203 republicanos votan en contra del proyecto de ley que dificultaría anular las elecciones

·2  min de lectura

Todos los republicanos, excepto 11, han votado en contra de una medida en la Cámara de Representantes para reformar la Ley de Conteo Electoral y asegurar que los resultados de las elecciones presidenciales no puedan ser anulados.

La representante republicana Liz Cheney, de Wyoming, copatrocinó la legislación con la representante demócrata Zoe Lofgren. Ambos miembros forman parte del comité selecto de la Cámara de Representantes para investigar los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

La Ley de Conteo Electoral de 1887 se puso en el punto de mira el 6 de enero del año pasado después de que el expresidente Donald Trump presionara al entonces vicepresidente Mike Pence para que anulara los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, algo que Pence rechazó entonces.

Entre otras disposiciones, la legislación dice específicamente que el poder del presidente del Senado (la función oficial del vicepresidente de Estados Unidos) o de cualquier otra persona que presida el Senado, como el presidente pro tempore, “es ministerial”.

“Salvo en lo que respecta a los procedimientos descritos en esta sección, el presidente no tendrá ningún poder para determinar o resolver de otro modo las disputas relativas a la lista adecuada de electores de un estado, la validez de los electores de un estado o los votos de los electores de un estado”, señala la legislación. “Salvo lo dispuesto en esta sección, el presidente no ordenará ningún retraso en el conteo ni presidirá ningún período de retraso en el conteo de los votos electorales”.

Pero solo 11 republicanos votaron a favor de la legislación. Junto con Cheney, los representantes Adam Kinzinger de Illinois, Chris Jacobs de Nueva York, Anthony González de Ohio, Jaime Herrera Beutler de Washington, John Katko de Nueva York, Peter Meijer de Michigan, Tom Rice de Carolina del Sur y Fred Upton de California votaron para aprobar la legislación.

Todos ellos, excepto uno, votaron a favor del juicio político contra Trump por sus acciones el 6 de enero, mientras que Jacobs votó a favor de objetar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Pero ninguno de ellos volverá al Congreso en enero. Kinzinger, Jacobs, Gonazález, Upton y Katko decidieron no presentarse a la reelección. Por su parte, Cheney, Meijer, Herrera Beutler y Rice perdieron en sus primarias.

El Senado ha trabajado en su propia versión de la legislación, dirigida por la senadora republicana Susan Collins de Maine y el senador Joe Manchin de Virginia Occidental.

Pero el Congreso tiene un tiempo limitado, ya que muchos miembros probablemente se irán a casa durante el receso de octubre para hacer campaña y volverán solo brevemente después de las elecciones para ocuparse de los asuntos pendientes.