Anuncios

Cantinflas, el amigo espléndido y enemigo insufrible que dejó una huella profunda

Altar dedicado a Cantinflas en el cementerio de Madrid. (Photo by Jorge Sanz/Pacific Press/LightRocket via Getty Images)
Altar dedicado a Cantinflas en el cementerio de Madrid. (Photo by Jorge Sanz/Pacific Press/LightRocket via Getty Images)

Teresa García Amaro

CIUDAD DE MÉXICO, abril 20 (EL UNIVERSAL).- Fue la noche del 20 de abril de 1993 cuando México y el mundo se enteraron de la muerte de Mario Moreno "Cantinflas", a consecuencia de una enfermedad respiratoria que se complicó por el cáncer de pulmón que padecía.

Desde que se informó sobre su muerte, la gente salió a las calles para intentar acercarse al cortejo fúnebre que lo llevaría por varios puntos de la ciudad a manera de homenaje, hasta llegar tres días después al Panteón Español, donde fue cremado.

Políticos, actores, escritores, artistas, músicos, admiradores e incluso, el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, se reunieron en el Teatro Jorge Negrete para hacer una guardia de honor y con ello darle el último adiós al "Mimo de México".

Mario Moreno
Mario Moreno "Cantinflas" (AP Photo/Carl Nesensohn, File)

Vínculos políticos y su lucha a favor del gremio

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes nació en la Ciudad de México el 12 de agosto de 1911 y, gracias a su personaje de "Cantinflas", se convirtió en uno de los mayores referentes del cine mexicano.

Amado por muchos y criticado por otros, sobre todo aquellos que cuestionaban su muy estrecha relación con políticos y los gobiernos priístas a quienes sirvió como un agente de propaganda en varias de sus películas donde personificaba a policías, curas, maestros e, incluso, ministros.

Mario Moreno era un hombre duro y bondadoso a la vez. Gracias a su visión y a sus propias experiencias creó la Casa del Actor, luego de toparse con las actrices Enriqueta Monjardín y Elvira Tubet, quienes vivían en situación de calle.

Fotos de
Fotos de "Cantinflas" en el Paseo de la Reforma de Ciudad de México. REUTERS/Carlos Jasso (MEXICO - Tags: SOCIETY)

Fue en ese momento que se dio cuenta que el oficio del actor era ingrato y que se necesitaba hacer algo a falta de un seguro social que les permitiera vivir de forma digna y en eso dedicó gran parte de sus esfuerzos dentro de la política: a buscar mejores condiciones de vida para los actores retirados.

Un amigo fuera de los escenarios

Son muchas las anécdotas de otros actores que se vieron beneficiados por "El Mimo de México", una de ellas fue la misma Silvia Pinal, con quien actuó cuando ella comenzaba su carrera y luego de entablar una amistad le pidió ser su padrino de boda cuando contrajo nupcias con Rafael Banquells. El espléndido regalo económico que "Cantinflas" le dio a los recién casados les permitió salir de varios apuros económicos durante los primeros meses de su unión.

Como amigo, Mario Moreno era espléndido, pero como enemigo era insufrible, como lo constató Germán Valdés "Tin Tan", quien nunca tuvo una buena relación con el protagonista de "Ahí está el detalle".

Incluso en la cinta de 1952, "Si yo fuera diputado", "Cantinflas" tuvo la genial idea de mandar un "mensaje" a través de un letrero en la ventana de la peluquería donde el personaje trabajaba y en donde dejó muy en claro que detestaba el movimiento "Pachuco": "Para pachucos no hay servicio, porque me caen gordos".

Como toda gran estrella, la vida de Mario Moreno estuvo llena de claroscuros; sin embargo, eso no empaña en lo absoluto su legado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Ana Bárbara y la singular criatura que vio justo el día que murió Julián Figueroa