed Saíd Rashad, dueño de un estudio fotográfico en El Cairo de 40 años.

Dice a Efe que antes de la crisis trabajaba como voluntario en una asociación en la que sacrificaban animales para el Aíd y repartían la carne a los pobres, pero este año "las participaciones han bajado de manera notable" porque "hay muchas dificultades debido a los compromisos que tiene (la gente) en la vida y su situación actual".

"Este año, con el aumento notable de los precios, solo pude participar en el sacrificio de un cordero, algo que va a afectar la cantidad de carne que daremos a los pobres, y lo que quedará para la familia también", lamenta.

Por su parte, Mohamed al Wageh, un carnicero de 41 años, asegura que antaño un kilo de cordero costaba entre 60 y 75 libras egipcias (entre unos 3 y 4 dólares) mientras que este año ha subido a entre 80 y 105 (entre 4,20 y 5,50 dólares), y añade que en esta festividad las ventas han decrecido un 20 %.

EL LÍBANO PIERDE EL ESPÍRITU FESTIVO

Sentado frente a su tienda de ropa en un mercado popular de Beirut, Ali explica a Efe que aquello de visitar a sus tíos, regalar dulces a seres queridos y ocasionalmente matar una cabra es ahora cosa del pasado: "No tenemos el sentimiento del Aíd debido a la situación", zanjó.

Casi el 80 % de los libaneses viven en la pobreza por el impacto de la grave crisis económica iniciada a finales de 2019 en el país mediterráneo, donde los precios están continuamente al alza, escasean productos como el combustible y la moneda local ha perdido más del 90 % de su valor.

"Gracias a dios, al menos tenemos salud en nuestro cuerpo", sentenció Ali desde su silla.

LAS CRISIS DE IRAK

Mohamed al Tamimi, vendedor de ganado en el noroeste de Bagdad, dice a Efe que esperaba tener muchos clientes para estas fiestas, pero la subida de los precios de los corderos -que este año están entre los 150 y 550 dólares) han afectado mucho a su negocio.

En su opinión, este encarecimiento de la carne se debe a "la falta de supervisión gubernamental" y a la especulación de los vendedores, mientras que también achaca "la etapa de sequía que azotó fuertemente a Irak y causó una significativa reducción de las cabezas de ganado este año".

Por su parte, Raad Shaker, de 45 años, dice a Efe desde el mercado que con su esposa tenían la intención de sacrificar dos corderos para este Aíd, pero fueron sorprendidos por los precios desorbitados.

"Eso nos obligó a recalcular y a tomar la decisión de comprar tan solo un cordero, que nos costó 350.000 dinares iraquíes (unos 239 dólares). Es un precio demasiado elevado para muchas personas", sentencia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.