Más de 300 legisladores instan al FMI y al Banco Mundial a cancelar deuda de países pobres

Por Andrea Shalal
Imagen de archivo del aspirante a la nominación presidencial demócrata y senador Bernie Sanders durante un debate de la primaria presidencial 2020, realizado en los estudios de CNN en Washington sin audiencia debido a la pandemia global del coronavirus, en Washington

Por Andrea Shalal

WASHINGTON (Reuters) - Más de 300 legisladores de todo el mundo instaron el miércoles al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial a cancelar la deuda de los países más pobres en respuesta a la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, y a aumentar los fondos para evitar una crisis económica mundial.

La iniciativa, liderada por el excandidato presidencial de Estados Unidos, el senador Bernie Sanders, y por la representante Ilhan Omar, demócrata de Minnesota, surge en medio del creciente temor de que los países en desarrollo y las economías emergentes se vean devastados por la pandemia.

Otros firmantes incluyen al exlíder laborista británico Jeremy Corbyn y al legislador argentino Carlos Menem, quien promulgó medidas de austeridad cuando se desempeñó como presidente en los años ochenta y noventa.

El virus ha infectado a más de 4,2 millones de personas en todo el mundo y provocado la muerte de 287.349, según un recuento de Reuters.

Además, los cierres para contener su avance están afectando enormemente a la economía mundial, y especialmente a los países pobres con sistemas de salud débiles, altos niveles de deuda y pocos recursos para gestionar la crisis dual de salud y económica.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo el martes que era "muy probable" que el Fondo revisara a la baja su pronóstico de que la producción mundial caerá en un 3% en 2020, y afirmó que los países en desarrollo necesitarían más de 2,5 billones de dólares en financiamiento para capear la tormenta.

Sanders declaró que las naciones pobres necesitaban cada centavo para cuidar a su gente, en lugar de pagar las "deudas insostenibles" que deben a las grandes instituciones financieras internacionales.

Cancelar la deuda de los países más pobres era "lo menos que el Banco Mundial, el FMI y otras instituciones financieras internacionales deberían hacer para evitar un aumento inimaginable de la pobreza, el hambre y las enfermedades que amenazan a cientos de millones de personas".


(Reporte de Andrea Shalal; Editado en español por Janisse Huambachano)