Anuncios

A 5 años del asesinato del periodista José Gerardo Martínez

CIUDAD DE MÉXICO, enero 6 (EL UNIVERSAL).- A cinco años del homicidio de José Gerardo Martínez Arriaga, quien fuera editor del Servicio Universal de Noticias (SUN) agencia informativa de EL UNIVERSAL, la justicia no ha llegado.

Para la señora Martha Helena Arriaga, madre de José, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ) le quitó las ganas de que se reabriera el caso por el homicidio de su hijo.

En entrevista con esta casa editorial comentó que la fiscal Ernestina Godoy le prometió que se reabriría la investigación por el asesinato, pero esto nunca ocurrió y no hay avances en contra de los delincuentes que en 2018 dispararon en contra de José Martínez cuando hacía la compra de Reyes Magos.

Su cuerpo fue hallado sobre la calle Nezahualcóyotl y Nahuatlaca en la colonia Ajusco en la alcaldía Coyoacán. Un balazo en el abdomen cortó con sus sueños. Antes de perder el conocimiento, alcanzó a decirle a los uniformados que dos sujetos lo habían agredido para quitarle sus pertenencias.

Herido fue llevado al hospital Xoco en donde fue operado de emergencia, pero perdió la vida producto del disparo.

"La última entrevista que tuvimos con esta señora, Ernestina Godoy, nos dijo que iba a retomar el caso, pero pues ya no se le dio seguimiento. Al final de cuentas, por lo que ella nos comentó, no se había hecho lo que se tenía que hacer, y según ella, daría la orden para que se volviera a investigar todo, pero vea, ya son cinco años".

A punto de entrar a una iglesia en donde organizó una misa para José Gerardo, enfatizó: "Mi dolor es tanto, que de verdad ya no tengo ganas para continuar. Al final de cuentas decía mi hijo que existe la justicia divina y ya prácticamente, todo se lo dejo a dios".

Martha Helena señaló que en la capital del país no hay justicia. "Es muy triste, pero como siempre lo he dicho, como él no era un político, todo se quedó ahí, si hubiera sido un político tenga la seguridad de que agarran a las personas", acusó.

Al preguntarle por qué no quiere continuar peleando porque se reabra la investigación, respondió que "para uno es desgastante y no se logra nada, entonces, al final de cuentas aquí no hay justicia. Ya, mi hijo ya no está aquí con nosotros y haga lo que haga, ya nadie me lo va a devolver".